Los Millennials Cambiando la Dinámica Económica

Millennials

Por: Roberto Barba – @roberto_bamar / @latampm

Los Millennials son la generación nacida entre 1980 y 2000. Actualmente tienen de 16 a 36 años, aunque la clasificación es aplicada para la población de Estados Unidos (EEUU), ésta puede ser exportable al resto del mundo (principalmente occidental), en mayor o menor medida, debido a la adopción global de tendencias sociales, culturales y de consumo originadas en EEUU. La generación de Millennials viene después de la generación X (37 a 50 años) y la generación denominada Baby Boomers (51 a 70 años). Los Millennials son mayormente hijos de Baby Boomers (BB) y en EEUU han superado en cantidad a dicha generación convirtiéndose en la más grande de la historia en 2015 con 92 millones de personas (vs 77 millones de BB).

Al ser la mayor generación en la historia, y crecer hacia la edad de mayor consumo y trabajo, su impacto en la economía global será muy importante. Sin embargo, el consumo potencial de los Millennials se ve afectado por circunstancias distintas a las de sus predecesores como lo son el cambio tecnológico, la globalización y los cambios radicales en la economía. Esta generación es la primera en nacer dentro de un mundo con internet y siempre conectado digitalmente, ya sea con mensajes de texto, redes sociales, mensajería instantánea o blogs. La comunicación expedita esta siempre disponible y evolucionando. Es así que los nuevos patrones de consumo suponen un gran reto para las empresas y crean una nueva dinámica económica.

Algunas de las principales características exhibidas por los Millennials en cuanto a sus patrones de consumo son las siguientes:

Seguir viviendo con los padres y un menor ingreso. Esto ha sido una tendencia en aumento, con alrededor de 30.0% de los Millennials viviendo en casa de sus padres (2010) contra 27.0% en 2005. A pesar de vivir con su padres, un elevado porcentaje (93.0%) quisiera tener casa propia, sin embargo el aumento en deuda y menores salarios para su grupo de edad limitan la posibilidad de hacerlo. Un ejemplo del mayor endeudamiento lo vemos en el aumento en el promedio de la deuda existente en créditos sobre estudios para personas de 25 años en EEUU, incrementando a casi el doble en 10 años, pasando de los USD 10,649 en 2003 a USD 20,926 en 2013. Al mismo tiempo el ingreso medio para personas de 15 a 24 años como porcentaje de toda la población ha disminuido de 69.0% en el 2000 a 64.0% en 2012.

Postergar matrimonio y bebes. La edad promedio de matrimonio ha subido significativamente en EEUU, llegando a 30 años (2010´s) en comparación con 23 años en los años 70. Un dato interesante es que en EEUU el porcentaje de personas entre 18 y 31 años casados y viviendo en casa propia ha disminuido a la mitad, pasando a 23% (2012) desde un 56% en 1968. Además de retrasar el matrimonio, los Millennials optan por retrasar la edad en la que tendrán hijos. En los años 2010 la edad en la que el mayor número de mujeres tienen hijos aumentó a 30 años contra 25 años en los años 70; al mismo tiempo el número de mujeres teniendo hijos en esas edades como porcentaje de mujeres bajó a 10.0% desde 12.9% respectivamente. Increíblemente a pesar de postergar el matrimonio y bebes, alrededor de 70% de los Millennials se muestran dispuestos a casarse y aproximadamente 74.0% de ellos están dispuestos a tener hijos, notable que sea en ese orden #monoparental.

No propiedad sino acceso. Para los Millennials hay cierto rechazo a poseer algunos objetos como autos, música o artículos de lujo; por el contrario buscan tener acceso sin tener que comprar el producto. Algunos ejemplos de ello son Spotify el Streaming de música o Carrot un Car Sharing disponible en México. Es por ello que no es sorpresa que los Millennials favorezcan las rentas sobre las compras; por ejemplo, entre la población de 25 a 34 años, el porcentaje de personas eligiendo rentar a comprar pasó de 52% en 2005 a 60% en 2013. Esta tendencia de no poseer sino acceder da lugar a la economía de compartir o Sharing Economy, que se expande como dinámica de consumo hacia otros productos también.

Consumidor informado. Debido a la integración social y digital así como el acceso a la tecnología, los Millennials pueden comparar productos y precios fácilmente; es así que alrededor de 57% de ellos comparan precios en tienda. Al mismo tiempo dan preferencia a marcas que usan redes sociales, para ilustrar esto observamos que el 34% de las personas entre 18 y 34 años prefieren una marca por el simple hecho de usar redes sociales y en el caso de personas mayores a 36 años sólo para el 16% esto es cierto. Como consecuencia lógica de la permanente conexión a internet, observamos que las compras por este medio han aumentado considerablemente. Para el Reino Unido, por ejemplo, el porcentaje de personas entre 16 y 24 años que han comprado algo por internet en los últimos 12 meses pasó de 65% en 2008 a 83% en 2014 y para el grupo de 25 a 34 años pasó de 72% a 90% respectivamente.

Bien–estar. Existe una tendencia clara de los Millennials a mantenerse en forma y llevar una vida más saludable al cuidar su alimentación y realizar ejercicio de forma diaria así como fumar menos respecto a otras generaciones. El uso de aplicaciones y gadgets que monitorean ritmo cardiaco, signos vitales, km recorridos, etc. están en aumento y son productos en los que los Millennials están dispuestos a gastar. Al mismo tiempo existe una mayor conciencia contra productos que pueden mermar nuestra salud, en EEUU por ejemplo el porcentaje de personas en último grado de bachillerato (grado 12) que desaprueban a personas de 18 años o mayores fumando 1 o más paquetes de cigarro al día aumentó de 69% en 1998 a 83% en 2013, indicando claramente una tendencia pro salud desde la generaciones más jóvenes.

El impacto económico por si sólo de la mayor generación de la historia en EEUU es innegable. Al mismo tiempo, el marcado cambio en sus hábitos de consumo crea una situación coyuntural, llena de retos pero también de oportunidades. Bajo el nuevo régimen de consumo sólo aquellas empresas y productos capaces de evolucionar y conocer a su cliente podrán beneficiarse. Las características de los Millennials podrán intensificarse o matizarse de país a país pero la tendencia general es constante y creciente en una dinámica mundial. Las nuevas características de esta generación vienen sin duda a cambiar la dinámica económica y a cambiar los tradicionales modelos de negocio.

2_RobertoBarba

Fuente: Goldman Sachs Global Investment Research: http://www.goldmansachs.com/our-thinking/pages/millennials/

 

 

Lo que necesitas saber para ver “The Big Short” (La Gran Apuesta)

The_Big_Short_teaser_poster

Por: Roberto Barba – @roberto_bamar / @latampm

“The Big Short” es una comedia dramática sobre el colapso financiero de Wall Street en 2008. Es dirigida por Adam McKay y es de las pocas cintas con temática financiera que ha sido nominada al Premio Óscar por Mejor Película. En este genial largometraje aparecen actores de la talla de Christian Bale, Brad Pitt, Ryan Gosling y Steve Carell, interpretando a personajes con diferentes orígenes financieros que se benefician de la crisis inmobiliaria.

El largometraje está basado en el libro The Big Short, Inside the Doomsday Machine de Michael Lewis, prolífico autor de libros financieros biográficos, entre ellos Liar’s Poker y Flash Boys (altamente recomendados), que tratan sobre los orígenes de los productos financieros hipotecarios y el trading de alta frecuencia, respectivamente.

Aquí algunas nociones que es bueno saber para disfrutar la película:

¿Por qué “The Big Short”?   La traducción literal es “El Gran Corto”. La palabra “corto” o “short” en el argot financiero sirve para denotar una posición corta sobre un activo.

Posición corta: La idea detrás de todo. Definamos simplemente las posiciones que un inversionista puede tener sobre cualquier activo. Afortunadamente, éstas son sólo tres: (1) el inversionista puede comprar el activo y decimos que “está largo” o “tiene una posición larga”; (2) puede no poseer el activo, lo que significa que no tiene ninguna posición o tiene una posición neutral; y (3) puede “estar corto”, es decir vendió el activo sin tenerlo. Si un inversionista vende el único activo que tiene, su posición se va de larga a neutral. Pero si lo vende sin poseerlo en una transacción sucesiva, su posición se va de neutral a corta. En analogía con una recta numérica, largo es 1, neutral es 0 y corto es -1.

Swap de Incumplimiento Crediticio, CDS (Credit Default Swap): el “bueno” de la película, el instrumento para beneficiarse de la crisis. Esto es un simple seguro, como de coche o de vida—sólo que en lugar de asegurar un coche o una casa, se asegura un bono o valor bursátil. Como cualquier otro seguro, se paga una prima y en caso de que haya un evento de incumplimiento, la aseguradora paga (en este caso el banco); tal evento es comparable con un siniestro de auto o una afectación de casa. El CDS permite tomar una posición corta contra el mercado hipotecario, al asegurarse a sabiendas de que el bono incumplirá sus pagos y sin tener posición en éste; es así que sólo se paga la prima por una fracción del costo total y se espera cobrar el valor factura del bono.

Bursatilización (Securitization): Lo que hacen los bancos para cobrar más primas. Es el proceso en el cual se toma un conjunto de activos poco líquidos (es decir, que no son fáciles de comprar y vender) y se transforman en un valor bursátil. El nuevo valor puede ahora ser comprado y vendido en la bolsa de valores por cualquier inversionista, de manera que es más fácil de operar (i.e., aumenta su liquidez). Los activos pueden ser proyectos de infraestructura, hipotecas, deudas sobre autos, deudas sobre préstamos estudiantiles, entre otros.

Valores respaldados por hipotecas MBS (Mortgage Backed Security): Una buena idea, en teoría. Son bursatilizaciones o valores bursátiles de bonos respaldados por hipotecas. Dicho valor otorga el derecho a recibir los flujos que provienen del pago de la deuda de una casa. Mediante dicho instrumento, se invierte no en una hipoteca individual, sino en miles de hipotecas que pueden estar ubicadas en decenas de estados distintos de un país. Es este principio de diversificación el que se utiliza como argumento para establecer su gran calidad crediticia.

Obligaciones de Deuda Garantizadas CDO (Collaterallized Debt Obligation): El malo de la película. Son valores de valores bursátiles—sí, así como se escucha. En este caso, valores de valores respaldados por hipotecas. Estos valores dividen a los MBS en tranches (i.e., “capas” de inversión) con diferentes calidades crediticias. Los CDO’s pueden empaquetar tranches de diferentes MBS y lograr una supuesta diversificación (argumento llevado al máximo) para incrementar su calidad crediticia. Esto beneficia al originador de dicho CDO (i.e., al banco), ya que puede entonces vender más caro el instrumento entre mayor sea su calidad crediticia. Claro, si todo es una basura, sólo será basura diversificada y la calidad crediticia será nula.

Tranches: otra buena idea, en teoría. Son divisiones de un mismo conjunto de flujos respaldados por activos (hipotecas) o de los valores respaldado por ellos. La división se hace en dos o más tramos que se venden como dos valores bursátiles distintos. La diferencia en estas divisiones es que uno de ellos paga primero que otro; de esta manera, se crean varios valores bursátiles de un mismo conjunto de activos con diferente riesgo crediticio, dependiendo del perfil de inversión (arriesgado o conservador) del inversionista.

Agencias Calificadoras Crediticias: los alcahuetes. Moody´s, S&P y Fitch Ratings son las agencias más conocidas. Otorgan calificaciones de crédito que influyen en el precio asignado a los valores bursátiles.

Bancos/ Bancos de Inversión (Banks/ Investment Banks): Los todopoderosos. Son básicamente casinos que cuando ganan lo disfrutan y cuando pierden son rescatados por el gobierno de los EEUU.

Sugerencia: pongan atención a la caracterización de las diferentes instituciones con los diferentes personajes. Sutilmente muestra sus burdos defectos durante la crisis económica.

Dato curioso: el Dr. Michael Burry (Christian Bale) tiene el mismo síndrome que supuestamente Lionel Messi padece (Síndrome de Asperger).

2_RobertoBarba

10 Mitos de Invertir en la Bolsa

A trader (c) on the New York Stock Exchange shouts

Por: Roberto Barba – @roberto_bamar / @latampm
Imagen: MARIA R. BASTONE/AFP/Getty Images

Hay muchos mitos alrededor de invertir en la bolsa de valores. Generalmente, la vemos como un lugar distante que no es para nosotros; sin embargo, con el tiempo ha habido muchos cambios que han democratizado su acceso y que nos ofrecen una opción de ahorro adecuada para todos. A continuación, revisamos diez de los principales mitos que nos ayudarán a tener una mejor idea de lo que realmente es y que implica invertir en la bolsa.

Mito 1: El mercado de valores es un lugar físico. El mercado de valores NO es un lugar geográfico. En la cultura popular sigue intrincada la imagen de corredores de bolsa en Nueva York gritándose unos a otros por conseguir el mejor precio en operaciones de compra-venta de acciones. A este mecanismo se le conoce como remates de piso de viva voz y desde 1999 no se utiliza en México. Actualmente, todas las operaciones se realizan electrónicamente, es por esto que, por ejemplo, las huelgas o manifestaciones bloqueando la entrada al edificio de la Bolsa Mexicana de Valores tienen poco impacto en su operación; aunque es necesario que se operen servidores y sistemas electrónicos, la Bolsa Mexicana de Valores—al igual que muchas empresas privadas—tiene locaciones remotas desde las que puede operar alternativamente. Un ciberataque ya es otra cosa.

Mito 2: La Bolsa Mexicana = Bolsa Mexicana de Valores S.A.B. (BMV). Esto es un mito originado por terminología utilizada ambivalentemente. La diferencia es que el primer concepto hace referencia al mercado de valores de México como país y el conjunto de empresas listadas en él (Cemex, Televisa, Bimbo, etc.); el segundo, hace referencia a la empresa privada que se encarga del cruce de operaciones y de listar a las empresas, entre otras funciones. En los EUA, por ejemplo, empresas privadas similares son el New York Mercantile Exchange (NYMEX), propiedad del CME Group, y otras bolsas como el AMEX o el NSX. En Brasil la bolsa de San Paulo BM&F Bovespa y la Bolsa de Valores de Rio de Janeiro. Aunque la Bolsa Mexicana de Valores es actualmente un monopolio en México, esto puede cambiar en el futuro. De hecho, ya existe la petición de otra empresa privada, Bolsa Institucional de Valores (BIVA), propiedad de la compañía CENCOR, de entrar en operación para 2016.

Mito 3: La bolsa mexicana es propiedad del gobierno. La bolsa mexicana es un MERCADO de valores de empresas registradas en México en el que se intercambian valores entre compradores y vendedores a un precio determinado. Las operaciones se realizan entre individuos e/o instituciones.El gobierno simplemente regula su correcta operación. En cuanto a la Bolsa Mexicana de Valores como empresa, como vimos en el punto anterior, es una empresa privada y no una dependencia del gobierno a diferencia de NAFINSA, BANSEFI o el INFONAVIT. La BMV es propiedad en aproximadamente 30% de las casas de bolsa registradas en México (IXE CB, Accival, Santander CB, Deutsche Bank CB, etc.), así como de otras instituciones financieras; y el restante 70% es del público inversionista, es decir, nosotros podemos invertir en ella comprando su acción.

Mito 4: La bolsa sólo está disponible para grandes inversionistas. La inversión en bolsa se ha ido abriendo con el paso del tiempo conforme los bancos han aumentado su eficiencia y han podido diluir costos operativos. Actualmente, prácticamente cualquier persona puede acceder a fondos de inversión ofrecidos por la banca comercial (Banamex, Bancomer, Santander, etc.) y casas de bolsa (GBM, Intercam, Accival, etc.). Estos contratos son los más accesibles en cuanto a montos de entrada y generalmente éste puede ser menor cuando el inversionista cuenta con otros productos financieros— cuenta de débito, tarjeta de crédito, cheques, entre otros.

Mito 5: Cuando compro-vendo una acción mi dinero desaparece. Al comprar una acción, lo que compro es un documento (papel) que me confiere la propiedad de un porcentaje determinado de la empresa, así como los derechos corporativos como votar o designar funcionarios (sólo con una participación mínima) y el derecho de recibir dividendos. La compra-venta de acciones se realiza a través de dos partes, cada una a través de su respectiva cuenta en una casa de bolsa que se cruza (con otra) en el sistema electrónico de la Bolsa Mexicana de Valores (SENTRA). Cuando vendo la acción, vendo ese título o documento y el efectivo es depositado en mi cuenta por la casa de bolsa. Cuando compro una acción, intercambio el efectivo por el documento que la respalda (título accionario), mismo que es depositado en el INDEVAL—la empresa de la BMV que custodia valores. Por lo tanto, el dinero nunca desaparece, solamente se intercambia por títulos, esperando que valgan más en un futuro.

Mito 6: Me haré rico o pobre en la bolsa. Generalmente, las historias que más tenemos presentes son las de personas que en poco tiempo han amasado grandes fortunas gracias a la inversión que han realizado en la bolsa, como por ejemplo el magnate Warren Buffett. Al mismo tiempo, tenemos presentes historias de quien lo pierde todo en un abrir y cerrar de ojos. Aunque estos ejemplos pueden suceder, son excepción y no regla. Con un portafolio acorde al perfil de riesgo del inversionista y una buena diversificación, es difícil que el inversionista no logre un rendimiento adecuado en el largo plazo. Claro, no seremos los lobos de Wall Street, pero sí podemos generar un ahorro competitivo.

Mito 7: No puedo comprar y vender acciones directamente. Generalmente, éste caso se presenta cuando se compran fondos, ya que el banco o institución financiera que administra el fondo agrupa a todos los clientes que compran ese fondo y opera en bloque bajo una estrategia determinada. Sin embargo, algunas casas de bolsa han sido pioneras en México al seguir la tendencia mundial y desarrollar plataformas en línea que permiten la compra-venta directa de acciones. Las plataformas disponibles en México para compra-venta directa de acciones son: GBM Homebroker, Actinver Casa de Bolsa y Accival (Banamex). Aunque estos contratos requieren un monto mayor de entrada, siguen siendo accesibles y permiten acceder prácticamente a la experiencia completa del mercado de valores.

Mito 8: Sólo puedo invertir en México. Este era el caso hasta hace unos años. Sin embargo, con el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) es posible invertir en acciones globales prácticamente de la misma manera que con una acción local, mediante un contrato similar de intermediación bursátil. El SIC es una opción muy adecuada para el inversionista de largo plazo, ya que permite acceder a empresas en sectores no desarrollados en nuestro país, como por ejemplo el de tecnología—Google, Facebook, Linkedin, Amazon, Apple o Netflix.

Mito 9: No es posible o es muy difícil invertir en otros países. Generalmente, se piensa que una cuenta en el extranjero es sólo para millonarios con cuentas en Suiza o en las Islas Caimán. Actualmente, existen diversas plataformas en línea, como TD Ameritrade, Interactive Brokers o Etrade, que permiten contratos de intermediación bursátil global para realizar inversiones directas en otras monedas y obtener acceso al mercado de capitales de los EUA—el más líquido del mundo. Las inversiones son para extranjeros en los EUA. Cuando se realiza como mexicano, el pago de obligaciones fiscales (si existen rendimientos o dividendos) se hace directamente en la declaración anual del SAT.

Mito 10: Invertir en Bolsa es muy riesgoso. Aunque es cierto que invertir en bolsa lleva consigo un riesgo considerable, sería más acertado decir que NO invertir en Bolsa es más riesgoso que hacerlo. Cuando alguien invierte en el capital variable de una empresa o en su deuda listada, lo que hace es invertir en el negocio de la empresa; su flujo de efectivo; o el personal que la maneja. Si compramos acciones de Bimbo, por ejemplo, invertimos pensando que la gente seguirá consumiendo productos BIMBO en el futuro, como pan de caja o gansitos; adicionalmente, creemos que los directores de BIMBO seguirán teniendo un manejo adecuado de la empresa y que no comprarán un negocio de telecomunicaciones en el cual no tienen ninguna experiencia; si esto sucede, la acción podrá apreciarse e incluso pagar un dividendo adecuado. Invertir en bolsa conlleva cierto rendimiento aparejado de cierto riesgo, como cualquier otra inversión. El balance riesgo-rendimiento se encuentra presente en cualquier inversión, desde la participación en un negocio personal, un café (mayor riesgo-rendimiento) o invertir en deuda del gobierno (menor riesgo-rendimiento). Simplemente se trata de decidir cuál es nuestro perfil de riesgo. Cualquiera que sea éste, lo que no podemos hacer es no ahorrar. ¡Eso sí que es riesgoso!

2_RobertoBarba

Perspectivas Económicas 2016, Otro Año de Transición

Perspectivas Económicas para 2016

Por: Roberto Barba – @roberto_bamar / @latampm

Un 2015 marcado por inestabilidad financiera global.

Durante 2015 vimos un año de gran inestabilidad financiera con varios eventos de volatilidad en mercados globales, pasando desde el melodrama de crisis de deuda soberana en Grecia y su supuesta salida de la Unión Europea; a la psicosis de inversionistas globales por la expectativa de alza de tasas de interés en Estados Unidos, que sigue sin ocurrir; continuando con las preocupaciones de desaceleración global impactada por el menor crecimiento en China y cerrando con la continua caída en el precio de mercancías, en especial en el sector petrolero. Todo ello llevó, entre otros efectos, a la devaluación de divisas frente al dólar, a varios ajustes en mercados accionarios y a la falta de visibilidad para realizar proyecciones financieras o simplemente para saber en qué parte del ciclo económico nos encontramos.

Dentro de México sufrimos los efectos de la inestabilidad financiera, sin embargo, los efectos negativos fueron ligeramente menores a los experimentados por nuestros símiles latinoamericanos debido a una menor exposición a la desaceleración económica china y nuestro mayor vínculo con la economía de Estados Unidos. A pesar de ello, en lo que va del año observamos la depreciación del peso respecto al dólar en el orden de 17.0% así cómo constantes revisiones a la baja del crecimiento del PIB para 2015, ahora estimado en 2.4% (Encuesta Banxico) y por debajo del 2.7% de Estados Unidos (Banco Mundial). Durante 2015 observamos que ni siquiera una inesperada baja en tasas de interés por parte del Banco de México de 0.25% ayudó a incentivar el crecimiento económico.

… Y poca capacidad de reacción al interior con un México debilitado por falta de liderazgo y la apuesta al sector energético

En México, durante 2015 se observó una mayor erosión de la imagen presidencial, además de evidenciarse la incapacidad de respuesta para manejo de crisis de la presente administración, a ello se sumaron las múltiples acusaciones de corrupción y críticas sobre la mala calidad en la ejecución del gasto público, así como a los cambios en el gabinete presidencial, la concentración de rezago económico en algunos estados y el descontento social enmarcado por los eventos ocurridos en Ayotzinapa y la fuga de Joaquín “el Chapo” Guzmán.

Por otro lado, la gran apuesta de la reforma energética enfrentó las dificultades del mercado global y difícilmente verá frutos en el corto plazo. Para nuestra mala fortuna, la reforma energética no pudo venir en peor momento, en un mercado bajista de petróleo que mostró un desplome en su precio de alrededor de 60% desde 2014 y que continuó con una baja en el orden de 20% a su mínimo durante 2015. Es precisamente en 2015 que las expectativas de la reforma energética en materia de inversiones se aterrizaron reduciéndose drásticamente al chocar con la realidad en el poco éxito logrado en la ronda 1 de las dos fechas de licitaciones de la Comisión Nacional de Hidrocarburos para la exploración y producción de hidrocarburos en aguas someras. Con las menores perspectivas de la reforma energética, el costo de los favores políticos y el uso de la reforma fiscal, financiera, educativa como moneda de cambio para aprobarla, la energética, nos ha pasado una factura más elevada de lo anticipado y ha dejado al gobierno con poca capacidad de reacción.

Un 2016 de débil crecimiento económico y riesgo a la baja

Observamos que 2016 será un año de transición, sobre el que existe poca convicción de una sólida recuperación económica y más bien la idea de una pequeña mejora respecto a 2015. En México, se espera un crecimiento anclado al de Estados Unidos y por debajo del crecimiento global; adicionalmente, se espera el alza en las tasas de interés con un incremento constante pero moderado, la inflación se prevé en niveles bajos pero aumentando, al mismo tiempo se proyecta un dólar caro que ha llegado para quedarse y, finalmente, se contemplan presiones en gasto de gobierno y finanzas públicas por el bajo precio del petróleo, a pesar de las coberturas.

Es pertinente resaltar que las ya moderadas estimaciones mantienen riesgos considerables que podrían obstaculizar el crecimiento esperado en México. En orden de importancia los principales factores de riesgo a los estimados económicos realizados por el consenso de analistas (Encuesta Banxico) son 1) la debilidad del mercado externo y la economía mundial, 2) la inestabilidad financiera internacional, 3) la plataforma de producción petrolera y 4) problemas de inseguridad Pública.  

Aquí los números…

El Banco de México (Banxico) estima un crecimiento del PIB en México en 2016 entre 2.5% y 3.5% cuyo rango medio de 3.1% es utilizado por SHCP para estimaciones de finanzas públicas. Dicho crecimiento supone una aceleración respecto al estimado de Banxico para 2015 de 1.9% a 2.4% y por encima del crecimiento esperado en 2016 para EUA de 2.8% (Banco Mundial), pero ligeramente por debajo de la expectativa de crecimiento global para 2016 de 3.3% (Banco Mundial).

En cuanto a la inflación, Banxico espera niveles cercanos a su objetivo permanente de 3.0%. Sin embargo, existe un riesgo considerable de mayor inflación por la depreciación del tipo de cambio actual, el consenso de analistas (Encuesta Banxico) prevé inflación del orden de 3.3% al cierre de 2016.

Después de un entorno de tasas de interés bajas se espera que en diciembre 2015 la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) finalmente aumente la tasa de referencia y existan varios incrementos durante 2016. Se espera que Banxico se alinee a la política monetaria marcada por la FED; ya desde 2015 Banxico ha dado señales de ello al cambiar su calendario de anuncios de política monetaria un día después de lo establecido por la FED. El consenso de analistas prevé un alza en la tasa de interés de referencia para México de 0.25% en diciembre de 2015 y un acumulado de 1.0% en 2016 para ubicarse en 4.0% al cierre del próximo año.

Se espera que durante 2016 se mantenga un déficit fiscal de alrededor de 2.6% del PIB, debido al efecto prolongado de precios bajos de petróleo y poca compensación en otros rubros impositivos, la Secretaria de Hacienda estima que en 2016 el precio del barril de petróleo de mezcla mexicana se ubique en el orden de los US 54.7. Relacionado con ello, la SHCP ha contratado coberturas para fijar un precio mínimo de US 49 por barril.

El tipo de cambio esperado por el consenso de analistas se ubica en 16.7 para 2016 a este respecto es pertinente señalar que paridad peso-dólar ha alcanzado un nuevo nivel de cotización despidiéndonos de niveles anteriores de 13, 14 e incluso 15 pesos por dólar. Al mismo tiempo, observamos que las expectativas de alza constante en tasas de interés en Estados Unidos podrá ser un factor que presione el tipo de cambio en el mediano plazo, es decir, el dólar seguirá caro.

Las recomendaciones de finanzas personales

Se recomienda capitalizar las circunstancias de mercado actuales con las siguientes acciones: Adquirir hipotecas o créditos automotrices a tasa fija en pesos si se cuenta con un ingreso estable; favorecer la compra de productos con pocos insumos denominados en dólares; tomar ventajas de vuelos baratos por bajos precios de turbosina y a destinos con una mayor depreciación de moneda en comparación al peso, dar mayor ponderación a vacaciones a destinos nacionales en lugar de hacerlo a Estados Unidos, aprovechar efecto positivo de remesas.

Adicionalmente, se recomienda un portafolio de inversión diversificado con exposición al dólar, abandonar bonos en tasa fija, mantener liquidez e ir ingresando gradualmente al mercado accionario después de la primera alza de tasas.

2_RobertoBarba

Fuente:

Banco de México, Informe Trimestral julio-septiembre 2015.

Banco de México, Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, Noviembre 2015.

SHCP, Criterios Generales de Política Económica Ejercicio Fiscal 2016.

Bloomberg.

Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Banco Mundial.

Precios al 26 de Noviembre de 2015.

Foto:

archivo.eluniversal.com.mx