Acción y palabra: ¿hasta la victoria siempre?

Yoga

Por: Alex Leurs

El Bahavagad-Gita, elemento central del poema Mahabarata, es uno de los textos sagrados más importantes del Hinduismo. Escrito originalmente en sánscrito —la lengua sagrada de los dioses—, se le considera como el texto fundador de la filosofía yóguica. En él, Krisna dialoga con el príncipe Aryuna en la víspera de la batalla de Kurukshetra. Reflexionando sobre el camino espiritual, el príncipe pone en duda su involucramiento en la batalla. Perseguido por una comprensión moralista del mundo considera que emprender la batalla, una acción que traería la muerte de conocidos, es incompatible con una vida que pretende romper el ciclo de las reencarnaciones (Samsara). Sin embargo Krisna señala que la acción es una de las vías principales para romper el Samsara y que la vida le ha dado las herramientas para dirigir la guerra. Es su responsabilidad usar esas herramientas y por lo tanto, en este caso, Aryuna debería no solo emprender en la batalla sino ganarla.

Detrás de las palabras de Krisna se encuentra el corazón de la doctrina yóguica. Sí, el yoga es una filosofía de vida que se centra en la acción y, más específicamente, en el alineamiento de la acción con la intención. De esta manera queda que toda acción se puede realizar de dos formas: siendo —o no— “consciente” de lo que se hace, por qué y cómo se hace. El yoga no puede ser reducido a su versión Occidental consumista: tapetes de colores, licras bonitas, botellitas con agua purificada, la esperanza de un mejor cuerpo, una o dos horas a la semana. El yoga trae la mente a la acción. Puedes hacer yoga mientras lavas los trastes, cantas, haces ejercicio o el amor. Es el matrimonio del cuerpo con la mente en el presente: la intención alineada con la acción. La filosofía yóguica nos ayuda a exponer las condiciones en las cuales la acción es fuente de cambio, de ruptura de patrones en el sentido largo de la palabra.

En el transcurso de su diálogo Krisna invita a Aryuna a considerar un panorama más grande. ¿Cuál es el sentido de su acción? ¿Qué es lo que defiende? ¿A quién protege? ¿De qué? ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene esta batalla a la luz de la historia? ¿De su historia? Pelear por pelear y pelear por defender a tu prójimo no es lo mismo. Podríamos decir que se trata de pelear con el corazón en la mano, con la convicción de que esa pelea tiene un objetivo que merece ser perseguido.

Ahora bien, en este artículo no pretendo reproducir el contenido de un texto sagrado y mucho menos vulgarizarlo. Más bien se trata de un punto de partida para reflexionar sobre las acciones en nuestro presente político, económico y social.

En el presente que nos toca compartir me parece que la palabra (individual, ciudadana y/o colectiva) ocupa un lugar paradójico: si bien parece estar legitimada no parece abrir caminos de alternativas. La palabra está habilitada porque en el inconsciente colectivo occidental la democracia y la libertad destronaron la autoridad tiránica y la represión. Y si bien es verdad que la(s) palabra(s) puede(n) —en algunas circunstancias— llegar a representar una acción, también es verdad que la palabra puede ser usada para eludir la acción. Las plataformas sociales han generado un espacio ilusorio en el cual las opiniones se transforman en enunciados arrojados en un barranco a un vacío que fantaseamos está repleto de gente esperando por nosotros. En esta configuración, dar su opinión parece ser sinónimo de una acción que reivindica una toma de posición. La paradoja radica en que el eco de nuestras intenciones muere en el vacío del barranco al buscar un amplificador de señal que pueda crear de él una acción. Y si hace falta un receptor para cargar la palabra y transformarla en acción es porque nosotros mismos no sabemos cargar con nuestras vociferaciones. Palabras fuertes en bocas débiles. Hoy por hoy hablamos fácilmente de revolución, en el plato, en la calle, en la economía y en la política. Pero, ¿quién entiende realmente el alcance de usar esa palabra? ¿Lo que supone? ¿Lo que incita? ¿Las puertas que abre? ¿Sus repercusiones? ¿Su significado?

Decir que vivimos momentos nunca antes vistos sería una ablación total de la historia (típica del egocentrismo humano). Sin embargo, estos parecen ser tiempos cargados de un ambiente que grita: indignación. Cambio. Ahora o nunca. Tal vez sea el peso de la historia que nos recuerda que se repite. Lo que hoy en día vivimos tanto a nivel nacional (corrupción, violencia, inseguridad, incertidumbre, descontento, falta de cohesión social) como a nivel internacional (Trump, Brexit, Le Pen o Mélenchon, Syria, Venezuela, Corea del Norte, Ukrania) parece ser la repetición de un viejo escenario con actores diferentes. Lo que hoy se repite es el ser humano intolerante, desolado y alienado en busca de métodos para defenderse de una amenaza exterior que en realidad es interna y consecuente del miedo a la diferencia. La historia se repite, nos la han cantado desde niños, pero hace falta un poco de perspectiva para darse cuenta de la veracidad de esas palabras. Sentir el peso de la “Crónica de una decadencia anunciada”. La historia se repite y tenemos —a mi parecer— mayor obligación que nuestros antepasados a emprender acciones coherentes con lo que hemos aprendido de lo que ellos han vivido. Deberíamos considerar el peso de la palabra revolución ante la luz de la historia de nuestros antepasados. De alguna manera, todos somos productos de una historia cuyas dimensiones trascienden las de una sola vida.

La pregunta entonces es: ¿qué estamos haciendo? ¿Cómo hemos asumido esa responsabilidad que la historia y nuestro presente de conectividad e información nos arrojan implícitamente? ¿Asumimos esa responsabilidad? O, como Aryuna, ¿intentamos rehuirla? Como él, podríamos enfrentar nuestra comprensión limitada de la historia y los procesos que la escriben para asumir nuestra responsabilidad hacia la vida. Podríamos movernos con el corazón en la mano. En una época en la que viejos fantasmas que creíamos estaban tirados en la lona regresan para acecharnos, nos hemos quedado como venados lampareados.

La magnitud de algunos eventos de nuestro presente es abrumadora y nuestras respuestas parecen ladridos de perro enojado pero con la cola entre las patas. No metemos las manos al fuego por nada y, cuando pretendemos hacer algo, nuestras acciones brillan por tener mecha corta y poca gasolina. Entonces, retomando las enseñanzas de Krisna, ¿qué tipo de acciones estamos llevando cada uno de nosotros para contrarrestar esta ola de violencia e inhumanidad a favor de la economía e interés de algunos cuantos? La historia se repite y aunque pueda parecer cliché, sabemos cómo esta historia puede acabar: en repetición, más de lo mismo. La repetición es una forma de cárcel. La información ya la tenemos. En esta época de redes sociales no saber no es argumento. No querer sí lo es pero es una postura que hay que asumir. Porque se vale ser egoísta pero no se vale ser hipócrita.

Tal vez hoy por hoy únicamente las acciones puedan marcar una diferencia.

Tal vez las acciones que hoy necesitamos van mas allá de mensajes inspiradores como los de Prince EA.

Tal vez la palabra ha llegado a su límite al ser explotada como pantalla para obscurecer la falta de acciones.

Tal vez la palabra sin acción se asemeja a lo que Lacan describió como palabra vacía: fuente de angustia e inmovilidad.

La acción permite la realización de la palabra. En un contexto en el cual la palabra ha sido violada (en todos sus sentidos) solo la acción puede devolverle su estatuto que alguna vez pudo tener. Porque cuando palabra y acción no están acordadas, las fuentes de cambio y transformación permanecen ocultas…

Espero dejarte con preguntas. Estoy convencido de que son mas útiles que las respuestas…

…. Eso sí, el chiste de una pregunta es que sostenga un acción,

“Hasta la victoria siempre”.

35_alexleurs

¿Como te afecta la Ley de Seguridad Interior? Infórmate Aquí.

Imagen Marzo

Por: Andrés Gómez Laborín – @a_gomezl

Estos últimos días se ha hablado mucho de la Ley de Seguridad Interior en los periódicos y noticiarios. Entender qué hay detrás es básico para poder formarnos una opinión y para saber qué deberíamos exigir a nuestros gobernantes.

Empecemos por el principio: seguridad pública no es lo mismo que seguridad nacional —o seguridad interior. Según el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) la seguridad nacional “tiene como propósito mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado Mexicano”, mientras que la seguridad pública tiene el objetivo de “salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz públicos”[i].

¿Qué significa esto?

La seguridad interior es la que tiene que ver con la defensa del Estado Mexicano, por ejemplo, en caso de una invasión extranjera o de un desastre natural. Es responsabilidad exclusiva del Ejecutivo Federal y cuenta con las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) para su implementación

La seguridad pública es la que hace referencia a la prevención, persecución y castigo de delitos. Es responsabilidad de los tres niveles de gobierno —federal, estatal y municipal— y para mantenerla se cuenta con las diferentes policías, ministerios públicos, etc.

El problema se da a partir del inicio de la guerra contra el narco. En diciembre de 2006, un recién ungido Presidente Felipe Calderón inicia la guerra contra el narcotráfico en Michoacán. Compleja, desorganizada y sumamente violenta, la guerra ha dejado cien mil (¡CIEN MIL!) muertos y treinta mil desaparecidos[ii], sin mencionar el incremento en extorsión, secuestro, robo, y un largo etcétera.

Podríamos preguntarnos si la guerra era necesaria, si la manera en que se ha llevado a cabo ha sido la correcta, si existe una estrategia clara y efectiva y muchas otras cuestiones que son fundamentales, pero el punto es que en el combate, a falta de corporaciones policiacas preparadas y de confianza, se decidió sacar al Ejército de los cuarteles a realizar funciones que no le corresponden, para las que no están capacitados y para las cuales no tienen reglas claras, porque la ley no prevé la intervención de las Fuerzas Armadas en seguridad pública.

Durante diez años muchos personajes han exigido al gobierno escribir las reglas que deben seguir las Fuerzas Armadas al realizar estas funciones. No contar con ellas permite que prevalezca el crimen y que haya violaciones graves a derechos humanos, como la ejecución de 22 sospechosos desarmados por parte del Ejército en Tlatlaya; o la ejecución, desde un helicóptero, de un presunto líder del narco junto con 7 de sus ayudantes por parte de la Marina (que se dijo había sido en un enfrentamiento, aunque en el video publicado en Youtube aparenta ser una operación militar planeada). Hasta Salvador Cienfuegos, Secretario de la Defensa Nacional, ha sido vocal al respecto[iii].

Una ley de seguridad interior debería de atender a varias preguntas básicas. Por ejemplo: por qué es necesaria la intervención de las Fuerzas Armadas; cómo se pretende restablecer a la policía para que cumpla sus funciones; cuánto tiempo puede durar la intervención, y quién y bajo qué circunstancias puede durar ésta.

Las propuestas actuales aumentan el poder del Ejecutivo. La propuesta del PRI, por ejemplo, da la facultad al Presidente de declarar la intervención sin autorización del Congreso, “hacer uso de cualquier método de recolección de información” en labores de inteligencia (lo que sin mayores reglas puede significar espiarnos a ti y a mí); uso legítimo de la fuerza para controlar, repeler o neutralizar hasta actos de resistencia no agresiva (o sea, que el Presidente podría pedir al Ejército usar violencia para aplacar una protesta pacífica. ¿Te suena bien?); y encima de todo, como la información de las operaciones militares es de seguridad nacional, no tiene que ser pública o siquiera sujeta a leyes de transparencia, por lo que el Ejecutivo no tendría ni siquiera que rendir cuentas[iv].

Lo que necesitamos es que existan cuerpos de policía preparados, con recursos materiales y de personal suficientes, y que éstas cumplan con estándares de confianza. El uso de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública ha sido tal vez necesario, y retirarlas en este momento sería catastrófico, pero legalizarlo es militarizar al país. Su uso debería de ser en ocasiones extraordinarias, y sólo de manera temporal y con los contrapesos y herramientas de rendición de cuentas que lo grave de la situación amerite.

(para informarte más, visita www.seguridadsinguerra.org)

8_AndresGomez

[i] http://www.cisen.gob.mx/snPrincipiosTema1.html

[ii] http://www.milenio.com/policia/10_anos_guerra_contra_el_narco-muertos-desaparecidos-homicidios-milenio_0_863913709.html

[iii]http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/seguridad/2016/12/5/cienfuegos-no-confundir-seguridad-interior-con-seguridad-publica

http://www.unotv.com/noticias/portal/nacional/detalle/estudiamos-perseguir-delincuentes-cienfuegos-944283/

[iv] http://gaceta.diputados.gob.mx/Gaceta/63/2016/oct/20161027-V.html#Iniciativa32