¿Te atreverías a detener el tiempo?

banner2017-02

Por Uriel Gordon

En los años noventa, había una adolescente que podía detener el tiempo, por lo menos en el universo de ficción de la serie de televisión, Fuera de Este Mundo, que se proyectaba en el Canal 5. Cuando Evie Garland, la hija de un extraterrestre, juntaba sus dedos índices, la tierra dejaba de girar, todo se congelaba, solo ella tenía la capacidad de moverse: podía impedir, por ejemplo, que un vaso destinado a chocar con el piso se cayera; tenía el poder para suspenderlo en el aire, sujetarlo y colocarlo en una mesa para evitar que se rompiera; Evie jugaba con la gravedad, alteraba las leyes de la naturaleza a su conveniencia y después, dejaba nuevamente que el tiempo corriera.

Recuerdo que ese programa me llevaba a preguntar qué haríamos si pudiéramos frenar el tiempo. Lo primero que en ese entonces me venía a la mente, era dormir más. Imagina la escena: suena el despertador a las seis de la mañana, abres el ojo y de plano, no te quieres levantar de la cama, entonces, juntas tus dedos índices y las manecillas del reloj se detienen. Mientras tanto, tú sigues durmiendo; dos horas después, te levantas ya más descansado, más fresco y, ahora sí, que vuelva a girar el mundo; ganaste dos horas: tu día pasó de tener 24 a 26 horas; entraste en un desfase que te permitió dormir más.

A simple vista, frenar el tiempo tendría muchas ventajas: evitar accidentes, detener alguna discusión acalorada e incomoda o adquirir mayor conciencia sobre los instantes de felicidad que sintieras en determinado momento; piensa en el ejemplo hipotético que más se ajuste a tu imaginación. Sin embargo, también habría que pensar cuáles serían los efectos secundarios de detener el tiempo, la ola de reacciones en cadena que se desatarían al jugar con las leyes de la naturaleza.

En la película El Efecto Mariposa (2004), el personaje representado por Ashton Kutcher, viajaba en el tiempo con tan solo leer sus viejos diarios. Regresaba al pasado, a un momento en específico y con la conciencia que tenía en el presente, y jugaba a alterar lo que ya había sucedido para cambiar el futuro. En este sentido, una sola acción que modificara el pasado, el aleteo de una mariposa, tenía el poder de desencadenar una tormenta con efectos imprevistos que moldearían una nueva realidad; algunas de las consecuencias que desembocaban en el presente no eran las deseadas y el personaje tenía que volverse a sumergir en el pasado para corregir lo alterado.

Siguiendo la misma línea, hay un capítulo de Los Simpson donde Homero tenía un tostador mágico que lo transportaba a la prehistoria y, cada vez que interactuaba con el pasado, su presente se transformaba. En uno de esos escenarios, Homero regresa al presente y encuentra el antecomedor de su casa expandido y embellecido; su familia viste las ropas más finas, la bebé Maggie usa un chupón que tiene incrustado un diamante; además, se entera que sus cuñadas que aborrece, Paty y Selma, murieron. Todo parece pintar de maravilla para él: siente que se sacó la lotería con la inmersión que hizo en el pasado. No obstante, de pronto, Homero le pide a su esposa Marge que le pase una rosquilla y ella le pregunta sorprendida a qué se refiere con el término “rosquilla”. Cuando Homero se da cuenta de que el pasado le trajo un nuevo mundo sin rosquillas, enloquece, pega un grito al cielo y decide acudir al tostador para alterar su presente, pero lo que no se da cuenta antes de tocar base con el pasado, es que en la ventana se asoma la lluvia y en ese mundo que está a punto de abandonar, llueven rosquillas.

Si tuviéramos los poderes de Evie Garland, ¿te atreverías a detener el tiempo, a explorar los efectos mariposa positivos o negativos que podría generar el freno de las manecillas del reloj?

11_UrielGordon

 

 

Historias de terror: The Keepers… y la de Marcial Maciel

Por: Sofía Bosch – @sboschg

Netflix estrenó la semana pasada una nueve mini serie documental de 7 capítulos intitulada The Keepers. En pocas palabras, y para no estropearle la serie a las personas que estén interesadas en verla, es un documental basado en el asesinato de una monja en la ciudad de Baltimore, Estados Unidos. El asesinato de la Hermana Cathy Cesnick en 1969, es solo un eslabón en una serie de acontecimientos y abusos que ocurrían en la institución educativa católica donde enseñaba. Estos acontecimientos salieron a la luz casi 25 años después gracias a las valientes declaraciones de una de las víctimas, la cual desencadenó una serie de testimonios. Más de 50 víctimas declararon los horrores a los cuales eran sometidas.

El documental arroja una luz a uno de los primeros casos, en EE.UU., de denuncia de abuso sexual a menores de edad por parte de miembros del clero. Reitera el modus operandi institucional de la Iglesia Católica para encubrir a los ejecutores de los crímenes. Presenta de primera voz el sufrimiento de las víctimas y el cómo sus vidas se vieron afectadas para siempre por estos acontecimientos. Es una historia descorazonadora.

Al finalizar la serie no pude más que pensar en México. En que nosotros tenemos nuestro propio caso sin resolver, aunque sin serie televisiva. Que Marcial Maciel se haya ido de este mundo impune después de haber causado tanto dolor. Que era el hombre de las dos caras, un verdadero Dr. Jekyll y Mr. Hyde: por un lado un líder moral y religioso, a cargo de la educación de los menores de edad que estudiaban en sus instituciones, por otro un criminal despiadado que aprovechaba esas mismas circunstancias para abusar de ellos. Que las víctimas fueron extremadamente valientes y fuertes al denunciarlo ante el Vaticano, aunque fuera su principal protector. Que la Iglesia Católica mexicana no hizo NADA al respecto, lo encubrió y protegió, al igual que la orden que él mismo fundó: los Legionarios de Cristo. Que Norberto Rivera siempre lo apoyo y consideró un amigo cercano. Por supuesto que toda esa protección del Vaticano la ganó con base en sobornos y “donativos especiales”, Juan Pablo II no sirvió más que de aliado a Maciel.

Además de los abusos sexuales de los cuales fue acusado Maciel, también fue inculpado de fraude y extorsión. Se movía con facilidad gracias a su buen posicionamiento entre las élites políticas y económicas de México.

“A los más ricos de México no los casa ni los bautiza cualquier obispo o cardenal: los casa un Legionario de Cristo” – Pablo Pérez Guardado

En fin, aún con lo antes mencionado en 2015 el papa Francisco perdonó por medio de una indulgencia plenaria a los Legionarios de Cristo. Algunos dicen que fue presionado para hacer esto —es una de las órdenes más poderosas del mundo. El punto es que al otorgarles el indulto, parecería que, por transitividad, perdona a Maciel.

Si lo que busca Netlix es abrirnos los ojos ante historias estremecedoras, historias de terror, impunidad y corrupción, de desesperanza y abuso, que revisen el expediente de Maciel y los Legionarios de Cristo, ahí seguro encontrara MUCHA tela de donde cortar.

3_sofiabosch

Referencias:

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/28/mexico/1446071736_323939.html

http://elpais.com/diario/2006/05/20/sociedad/1148076004_850215.html

http://nymag.com/thecut/2017/05/the-keepers-netflix-documentary-sister-cathy-cesnick.html

http://www.m-x.com.mx/2013-06-09/la-mafia-financiera-de-los-legionarios-de-cristo-int/

George R.R. Martin y la cumbre de la literatura fantástica

george-rr-martin-2011

Por: Ernesto Gómez – @EGH7

En la actualidad George R.R. Martin es conocido a nivel mundial por ser el autor que escribió las novelas que inspiraron la serie televisiva “Game Of Thrones”, que acaba de romper el récord como el programa más galardonado en la historia de los Emmys, además de ser la producción más cara y con más audiencia de todos los tiempos. Esto no era así antes de que HBO decidiera en el 2010 comenzar a crear esta adaptación que ha probado ser un éxito gigantesco. Si bien, Martin obtuvo cierta atención y renombre previo a la publicación de la serie televisiva, es innegable que su popularidad no tenía comparación con la que ha adquirido en años recientes. El primer libro en la saga de “A Song Of Ice And Fire” recién cumplió su vigésimo aniversario de publicación y, hasta hace poco, era difícil conseguir una copia traducida al español en México.

“Game Of Thrones” ya ha sido objeto de muchísimo análisis y genera tema de conversación en todas partes. Lo que muchos no conocen es la enorme categoría de escritor que es Martin, quien se quejaba de que la ficción fantástica nunca lograba encontrarse con las finanzas. Por esto mismo, Martin creó un universo fantástico, pero impregnado con la realidad que gobernaba los reinos primitivos (y actuales) del hombre: la guerra, los juegos de poder, la política y, por supuesto, el dinero. Parte de lo que ha hecho esta historia tan adictiva y popular es el realismo con el que maneja el hecho de que no hay héroes ni villanos tan claramente definidos como en la ficción tradicional. Aquí todos los personajes son humanos y tienen sus razones de ser y actuar, los héroes se equivocan y a los villanos los mueven muchos más motivos que la maldad pura. Además de que muchos personajes prueban ser mucho más de lo que aparentan a simple vista.

Todos los libros están divididos en capítulos que le corresponden a un personaje y su punto de vista sobre lo que está sucediendo a su alrededor. Esto les da una enorme dimensión a todos los personajes en la historia, al brindarles con una complejidad enorme a todos sus protagonistas. Cada uno tiene su forma de ver las cosas y no son juzgados más que por los otros personajes y el lector mismo. La destreza de Martin está en su forma de imprimirle a cada uno su propia personalidad a la hora de dar su parte y, conforme pasan los capítulos, los personajes van cambiando y cuentan las cosas de forma diferente. Algunos maduran y dejan atrás los sueños de la niñez, como es el caso de Sansa Stark, y otros cambian por completo, como lo hace Jaime Lannister. Al leerlos, te metes en la cabeza de los protagonistas y empiezas a entender por qué actúan de cierta manera, te vuelves parte de su conflicto interno, de sus aspiraciones ocultas y de sus intenciones aparentes.

Al leer sus novelas, se comprende de inmediato el gran don del autor para la narrativa al pintar perfectamente los paisajes y situaciones. Esto agregado a que Martin es un estudioso y, aún si en fantasía, nos retrata claramente cómo eran las circunstancias de la guerra en la época del medievo, cómo era afectada la gente poderosa y débil, cómo se vivía a diario con miedo y cómo se peleaban las batallas. Con su visión desmaquillada de la crueldad que puede haber en el hombre y en sus circunstancias, George R.R. Martin ha creado una saga memorable.

Apenas se han publicado cinco de los siete libros que constituirán esta saga, con el sexto libro en camino desde hace cinco años. Martin ha pospuesto la fecha de publicación en varias ocasiones para no arriesgarse a que sea algo por debajo de su estándar, a pesar de que tenía la intención inicial de que la serie no le ganara en la historia a lo que él tuviera publicado. Esta sexta temporada, sus intenciones ya se quedaron sólo en eso, liberando a Martin de las presiones. Si bien, la serie diside en ciertas cosas del material que la inspiró, los creadores de la serie ya conocen el final que tendrán los libros. Así que, tal vez por primera vez en la historia, los que vieron la adaptación le podrán arruinar el final a los lectores.

El mundo queda a la espera de los libros que terminen la saga, así como de las dos temporadas que cierren a la serie. Esto último probablemente con más ansías al ser más los televidentes que los lectores. Más aún cuando estamos hablando de novelas que tienen un promedio de 900 páginas cada uno, sin mencionar los libros adicionales que hablan de las historias de Westeros y Essos, los dos continentes más importantes en el expansivo universo creado por George R.R. Martin. Lo indudable es que para cualquier lector valdrá la pena adentrarse en las que podrán ser consideradas en un futuro como las obras ultimadas de la literatura fantástica.

9_ErnestoGomez

 

Chef’s Table: La Experiencia

foto chefs table

Por: Luisiana de la Garza – @Luisianadlg

Como una gran admiradora del mundo de la gastronomía, no pude resistir ver y encantarme con la serie documental de Netflix “Chef´s Table”. Creada por el director y productor David Gelb. En un inicio, David Gelb tiene la intención de introducirnos a un estilo de programa totalmente diferente a lo que hemos visto en el mundo de la televisión gastronómica. Los capítulos de la serie no tratan sobre recetas o preparación de platillos, si no más bien intiman lo suficiente con selectos genios de la cocina para conocer sobre su vida personal, su familia, sus motivaciones, sus momentos difíciles y sus mayores logros.

Chef´s Table sin duda ayuda a que los televidentes puedan entrar un poco en el universo de los chefs más reconocidos y famosos del mundo, desenlazando cada historia de una forma deliciosa, melódicamente entonada y con excelente calidad cinematográfica. Definitivamente no ha sido una tarea fácil la selección de los chefs incluidos en la serie, el director David Gelb ha tenido que seleccionar minuciosamente entre aquellos genios que son absolutamente lo mejor de lo mejor en su rubro, y que además, deben ser dinámicos al contar sus historias, y tener vidas interesantes.[1]

Todos y cada uno de los chefs de la serie me han impresionado, ya que trabajan creando diariamente platillos mágicos, con un desempeño asombroso, y agregándole extrema energía, color y sabor. Deleitan paladares, dilatan pupilas y enamoran a miles de comensales de todas partes del mundo uniéndolos con experiencias únicas e inolvidables. No dudaría en afirmar que en sus venas recorren aceites balsámicos, mantequilla o parmesano.

Algunos de ellos han estudiado en reconocidas escuelas por muchos años, o trabajado intensamente con los mejores chefs del mundo, y otros, como la chef Ana Ros de Eslovenia, el destino simplemente la colocó en el universo gastronómico sin experiencia alguna. La perseverancia, pasión y credibilidad en sí misma de la chef Ana lograron que su restaurante se convierta en el mejor y pudo revolucionar la historia y perspectiva de la gastronomía de su país. El capítulo de la chef Ana esta lleno de frases inspiradoras que pueden motivar a cualquiera. Ana asegura que “cuando se te imponen las cosas, no hay cabida a la libertad” y esa libertad es lo que te define como persona.

También no podía faltar un capítulo para el aclamado chef mexicano Enrique Olvera en donde se puede percibir mucho sabor y talento. Del Chef Enrique aprendí algo importante: México es un país de grandes contrastes, y extremidad en pobreza por lo que la gente que no tiene que comer casi siempre se ve en la necesidad de comer lo que sea y para ello hay que utilizar la creatividad. Debido a esa hambrienta creatividad han nacido grandes descubrimientos en la gastronomía mexicana. Así fueron descubiertas las hormigas chicatanas, ingrediente importante oaxaqueño con un sabor exquisitamente peculiar.

Hablando de peculiaridades, la forma de cocinar, y ver la vida del chef brasileño Alex Atala seguro impacta a cualquiera. Incluso, el mismo David Gelb lo ha clasificado como “el hombre más interesante del mundo” y definitivamente concuerdo él. Tienen que verlo.[2]

Según los gustos de cada persona, algunos capítulos pueden ser más impresionantes y motivadores que otros; sin embargo, todos comparten el lenguaje de la creatividad en plenitud, y la pasión es el ingrediente fundamental. Igualmente, hay algo que la mayoría de estos chefs tienen en común: su magia surge principalmente de ingredientes locales. Todos exploran, explotan y expresan sus territorios al máximo, le sacan todo el potencial al sazón y sabor local.

Lo mejor de todo es que aún hay más capítulos por estrenarse, la tercer temporada se espera pronto y esta dedicada exclusivamente a los chefs franceses del momento. No cabe duda que Gelb y su equipo están haciendo un trabajo maravilloso lleno de creatividad, logrando que todos podamos disfrutar y saborear la cultura gastronómica de una manera muy especial, y que aunque no seamos chefs o cocineros seguro desearas trabajar para alguno de éstos chefs, o al menos visitar alguno de sus restaurantes.

23_LuisianaDeLaGarza

[1] http://www.eater.com/2016/3/8/11175948/netflix-chefs-table-david-gelb-second-season

[2] http://www.eater.com/2016/3/8/11175948/netflix-chefs-table-david-gelb-second-season

Game of Thrones: La Rebelión de Robert

4965a7b15fc5f1ebadc207f740583ff6
Rhaegar Targaryen

Por: Gabriela S. Gómez – @GabrielaSGH
Ilustraciones de Elia Fernández

En el año 281 de la era Targaryen en Westeros, Lord Whent, señor de Harrenhall[1], convocó a un torneo en honor del cumpleaños de su hija. La justa, quedaría impregnada en las mentes de los habitantes de Westeros por muchos años por venir. No sólo porque los mejores y más nobles caballeros de la época acudieron a demostrar su habilidad como guerreros, sino porque el desenlace de la competencia cambiaría las vidas y el futuro de todos los presentes.

Desde antes de su inicio, se rumoraban varias cosas sobre los motivos reales del torneo; al parecer, los premios ofrecidos sobrepasaban por mucho los recursos del organizador, Lord Whent. Y, según las malas lenguas, el patrocinador no-oficial era el príncipe heredero, Rhaegar Targaryen, que organizaba el certamen como excusa para reunirse con todos los Lores de la tierra y convencerlos de votar la abdicación forzada de su padre, el Rey Aerys Targaryen.

Desde hace varios años el príncipe y su padre habían dejado de entenderse. Aerys se había vuelto increíblemente paranoico, viendo enemigos y conspiradores por doquier. Esta paranoia lo había llevado a cometer actos injustos y violentos que no iban con la visión de Rhaegar de un gobernante. Además, en un tono más personal, Rhaegar estaba enfurecido por el trato que el rey le daba a su madre, la Reina Rhaella, a la cual tenía encerrada desde hace varios años, y a sus hijos, fruto del matrimonio del “Dragon Prince” con Elia Martell, princesa de Dorne. Los Targaryen, que se creían seres casi sobrenaturales, solían tener la curiosa costumbre de casarse entre ellos para preservar la pureza de la sangre. Pequeño problema. Cuando Rhaegar tenía edad de casar, ya no había mujeres Targaryen con quien juntarlo. Su hermana Daenerys no nacería hasta años después. Así que tuvieron que recurrir a otra sangre. Cersei Lannister fue propuesta como candidata, pero en un grave error de juicio—mientras puedas, NUNCA le digas que no a Tywin Lannister, seguramente lo pagarás—Aerys decidió rechazar la oferta de Tywin y casar a su hijo con Elia. Cuenta una anécdota que cuando nació la primera hija del matrimonio, la princesa Rhaenys, el rey se rehusó a tocarla y simplemente exclamó con desprecio “huele a dornish”. Esto no debió de caerle en gracia al guapo príncipe.

Matrimonio_de_Rhaegar_Targaryen_y_Elia_Martell_HBO
Matrimonio de Rhaegar Targaryen y Elia Martell

Si la intención de Rhaegar con el torneo era deshacerse de su papá nunca lo sabremos. A éste le advirtieron que algo andaba mal y al final decidió presentarse en las batallas. De todos modos su reino no duraría mucho más, justamente por culpa de su hijo, aunque no porque él lo haya planeado así.

Rhaegar era uno de los príncipes más queridos que ha tenido Westeros. Era hermoso, varonil, justo, sensible, componía música, era un maestro con la espada y quién sabe cuántas cosas más. Incluso después de su muerte, cuando cualquiera de los hombres que lo habían conocido hablaban de él, no podían más que elogiarlo.

Los torneos de la época duraban varios días, por las mañanas eran los combates y por las noches se organizaban cenas donde convivían todos los nobles, sus esposas y sus hijas. Debió haber sido un espectáculo asombroso. Recuerden que esos nobles normalmente vivían en sus distintos castillos repartidos por todo Westeros. Los torneos eran una gran oportunidad para conocerse entre ellos y promover los matrimonios y alianzas de sus respectivos hijos.

Como era de esperarse, los miembros de la casa Stark estaban presentes, Lord Stark y sus hijos: Brandon, Eddard “Ned”, Benjen y… Lyanna.

Lyanna Stark
Lyanna Stark

Según los relatos, Lyanna era una chica especial. Guapa, pero no delicada como las demás nobles. Era bastante cojonuda, de armas tomar, con un carácter impulsivo y de las mejores jinetes de su tiempo. Quienes la conocieron, y conocen a Arya, dicen que son muy parecidas, especialmente en la personalidad. A Lyanna no le estaban buscando marido. Robert Baratheon, de Storm’s End, y jefe de una de las familias más importantes de Westeros (estaban emparentados con los Targaryen) era muy amigo de Ned desde joven y estaba enamorado de ella desde que la conoció. Había pedido su mano y se la habían concedido, según sus propias palabras, nunca había sido tan feliz.

No sabemos exactamente qué opinaba Lyanna de esta boda. Lo que sí sabemos es que Robert tenía fama de mujeriego empedernido y que ella tenía serias dudas de que fuera capaz de ser fiel. Además, Robert no era muy refinado, sino medio tosco y bruto. Cuenta una anécdota que, en una de las cenas del torneo, Rhaegar Targaryen tocó música y cantó para todos los presentes. Lyanna estaba tan conmovida que lloró. Brandon se burló ella, y muy al estilo—te-metes-conmigo-y-la-pagas—Lyanna se levantó de la mesa y le vació un vaso de vino en la cabeza a su hermano. Mientras tanto, Robert andaba por ahí compitiendo con otro caballero a ver quién podía tomar más alcohol, obviamente, ganó Robert.

El torneo resultó ser todo un espectáculo, Rhaegar se colocó como el campeón indiscutible y las multitudes no dejaban de vitorear a su príncipe—imagínense, canta, toca, es guapo y encima gana torneos… ¿dónde me apunto?

Elia_Martell
Elia Martell

Aquí es donde se pone bueno. El torneo tenía una cursilería, el campeón tenía el derecho de escoger a una de las damas presentes como “la reina del amor y la belleza” y entregarle una corona de rosas azules para designarla. La elección era obvia, su esposa Elia, ¿no? Pues no, al príncipe se le ocurre la gran idea pasar de largo a su mujer y poner la corona de flores en las piernas de nada más y nada menos que Lyanna Stark. No se pudo esperar a llevarle una florecita en la noche, o mandarle un beso a escondidas, lo tuvo que hacer enfrente de toooodos los presentes. Humillando a su esposa y a los Martell y dejando en shock al resto de los presentes.

Ser Barristan Selmy, el último caballero en ser derrotado por Rhaegar, en una reflexión que hace en la serie, dice que se siente culpable de todo lo que pasó después. Según él, si hubiera vencido a Rhaegar, él nunca hubiera entregado esa corona de rosas y no se hubieran desatado luego todos los demonios de Lucifer. La verdad es que la corona de rosas extraviada de dama no fue el acabose, sino que la cosa no se quedó ahí. Cierto tiempo después, no sabemos cuánto, Lyanna Stark desapareció.

Según los rumores, Rhaegar Targaryen la había raptado, para luego violarla y quién sabe qué más. Los Stark y Robert Baratheon, obviamente, se ponen histéricos, pero primero intentan la vía de la diplomacia. Lord Stark y Brandon, el mayor, van a hablar con el Rey Aerys a pedirle que ponga en orden a su hijo y que les regrese a Lyanna. El “Rey Loco”, haciéndole honor a su nombre, decide que es mejor idea quemarlos vivos y tan tan. Esta acción resulta ser relativamente afortunada para nosotros los espectadores, porque gracias a que Brandon muere, Catelyn que era su prometida, pasa a ser la esposa de Ned y por tanto aparecen todos esos retoños Stark con los que tanto nos hemos encariñado.

Después de que la vía de la diplomacia fracasara, la cosa se calienta y se convierte en rebelión abierta, pasando a la historia como “la Rebelión de Robert”. Los Baratheon, los Stark, los Tully y los Arryn toman las armas. Las primeras batallas se libraron en sus respectivas tierras, ya que no todos los “bannermen” de las diferentes casas estaban de acuerdo con hacerle la guerra al rey. Posteriormente, los rebeldes fueron ganando batallas, algunas arrolladoramente, otras medio dudosas, pero esto fue suficiente para que el Rey Aerys viera la rebelión con más seriedad. Cambió de “Hand” una y otra vez, culpándolos por los avances de los rebeldes. Luego, volviendo a hacer honor a su mote, llamó en secreto a sus “pyromancers” y les ordenó que pusieran fuentes de “wildfire” por toda la ciudad, incluido el castillo o “Red Keep”. Su último “Hand” descubrió las intenciones del Rey y trató de convencerlo de que quemar a todo el mundo tal vez no era la mejor idea, el Rey como respuesta decidió quemarlo vivo.

Roberts_Rebellion
Las huestes de Robert Baratheon: Tully, Stark, Baratheon, Arryn.

Mientras el infierno se soltaba en Westeros, el príncipe Rhaegar estaba en quién sabe dónde (después supimos que quién sabe dónde era “the Tower of Joy”) con Lyanna. Ser Barristan fue enviado por el Rey para traerlo de regreso y que se pusiera las pilas con el desmadre que había armado. El primer consejo de Rhaegar a su padre fue pedirle ayuda a Tywin Lannister, que se había retirado a Casterly Rock – furioso por la negativa del rey hace unos años de casar a su hija con el príncipe y después porque lo dejó sin heredero al convertir a Jaime en miembro del “Kingsguard”. La respuesta de Tywin fue… nada.

A Rhaegar no le quedó de otra más que enfrentar al prometido de su raptada en una batalla decisiva, la Batalla del Tridente. Tanto Robert como Rhaegar eran guerreros excepcionales, pero se esperaba que el vencedor fuera el príncipe. Por alguna razón, me da un poco de pesar narrarles, aunque si ven la serie ya lo saben, que no fue así. Robert mató al gran Rhaegar Targaryen de un golpe en el pecho. Su armadura quedó destruida y la moral de su ejército también. Las huestes realistas huyeron, dejando clara la victoria para los rebeldes. Fue aquí cuando Robert se dio cuenta que recuperar a Lyanna no sería el final de la guerra, que el trono de hierro estaba al alcance de su mano y proclamó sus intenciones de tomarlo.

Robert vs Rhaegar
Robert Baratheon pelea contra Rhaegar Targaryen en la batalla del Tridente

La reina Rhaella, que estaba embarazada en el momento, y su pequeño hijo Viserys fueron enviados inmediatamente a Dragon Stone, para ponerlos a salvo en caso de que las huestes rebeldes llegaran hasta King’s Landing.

Después de la victoria de los rebeldes en el Tridente, muchas de las casas que habían permanecido neutrales o que eran realistas, convenientemente, cambiaron de bando. La más importante de ellas, los Lannister. Lord Tywin salió de su encierro en Casterly Rock y se presentó a las puertas de King’s Landing, declarando lealtad al rey. El Rey, por consejo del Gran Maestre Pycelle[2] y contra de las advertencias de Lord Varys, abre las puertas de la ciudad. Los Lannister inmediatamente muestran sus reales intenciones y empiezan a saquear King’s Landing en nombre de Robert.

El Rey, ya más loco que una cabra, y dándose cuenta de que todo estaba perdido, le dice a su pyromancer:

“Los traidores quieren mi ciudad, pero no les daré más que cenizas. Que Robert sea rey de huesos calcinados y carne quemada.”

Jaime Lannister estaba presente y escuchó estas palabras. El Rey le ordenó que asesinara a su padre. Jaime, que para entonces era un chavillo de 16 – 17 años, toma la espada y mata al pyromancer antes de dejarlo salir a incendiar las fuentes de wildfire. Después voltea su arma contra el rey y se la clava por la espalda, ganándose con este acto el apodo de por vida de “Kingslayer”. Se sienta en el trono y Eddard Stark entra en la sala.

Jamie_kills_Aerys
Jaime Lannister mata al Rey Aerys Targaryen

Mientras tanto, los hombres de Tywin, decididos a mostrarle su alianza a Robert, buscan al resto de la familia real para asesinarla. Ser Gregor Clegane, “la Montaña”, encuentra a la esposa del príncipe con su hijo menor, el príncipe Aegon. Lo toma por las piernas y enfrente de su madre, le azota la cabeza contra una pared, destruyéndole el cráneo. Después la mata a ella, pero antes, para remarcar su crueldad, la viola mientras los sesos de su hijo siguen manchando su cuerpo. La princesa Rhaenys, también una niña, murió acuchillada.

Tywin le presenta los cuerpos a Robert como símbolo de su lealtad. Robert se lo agradece, pero Ned se infarta, calificándolo de un vil asesinato. Los amigos discuten y Ned se va de King’s Landing.

Robert ya había ganado la guerra, pero aún no había recuperado a su amorcito. Su paradero se desconocía, hasta que llegó a oídos de Ned que los mejores miembros de lo que quedaba del Kingsguard de Aerys estaban cuidando la “Tower of Joy” en Dorne. Le pareció sospechoso que estos grandes guerreros, en vez de haber sido enviados a pelear la guerra, donde hubieran sido más que necesarios, anduvieran por el sur cuidando una torre. Se dirigió de inmediato para allá con varios hombres. Sólo regresaron dos o bueno dos y medio.

Después de luchar y matar a los guardianes, Ned encontró en la torre lo que esperaba, a su hermana. Un año de guerras y batallas, la pérdida de su padre y su hermano mayor, la pelea con su mejor amigo, lo habían llevado hasta ahí. Pero el encuentro no fue uno feliz. Lyanna estaba en su lecho de muerte. La descubrió tumbada en una cama, rodeada de sangre, con un miedo terrible en sus ojos. Sus últimas palabras conocidas fueron: “prométemelo Ned”.

Robert consiguió su trono, pero no a su mujer. El dolor que le causó esta pérdida nunca lo puedo superar:

“No puedo siquiera recordar su cara. Lo único que sé es que ella era lo único que de verdad he querido. Alguien me la quitó, y siete reinos no pudieron llenar el vacío que me dejó”. Robert a Cersei.

[1] ¿Recuerdan cuando Arya era sirviente de Tywin Lannister? Bueno, todas estas escenas son precisamente en Harrenhall.

[2] El viejillo rabo verde que hasta hace poco todavía formaba parte del “Small Council”.

9_GabrielaGomez

Game of Thrones: Los Últimos Targaryen

800px-PPRhaegarHarrenhalTourney

Por: Diego Muratalla – @_muratalla
Imágenes: http://awoiaf.westeros.org/index.php/Main_Page

En semanas pasadas, en Inteligencia Independiente nos hemos dado a la tarea de contarles de manera un poco resumida el mundo fantástico, detallado y complejo en el que se desarrolla Game of Thrones, así como la historia y acontecimientos que llevaron a nuestros jugadores hasta el punto donde los conocimos.

El pasado viernes, les contamos como los Targaryen conquistaron Westeros con sus poderosos aliados, los dragones, y de como 153 años después de la conquista, el rey en turno, Aegon Targaryen III, fue el último que logró criar un dragón, que aunque pequeña y débil, pudo dejar 5 huevos, los cuales nunca se lograron incubar. Aegon pasaría la historia como aquel que terminó la larga y prolífica relación de los Targaryen con las poderosas bestias.

Esto tuvo consecuencias graves para la familia, ya que sin los temidos dragones, Westeros se vio sumido en terribles guerras civiles prácticamente por el resto del tiempo en que un descendiente de los Valyrian se sentó en el trono. Muchas veces, estas batallas fueron lideradas por otros Targaryens, que ya habían creado sus propias ramas de la familia, junto con sus seguidores, mezclándose con la gente de Westeros contra otros Targaryen que con base en mucha sangre derramada se aferraron al poder.

Aproximadamente 100 años después de la muerte del último dragón, Jaehaerys Targaryen quien era el rey de Westeros, recibió un profecía de parte de la bruja del bosque, quien era muy respetada por el tino que tenia en sus visiones y profecías. Esta bruja le dijo al rey, que el “Principe prometido” nacería de la unión de sus hijos Aerys y Rhaella. Para este punto en la historia Azor Ahai, ósea, el príncipe prometido, era no más que un personaje de leyenda, pero el supersticioso Jaehaerys no quiso hacer oídos sordos y aventurarse a dejar pasar la oportunidad de traer de vuelta al que sería el héroe que libraría al mundo del frío y la oscuridad; así que obligo a sus hijos Aerys y Rhaella a casarse a muy temprana edad a pesar de que el príncipe y la princesa no estaban de acuerdo en su unión. El incesto en la casa Targaryen era una ley, tenían que preservar su puro linaje, sin embargo el propio Jaehnerys había tenido un matrimonio por amor al igual que sus hermanos y su padre. Sin embargo, el temor a no hacer su parte de la profecía pudo más y se celebro el matrimonio de los hermanos en una ceremonia que no se podía describir de otra manera mas que triste.

Aerys_wedding
Boda de Aerys y Rhaella Targaryen

Aerys Targaryen era un joven ejemplar, buen guerrero y amante de la música. Desde muy joven estuvo en el frente en diversas batallas libradas en nombre de su casa. Fue en una de estas batallas donde conoció a un joven Tywin Lannister, quien se convertiría en su más leal y cercano amigo. Aerys nombró a Tywin “Mano del Rey” en cuanto fue coronado.

Poco después de dicho evento, la reina Rhaella dio a luz al primer hijo de la pareja, el príncipe Rhaegar Targaryen.

Desde el momento en que nació Rhaegar fue un niño especial, de ojos color índigo y el clásico rubio platinado de la casa Targaryen, Rhaegar heredó muchos de los buenos rasgos de su padre, era amante de la música y el baile y era un príncipe muy cercano a su pueblo. La inhabilidad de su madre de volver a quedar embarazada hizo que Rhaegar creciera como hijo único durante 16 años.

Esto no significa que el rey Aerys no pudiera dejar embarazada a su esposa, pero la reina era incapaz de llevar sus embarazos a término, y los pocos que llegaron dieron como resultado a hijos que nacieron muertos o que murieron poco después. Esta historia se repitió no menos de 8 veces.

Mad_King
Rey Aerys Targaryen – “The Mad King”

En un principio el rey apoyó a su esposa durante estos tristes episodios, pero conforme se volvieron a repetir, el rey empezó a sospechar de la fidelidad de su esposa, ya que estaba seguro de que los dioses le estaban ayudando a que su esposa no diera a luz a bastardos; esto provoco que el rey fuera desarrollando una paranoia que hacía que mantuviera a su esposa encerrada en todo momento, y sólo la visitaba cuando el consideraba que era oportuno volver a intentar dejarla embarazada. Estas medidas no fueron suficientes, ya que la reina seguía sin poder traer a un nuevo hijo al mundo, por lo que Aerys empezó a obligar a Rhaella a dormir con sus damas de compañía en la misma cama.

El rey poco a poco empezó a perder la esperanza de tener mas hijos y los planes que hacía para su reino eran cada vez mas irreales y fantasiosos, y pasaba demasiado tiempo obsesionado en por qué no podía tener más herederos.

Esto hizo que gran parte de las responsabilidades del reino cayeran sobre la mano del rey, Tywin Lannister, quien era más que apto para la tarea, y el reinado de Aerys empezó a ser uno de los mas productivos, pacíficos y prolíficos que se habían visto.
Sin embargo, el pueblo y la corte sabían muy bien quien era verdaderamente el que estaba detrás del florecer del reino y el rey empezó a escuchar que la mano en verdad estaba llevando a cabo planes que Aerys jamás pudo realizar y que el rey era un poco más que un infértil inútil.

Los rumores hicieron que el rey se alejara del que en otros tiempos fue su mejor amigo, y empezara a mandarlo en misiones sin sentido que lo alejaban de sus tareas y de su amada esposa Joanna Lannister. Por años se dijo que Joanna era la única que podía sacarle una sonrisa al estoico pero capaz Tywin y eran un matrimonio ejemplar, muy por encima que el del rey y la reina.

800px-Tywin_and_Aerys
Aerys Targaryen y Tywin Lannister

Tywin detestaba estar alejado de su esposa y de sus hijos gemelos Jamie y Cersei, pues Aerys en más de una ocasión hizo saber lo mucho que le gustaba Joanna su esposa. Joanna se embarazó una tercera vez pero sería la última, ya que moriría al dar a luz a su tercer hijo, un enano al que llamarían Tyrion.

Se dice que lo mejor de Tywin se murió junto con Joanna, ya que nunca se le volvió a ver sonreír y su carácter adusto en ocasiones provocó que lo que antes hacía con gran placer perdiera todo sentido para él.

Pongamos pausa un momento para irnos al norte.

Por estas mismas épocas, en la casa Stark, el patriarca Riccard, tenia a 4 tenaces y valerosos hijos, Brandon, Eddard, Lyanna y Benjen.

Todos eran dignos portadores del nombre Stark y sacaron las mejores cualidades de sus padres, Eddard, el segundo hijo, desde muy joven hizo una profunda amistad con Robert Baratheon, heredero de una noble e importante casa, quien de inmediato se enamoro de la joven Lyanna.

Lyanna era poseedora de una gran belleza, pero ese nunca fue el rasgo que describiría su vida, la única mujer Stark, era determinada, tenaz, capaz, de un gran temple y una poderosa determinación pero también de un carácter un tanto explosivo, y una gran jinete.

Lyanna y Eddard, mejor conocido como Ned, aparte de ser hermanos, eran grandes amigos que confiaban ciegamente el uno en el otro.

De regreso en Kings Landing, Rhaella por fin pudo procrear a un descendiente más, el príncipe Viserys, pequeño pero muy saludable. Para entonces, el rey ya había generado una paranoia muy avanzada y temía que su nuevo hijo corriera la misma suerte que sus hermanos muertos, por lo que todos tenían prohibido tocarlo, incluida su esposa como no fuera para alimentarlo y cuando la reina se quedó sin leche, Aerys obligaba a sus guardias a probar la leche directamente de los pechos de las nodrizas para asegurarse de que no estaban envenenados sus pezones.

447px-Rhaegar_twoiaf
Rhaegar Targaryen

A pesar de que Tywin Lannister ya no era el gran amigo y confidente del rey, éste sólo pensaba en lo mejor para su familia, por lo que llegado el momento, le pidió al rey que casara al príncipe Rhaegar con su hija Cersei. Esto era un sueño para la joven Cersei ya que estaba platónicamente enamorada del Príncipe. El rey negó la petición de su otrora amigo y además decidió darle una última estocada a su larga amistad convirtiendo a Jamie Lannister en comandante de la guardia del rey. Esto fue una gran ofensa para Tywin, ya que lo dejaba sin heredero, puesto que la guardia del rey tiene que renunciar a cualquier derecho de herencia para servir el resto de su vida al rey y sobre todo porque significaba que ahora el siguiente en sucesión para heredar la legendaria casa Lannister era su hijo Tyrion, quien siempre fue una piedra en el zapato de su padre y sobre el cuál había negado su paternidad, a pesar de haberle dado su apellido para no ofender la memoria de su amada esposa.

Tywin decidió que esta sería la última ofensa que el rey le haría, por lo que regresó a vivir a la casa de sus ancestros, Casterly Rock, desde donde muy apenas cumplía con sus deberes como mano del rey.

El Rey veía intentos de asesinato por todos lados, por lo que unos años después, no estuvo presente en la boda de su hijo Rhaegar con Elia Martell y tampoco dejó que el pequeño príncipe Viserys fuera. Y cuando Rhaegar y Elia tuvieron a su primera hija, la princesa Rhaenys, el rey no la quiso cargar, y a su segundo nieto Aegon ni lo conoció. Aegon sería el último hijo de Rhaegar y Elia ya que esta no fue capaz de volver a concebir.

800px-Rhaegar_Targaryen_Elia_Martell_marriage
Boda de Rhaegar Targaryen y Elia Martell

Las alianzas estratégicas y políticas de las grandes casas de Westeros hicieron que Robert Baratheon viera casi cumplido su sueño de casarse con Lyanna Stark, ya que los padres de ambos arreglaron que sus hijos se casaran, y digo que casi vio cumplido su sueño por que ese matrimonio nunca se llegó a celebrar.

Estando ya prometidos para casarse, hubo un gran torneo, organizado por la mano del rey. Se celebró en la localidad de Harrenhal, en el cual las casas más importantes del reino estaban presentes, por lo que Ned, Lyanna y sus hermanos se dirigieron hacia ahí en compañía de un orgulloso y feliz Robert.

300px-Hallmarccus_Lyanna
Lyanna Stark con las “Winter Roses”

Este torneo fue ganado por el príncipe heredero, Rhaegar Targaryen, quien en ese momento ya estaba casado con Elia Martell, sin embargo y como dicta la tradición, el ganador del torneo tiene que entregar una hermosa corona de “blue winter roses” a la que el considera como la reina del amor y la belleza del torneo. Obviamente se esperaba que el príncipe otorgara dicha corona a su esposa y madre de sus hijos, Elia Martel, sin embargo y para sorpresa de todos Rhaegar llevo su caballo hasta donde Lyanna estaba sentada y puso la corona sobre la cabeza de la dama Stark.

Como se podrán imaginar, esto tuvo consecuencia destrozas para todos los involucrados y fue de hecho el evento que provocó la caída de los Targaryen en Westeros, pero esa, esa es otra historia y la tocaremos la próxima semana.

12_DiegoMuratalla

Game of Thrones: La Conquista de Westeros

Aegon_and_sisters
Rey Aegon y sus Hermanas-Esposas

Por: Gabriela Gómez – @GabrielaSGH
Imágenes: http://awoiaf.westeros.org/index.php/Main_Page

En las dos entregas pasadas de Inteligencia Independiente sobre GoT (¿Quién es Azor Ahai? y La Fundación de Valyria) recorrimos la historia de este mítico mundo desde sus orígenes hasta la destrucción de Valyria por un cataclismo (sí, tipo la historia esa de la Atlántida, un día ¡caput! Todo se destruyó.)

Los Targaryen era una familia como muchas otras, tenían dragones como otras y compartían el mismo tipo de magia. ¿Cómo es que ellos sí lograron salvarse del cataclismo? Podría parecer casual, pero como todo en GoT, seguramente no lo es: Daenys Targaryen soñó con la inminente destrucción de Valyria. Al principio nadie le creyó, era imposible pensar que semejante ciudad, tan mágica y maravillosa pudiera ser vulnerable. Pero los sueños continuaron hasta convertirse en profecía. Su padre y otras familias leales a los Targaryen, ya un poco asustadillos, decidieron darle chance a las visiones de Daenys y emigraron a Dragonstone donde vivieron por varios años antes y después de la destrucción de su patria.

Ya con Valyria fuera de circulación, quedó el campo abierto para que las otras ciudades de Essos, hoy llamadas “Free Cities” fueran independientes y pudieran desarrollarse. Bravos terminó revelándose como la más poderosa de todas desde entonces y hasta la fecha.

Bueno, mientras todo esto pasaba en Essos, en Westeros se terminaron por instalar los Andals en todos los reinos excepto el norte, donde los Stark lograron colocarse como la familia reinante indiscutible después de varias peleas con los Bolton (sí, los Bolton, los ancestros de ese asqueroso corta miembros de Ramsey) o sea que la rivalidad viene de mucho tiempo atrás (ojalá esta temporada veamos finalmente como los Stark los vuelven a hacer carnitas).

King Aegon and his sisters
Rey Aegon “el Conquistador” con sus hermanas, Visenya y Rhaenys

Volvamos a Dragonstone unos cientos de años después de que se instalaran ahí los güeros. Los Targaryen tenían a los 3 últimos dragones conocidos. Aegon Targaryen, después llamado “El Conquistador”, tenía varios años pensando como expandir la tierra gobernada por su familia, dudaba entre reconquistar las free cities o irse sobre Westeros. Finalmente, como sabemos, se decidió por Westeros y junto a sus hermanas-esposas, Visenya y Rhaenys, (sí porque no sólo se casó con una hermana, sino con las dos) montados sobre los 3 dragones se lanzó a la conquista. Se tardó dos modestos años en poner a todo Westeros bajo sus pies, excepto a Dorne. Aquí se terminaron los reinos y todo se unificó bajo el gobierno de los Targaryen. Aegon confisca todas las espadas de sus enemigos vencidos y con ellas forja el trono de hierro, tan codiciado estos días… La cuenta de años en este mundo cambia con su coronación, siendo el año de ésta el año 0 A.C.

Aegon conquest
El Rey Torrhen Stark se inclina ante Aegon Targaryen.

Los Targaryen gobernaron Westeron por alrededor de 300 años. Durante este tiempo hubo guerras civiles, lograron conquistar Dorne, se pelearon entre ellos, etc. Tal vez, el suceso más importante y el que terminó cambiando su suerte fue la muerte del último dragón. El rey Aegon Targaryen III, en 153 A.C. trató sin éxito de criar dragones sanos, el último de ellos, una hembra, nació débil, pequeña y con alas cortas. A pesar de su estado de salud logró dejar 5 huevos, que los Targaryen de entonces nunca lograron incubar…

Quédense pendientes de la próxima entrega, donde volveremos con la profecía de Azor Ahai y la caída de los Targaryen.

9_GabrielaGomez