La crisis existencial de los milenials

Crisis existencial de los milenials

“En medio del camino de la vida me encontré en un oscuro bosque, ya que la vía recta estaba perdida.”

                        -Dante

Desde que nacemos hasta que alcanzamos cierta edad nos encontramos con la fortuna de que siempre hay un camino demarcado que seguir. Vivimos con la comodidad de que, año con año, en la escuela las cosas cambiarán poco o nada, más allá de nuestro crecimiento natural. Nadie nos pregunta qué queremos hacer hasta que cumplimos 18 años o, en su defecto, nos graduamos de la prepa. Aún en la carrera hay el colchón de alrededor de cuatro años sin tener que deliberar. Entonces es cuando se complica la cosa y viene el ¿qué sigue?

Algunos corren con la enorme suerte de saber claramente qué quieren hacer, otros aún más bendecidos cuadran sus ambiciones con las expectativas de sus padres. ¿Y el resto? Al resto nos toca la batalla interna y externa de descubrirnos día con día. Somos la primera generación a la que se les da una verdadera opción a la hora de escoger su futuro. Pero, al mismo tiempo, seguimos en la transición en la que las aspiraciones culturales y familiares pesan sobre nuestros hombros, predisponiéndonos hacia un camino o el otro; más que nada, existen muchas cosas que nos hacen optar por la vía de la estabilidad económica y familiar, dejando atrás las que pueden ser las pasiones auténticas. Diario podemos ver videos y artículos motivacionales que nos empujan a salir de la zona de confort y a arriesgarnos por lo que queremos: a vivir de forma extraordinaria, a viajar, a conocer, al carpe diem. Luego nos topamos con que, para todo esto, se necesita dinero…  que sólo podemos conseguir trabajando. Y se muere la ilusión efímera.

Esto aunado a que, a pesar de todo lo que planeamos, dependemos enormemente de la casualidad. En todo. Se nos puede presentar una oportunidad en un momento que, si la dejamos pasar, no vuelve más. El coincidir toma más y más importancia conforme se analiza en retrospectiva.

Por lo anterior, nos encontramos con que los milenials somos una generación que vive en crisis existencial. La crisis de la mediana edad por la que pasaron y siguen pasando tantos parece haberse recorrido con nosotros. Nuestra juventud parece estar marcada por esta duda de ¿y ahora qué? ¿de verdad quiero esto o aquello?

Esto es resultado de que cada vez hay más opciones a nuestro alcance y de que nuestros padres han sido más permisivos en general. Además de que somos la herencia de las primeras generaciones que se empezaron a divorciar. Así los milenials son más conscientes e introspectivos, se cuestionan más a la hora de decidir sobre la vida laboral y en pareja.

El punto está en no dejar que la vida nos encarrile en el conformismo y en el pasar de los años sin detenernos a ver qué está pasando. Que no nos mate el estigma. No casarse sin amor, por mera costumbre y porque “es lo que sigue”. No siempre tendremos la suerte de estar donde quisiéramos en dado momento, pero también hay que tener la madurez de aceptar ciertas situaciones y analizar si por ahí se puede encontrar eventualmente la felicidad.

La crisis milenial no es mala señal. Todo lo contrario. Es reflejo de una mayor consciencia. Mejor dudar y cuestionarnos mientras estamos a tiempo, y no tenemos vidas dependiendo de nosotros, que cuando ya puede ser demasiado tarde y nuestros mejores años se escaparon como la arena.

9_ErnestoGomez

Bloody Mary. La triste historia de la primera reina de Inglaterra

banner2017-02

Enrique VIII
Rey Enrique VIII de Inglaterra

Por: Gabriela S. Gómez

Hace alrededor de 500 años Enrique VIII era Rey de Inglaterra. La historia de este Rey ha logrado trascender a la cultura popular más por la telenovela que fue su vida (¡tuvo seis esposas!) que por sus estrategias políticas, pero es que, en ese entonces, la telenovela y la vida pública estaban íntimamente entrelazadas, no había decisión personal que no pudiera terminar por afectar a millones de personas. Ahora, ¿qué puede hacer que un rey—que puede tener las amantes que guste— quiera pasar por seis esposas? La obsesión por tener un heredero varón.

No podemos juzgar al pobre de Enrique. Él era apenas el segundo rey de la dinastía Tudor que había fundado su padre después de años de guerras y traiciones. Mantener el trono en la familia era posiblemente el acto más trascendente de todo su reinado. Y, como si fuera víctima de una maldición—lo que de hecho él llegó a creer— su sueño de tener un hijo no se cumplía. Su primera esposa, Catalina de Aragón (hija de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel), en los 16 años que vivieron como pareja tuvo varios embarazos pero sólo uno de sus hijos logró sobrevivir a la infancia, una mujer, la futura María I. No es que Enrique fuera particularmente machista, pero en ese tiempo la idea de que las mujeres eran incapaces para gobernar era de dominio público. Entonces, Enrique creía que si dejaba como heredera a una mujer, los nobles del reino se rebelarían y pondrían a cualquier otro hombre en su lugar, otro hombre que NO sería de su familia.

Catalina de Aragon
Catalina de Aragón

Seguro de que Dios lo estaba castigando por haberse casado con la viuda de su hermano, decidió repudiar a su esposa y casarse con una mujer de la que se había enamorado perdidamente: Ana Bolena. Pero, aunque fuera rey, no podía simplemente decirle a Catalina “ya estuvo, me voy con la otra”, tenía que conseguir una anulación por parte del Papa para poderse casar legalmente con Ana y hacer a los hijos que tuviera con ella legítimos y no bastardos. Esto se le complicaba porque las relaciones de su esposa Catalina, al ser hija de los Reyes Católicos y por lo tanto tía de su heredero, el Emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico y I de España, eran demasiado poderosas: el Emperador no iba permitir que el Papa le diera chance a Enrique de repudiar a su tía y declarar a su prima María ilegítima. Así que la vía legal no le funcionó. Harto de esperar una resolución favorable a su causa, decidió que si él era el Rey por derecho divino, ¿por qué diablos tenía que hacer lo que le dijera el Papa? Y, literalmente, se autodesjuntó de la liga católica y se autonombró Jefe de la Iglesia de Inglaterra, acercándose así a la liga de los protestantes que tan de moda estaba en esos tiempos. Básicamente, hizo un verdadero desmadre para salirse con la suya: cambió la religión oficial de su país; se peleó con media Europa; se vio obligado a matar a muchos de sus más cercanos consejeros, fervientes católicos como Tomás Moro, porque se negaron a renegar del Papa y reconocerlo como cabeza de la Iglesia; entre otros pequeños inconvenientes. (Siempre he creído que la historia no le reconoce a Enrique que no haya tomado el camino fácil, muy utilizado en su tiempo, y le haya puesto un poquito de cianuro en el café a Catalina, y tan tan.)

Ana Bolena
Ana Bolena

Finalmente se casó con su segunda esposa, Ana, que ya estaba embarazada. Meses después de la boda, Ana estaba en labor de parto y Enrique tenía listo el festín y los cañones para anunciar el nacimiento de su tan esperado hijo. Resulta que tuvo un bebé sano y completo, con un pequeño problema… era una niña (¡ja!). No me quiero imaginar su decepción: había transformado por completo su país y su vida por ese bebé y nada. Enrique se serenó y pensó que ya vendrían los hombres. Pero aunque Ana tuvo más embarazos, no se lograron. Enrique, la pobre víctima, se convenció de que Dios lo volvía a castigar, esta vez porque Ana era “una bruja, una mala mujer, y una adúltera”. En esta ocasión no se anduvo con rodeos y mejor la mandó decapitar. Días después se casaba con su tercera esposa, Jane Seymour. Jane se embarazó pronto, y poco tiempo después le dio a Enrique el hijo que tanto había soñado, Edward, para luego morir en labor de parto. (Ya a estas alturas de la historia es cuando empezamos a creernos eso de la maldición que aquejaba el pobre Rey).

Enrique no pudo tener más hijos con las tres esposas que siguieron a Jane. Al morir, dejó en su testamento a Eduardo como principal heredero, y, si él moría sin descendencia, le seguirían su hija María y después Isabel, la hija que tuvo con Ana Bolena.

 

eduardo tudor
Rey Eduardo VI de Inglaterra

 

Aquí viene lo bueno. Eduardo se hizo rey cuando tenía 9 años, cumpliendo el deseo de su padre de dejar un heredero varón, pero… se murió a los 16, sin hijos. Parecía que Inglaterra estaba destinada a ser gobernada por una mujer, sí o sí. La cuestión era, ¿cuál mujer? Eduardo era un convencido protestante y no quería que su católica hermana María llegara al trono y echara para atrás todas las reformas que él había impartido en sus cortos años como rey. A nosotros puede parecernos poco relevante toda esta cuestión religiosa, pero en ese tiempo la religión no sólo era un esquema de fe, era una cuestión de Estado. Ser protestante significaba tener completa independencia del Papa y de Roma; misas en el idioma del pueblo (no en latín como las católicas), eliminar las imágenes de las iglesias, y más importante aún, le permitía al pueblo leer los textos religiosos directamente, cosa a la que los católicos se oponían firmemente, alegando que el pueblo no estaba capacitado para entender la palabra de Dios. Por lo tanto, quiso cargarse a María de la sucesión dejando a su prima, Jane Grey, como heredera. Para no hacerles el cuento largo, la jugada le salió mal: su prima acabó sin cabeza y María como la primera reina mujer reconocida en todo su derecho que había tenido Inglaterra.

 

María Tudor
Reina María I de Inglaterra

 

A la Corte no le quedó más que aceptar a una mujer en el trono porque todas las otras posibilidades legítimas, eran mujeres. Ellos pensaban que el problema de la incapacidad de la mujer para gobernar se arreglaría escogiéndole a María un buen esposo. Pero se equivocaron tremendamente al pensar que ella se iba dejar imponer al que ellos quisieran. Para un rey o reina, la cuestión del matrimonio era de suma importancia por dos razones: la primera, es que era una de las más poderosas armas de política internacional, los matrimonios creaban alianzas entre países; la segunda, asegurar la sucesión. María tenía una disyuntiva, fiel a su educación creía que las mujeres debían obediencia a sus esposos, pero ella era una reina, entonces ¿cómo se iba a casar con un inglés, que por obvias razones estaría por debajo de ella, y encima obedecerle? Esa idea simplemente no la convencía.  Sus asesores también creían que las mujeres debían obediencia a sus esposos, entonces ¿cómo iba casarse la Reina de Inglaterra con un extranjero y encima obedecerle? No había salida fácil y la Reina y sus asesores estaban por sacarse los ojos. Pero la cuestión de la boda no podía aplazarse porque María tenía 37 años y una tremenda urgencia por embarazarse. Si no tenía un heredero pronto, al morir, su trono pasaría nuevamente a una protestante, su hermana Isabel.

 

Felipe II
Rey Felipe II de España

 

María terminó por imponer su preferencia y se casó con el futuro rey de España, Felipe II, quien era 10 años menor que ella y mucho más atractivo. Testimonios de la boda dicen que ella parecía su mamá… No creo que el joven y apuesto príncipe haya estado muy contento con su nueva esposa, pero los gustos personales no cabían en ese tipo de decisiones. Este capricho de María terminó costándole muy caro con sus súbditos. No sólo se estaba casando con el rey de otro país, lo que implicaría arrastrar a Inglaterra a guerras y conflictos que no eran suyos (lo que al final sucedió para pérdida de Inglaterra), sino que era un monarca católico, y a la creciente población protestante eso no le gustó. Pero ella estaba firme en su decisión y feliz con su joven esposo con el que se puso manos a la obra para procrear: poco tiempo después de la boda se anunció que estaba embarazada. Empezó a trabajar en los preparativos para recibir al nuevo heredero al trono cuando… soltó un chorro de agua, se desinfló y resultó que nunca estuvo embarazada.

Le costó tiempo volver a embarazarse, porque como decidió casarse con el rey de otro país, éste tenía asuntos que atender en España y se ausentaba por largos periodos de tiempo. Cuando al fin volvió a embarazarse, temerosa de que fuera otro engaño, se esperó hasta el séptimo mes de gestación para anunciarlo y dejarse ver por la corte. Pero como si el destino se ensañara con los Tudor, apenas cumplió los siete meses, anunció su embarazo por todo lo alto para… volver a soltar un chorro de agua. Por supuesto, se volvió loca.

Lo que más le importaba a María de tener un heredero no era precisamente ese sentimiento maternal de procrear, sino la cuestión que tanto había obsesionado a su padre y después a su hermano, la sucesión. María se sentía elegida por Dios para reinstaurar el catolicismo en la cada vez más protestante Inglaterra y si no arrancaba la herejía de raíz temía que la isla estuviera perdida para siempre. Con 42 años, la idea de tener un hijo era cada vez más irrealizable. Así que decidió meterle segunda a su reforma católica, reinstaurando la ley de la herejía.

Seguramente alguna vez han escuchado hablar, o mejor aún, se han tomado, un Bloody Mary. Ese trago con jugo de tomate recibe su nombre de la reina que nos ocupa. En su afán por acabar con el protestantismo, María mandó quemar vivas a más de 300 personas en la hoguera, ganándose el mote de “María la Sanguinaria”. Es curioso pensar que a la única persona que realmente tendría que haber quemado en la hoguera era a su protestante hermana Isabel. De nada le servía ir por la vida quemando gente si cuando ella muriera, la próxima reina no sería católica… Pero en fin, parece que eso no se le ocurrió o simplemente nunca se atrevió.

María I murió sin herederos directos, dejando un país resentido y desangrado por las luchas religiosas, y, de alguna manera, dándole la razón a quienes decían que las mujeres no servían para gobernar. Por suerte para las mujeres, la sustituyó en el trono su hermana Isabel—la hija cuyo nacimiento había sido la decepción más grande para su padre—quien pasó a la historia como uno de los mejores monarcas que ha tenido Inglaterra. Le dio una estabilidad y prosperidad nunca vista al país, pero no un heredero. Isabel quiso evitar los problemas a los que se enfrentó su hermana por la cuestión del matrimonio y decidió, simplemente, no casarse y nombrar como heredero al hijo de su prima, el Rey de Escocia Jacobo I. Para cuando ella murió, el temor más grande su padre se había hecho realidad, la dinastía Tudor, se había acabado.

9_GabrielaGomez

Los 10 momentos más impactantes de Game of Thrones

banner2017-02

Game of Thrones lleva varios años siendo el programa más popular de la televisión. El estreno de la séptima temporada fue visto por 10.1 millones de personas sólo en Estados Unidos, y se ha vuelto un tema de conversación tan fácil como el clima o el futbol, por lo que a continuación va una lista con los momentos más importantes de las primeras 6 temporadas, o simplemente los más impactantes:

Ned_Stark_beheaded.0

1. La decapitación de Ned Stark

Este fue el momento en el que todos los que seguíamos la temporada uno nos dimos cuenta que estábamos frente a algo nunca-antes-visto. Tenemos a Ned Stark, el amo de Winterfell, Guardián del Norte y Mano del Rey, el tipo más honorable en todo el continente ficticio, Mr. Goodie-two-shoes por excelencia: Primero confía en Littlefinger, a pesar de que éste le advirtió que no confiara en él (¡idiota!), quien obviamente lo traiciona; después, intentando salvar a sus hijas, se declara culpable de tratar de quedarse con el trono, acordando que lo dejarán unirse a la Night’s Watch, pero el sádico de Joffrey, recién convertido en Rey, decide que es mejor idea cortarle la cabeza frente a una multitud entre la cual estaban las hijas de Ned: Sansa y Arya. La muerte de Ned hace que declaren a Rob el Rey del Norte con lo que básicamente shit hits the fan. Tal vez no fue el primer “WTF! moment” de la serie—para entonces ya habían aventado a Bran desde una ventana y matado a Viserys con oro derretido— pero aquí vimos que los buenos no siempre ganan. Como bien le dijo Cersei a Ned, cuando juegas el juego de tronos, ganas o mueres.

Jamie-lannister-brienne-of-tarth-game-of-thrones

2. Jaime se confiesa

En esta escena vemos que Jaime, uno de los hijos de perra más grandes del reino, tiene más profundidad de la que aparenta. Después de que le cortan la mano y pierde su cualidad más grande—ser el mejor guerrero del continente—tiene un momento de sinceridad y le platica a Brienne cómo fue servir bajo Aerys (aka el Rey Loco y papá de Daenerys). Relata cómo presenció el terrible asesinato del hermano y del padre de Ned Stark; cómo él sabía que el Rey había enterrado “wildfire” debajo de la ciudad para hacerla explotar antes que entregarla a Robert Baratheon; y por qué decide matar al Rey justo antes de la toma de King’s Landing. Al final, resulta que Jaime tiene honor.

winterfell

3. Theon toma el Norte

Theon Greyjoy se crió con los Stark porque su papá, señor de las Iron Islands, se rebeló contra el Norte. Ned sofocó la rebelión y para asegurarse que no se repitiera se llevó al heredero de las Iron Islands como rehén a Winterfell, donde recibió el mismo entrenamiento que sus hijos. En medio de la Guerra de los Cinco Reyes, Theon traiciona a su familia adoptiva, conquistando el castillo y matando a muchos de sus habitantes, incluidos Bran y Rickon (o por lo menos eso creíamos). Theon es derrotado  y torturado al punto de la locura por el bastardo Ramsay Snow, después Ramsay Bolton, quien después se casa a la mala con Sansa, y después se vuelve sustituto de croquetas. El punto es que a partir de la traición de Theon pasa mucho tiempo para que los Stark puedan recuperar el Norte.

the red wedding

4. The Red Wedding

La serie esta llena de momentos shockeantes, pero ninguno a la altura de la Red Wedding. Robb Stark rompe su promesa de casarse con una Frey y para tratar de arreglarlo, su tío, Edmure Tully, se casa con una de ellas. En el banquete empieza a sonar “Rains of Castamere”, el son de los peores enemigos del Norte: los Lannister. Apuñalan a una embarazada Queen Talisa, esposa de Robb, múltiples veces en el vientre; disparan con ballestas a Robb y Catelyn; asesinan a los asistentes leales a los Stark: Roose Bolton apuñala a Robb (“the Lannisters send their regards”, ¡maldito!); y Catelyn degolla a Lady Frey para después ser degollada ella. En pocas palabras la escena es un caos en el que muere la rebelión del Norte y las esperanzas de Arya de reencontrarse con su familia en The Twins, entonces ¿por qué no? termina volviéndose una asesina sedienta de venganza. Los Bolton son recompensados por Joffrey nombrándolos guardianes del Norte.

juicio tyrion

5. Juicio de Tyrion

Tyrion es acusado de envenenar a Joffrey el día su boda (quien por cierto se merecía algo peor que acabar azul en dos minutos, pero ¡bueno, nos dieron el gusto!) y puesto frente a un juez: su papá, Tywin Lannister. Tyrion pierde la cabeza durante el juicio, en lo que fue una de las grandes actuaciones de Peter Dinklage en ese papel, y le grita a los asistentes que le hubiera gustado que Stannis Baratheon tomara la ciudad y los matara a todos, y que daría su vida por envenenar a cada asistente. Pero niega su culpa (en realidad fueron Littlefinger y Lady Olenna, abuela de la novia, los autores) y exige un juicio por combate. Como Tyrion es un enano y Gregor Clegane es “la Montaña”, combate Oberyn Martell en su lugar y no acaba muy bien. Tyrion se termina escapando, no sin antes matar a su papá mientras descomía, y su nuevo camino lo lleva a ser la Mano de Daenerys. En Dorne quieren venganza por la muerte de Oberyn y las “Sand Snakes” ejecutan un golpe de Estado, matan a Doran Martell y a su hijo Trystane, envenenan a Myrcella Baratheon y se alian con Daenerys tiempo después.

sansa littlefinger

6. Sansa y Littlefinger en The Eyrie

Littlefinger es uno de los personajes más escurridizos del programa, siempre tramando algo sin revelar sus intenciones. Durante la boda de Joffrey y Margaery organiza el escape de Sansa y se la lleva a The Eyrie con su tía Lysa. Al lado de Littlefinger, Sansa deja de ser la niña tonta y siempre víctima, aprende el arte del engaño, la mentira y la manipulación. En The Eyrie nos enteramos que Littlefinger y Lysa mataron a Jon Arryn —el evento que desató todo el desastre que pasa en la serie. Lysa trata de matar a Sansa, pero Littlefinger la mata a ella antes, convirtiéndose para efectos prácticos en el Señor de The Eyrie. De ahí, Littlefinger lleva a Sansa a Winterfell para que se case con Ramsay Bolton y la pase fatal por un buen rato.

Jon's_death

7. El asesinato de Jon Snow

Todo Westeros es un desastre, pero la amenaza más grande son los “White Walkers”, esos monstruos de hielo que convierten a personas, caballos y gigantes en zombies que sólo buscan matar gente. Jon Snow lo sabe y como Comandante de la Night’s Watch deja pasar a los “wildlings” a través del muro, en parte para salvarlos y en parte para que mínimo no se conviertan también en zombies que lo intenten matar, pero sus hermanos no lo toman muy bien y lo acaban matando. Melisandre lo resucita y el haber muerto le da el tecnicismo que necesita para salirse de las filas de la Night’s Watch. Desde El Muro y al lado de la recién escapada Sansa consigue apoyo para una nueva embestida contra los Bolton en la Batalla de los Bastardos. A momentos de ser una catástrofe para los Stark, Littlefinger y los amos del Vale salvan el día en una de los capítulos más caros en la historia de la televisión. Jon es proclamado Rey del Norte a pesar de ser para todos el hijo bastardo de Ned Stark—en realidad es hijo de Rhaegar Targaryen y la hermana de Ned, Lyanna.

daenerys

8. Daenerys quema a los Khals

Nada le parecía salir bien a Daenerys: sus dragones no le hacían mucho caso, una banda de asesinos clandestinos mataba gente por las calles de Meereen y para colmo fue llevada prisionara a Vaes Dothrak para que la enjuiciaran por romper las reglas de los dothraki. Ahí, sin ciudades bajo su mando, sin dragones que la protejan, sin su ejército de Unsullied o de mercenarios, sin Ser Barristan Selmy, sin Jorah Mormont y sin Daario Naharis, Daenerys nos demuestra que es una pistola por mérito propio. Ella es Daenerys “the Unburnt” y quema una cabaña con los khals dentro para demostrarlo, y suma a una legión de dothrakis a su ejército en el proceso.

hodor

9. Hold the Door

Del otro lado del muro, Bran Stark está aprendiendo a desarrollar sus poderes. Por sus descuidos, el Rey de la Noche logra localizarlo y romper la protección de su escondite, por lo que tienen que escapar a toda velocidad. Hodor detiene la puerta tras ellos mientras Meera Reed le grita “Hold the door!” y Bran está en trance viendo una escena de años atrás en Winterfell, en la que aparece un joven Hodor. Sí, la muerte de Hodor fue muy emotiva para muchos pero lo más importante de la escena es que Bran parece ser capaz de alterar el pasado en sus visiones (aquí viene el gran debate de toda obra ciencia ficción acerca del viaje en el tiempo y cómo se alteran las cosas, pero no vamos a entrar en eso). Veremos que logra hacer Bran con sus nuevos poderes

cersi-wine

10. Cersei explota el Septo de Baelor

En un momento muy a la Mad King, Cersei decide deshacerse de parte de sus enemigos de un solo golpe. El High Sparrow y su bola de fanáticos religiosos y todos los Tyrell—menos Lady Olenna—son volados en pedazos dentro del Septo de Baelor. Tommen, que si estaba muy enamorado de Margaery y seguramente muy decepcionado de su mamá, se avienta por la ventana de su torre dándole un nuevo significado a King’s Landing. Obviamente, Olenna Tyrell no está muy contenta y se alía con Dorne y Daenerys en contra de los Lannister. También, a falta de Baratheons o pseudo-Baratheons en la línea de sucesión, Cersei se proclama reina de Westeros. Bitches be crazy!.

8_AndresGomez

 

 

El Canto de las Sirenas y los “Likes”

banner2017-02

por Jorge Eulalio Hernández

La mitología nos puede ayudar, como todas las formas de narrativa, a comprender y resolver temas de gran importancia en nuestras vidas. El hombre ha insistido en contar las mismas historias una y otra vez; cambia los nombres, las formas y los contextos, pero no puede escapar figuras arquetípicas que, como si fueran parte de nuestra genética, se manifiestan tarde o temprano.

¿Por qué nos hemos contado, en diferentes regiones del mundo, la historia de un héroe que se sacrifica y así vive para siempre en todos? ¿Qué importancia tiene mantener viva la anagnorisis (lo que ahora llamamos plot-twist) en las historias? ¿Por qué insistimos en transmitir la lección del amor apasionado y ciego que tiene un destino fatal? No hay mucho que pensar: nos contamos historias porque así mantenemos un legado común como especie. Al parecer, no importa cuánto cambie el mundo, quiénes seamos o desde dónde luchemos; las batallas internas, los dragones a vencer y los sacrificios del ego son ineludibles (para el que quiere vivir).

Según la tradición, las sirenas de la Grecia antigua fueron hijas del río Aqueloo y una de las musas (hay diferentes versiones que proponen a Melpómene, Calíope o Terpsícore). Estas criaturas, ahora en su versión más pobre, como en los casos de Ariel y la coqueta de la cola bifurcada de Starbucks, tienen una función específica en la mitología clásica: la de seducir a los viajeros y desviarles de su camino.  “No escuches el canto de las sirenas” es una frase común. Nos pide que, como Ulises, nos amarremos fuerte al mástil de nuestra embarcación para salvarnos del fatal destino que nos espera tras acudir a los encantos de aquella trampa.

Los mitólogos indican que las sirenas fueron cambiando con el tiempo: primero tenían cuerpo de ave, después aparecieron las pisciformes (Borges señala la distinción en inglés entre sirens y mermaids, las sirenas y las sirenas acuáticas respectivamente), pero no cambiaron únicamente en forma sino también en método de atracción. Del canto y la música, acudieron a la carnada visual y por ello es común imaginarlas peinando su largo cabello, sentadas sobre una roca, con rostros perfectos y redondos pechos… y es esta versión la que me hizo reflexionar sobre la vigencia de estas criaturas en nuestra vida diaria.

“Un canto de sirena es sinónimo de una tentación hedonista” dice Carlos García Gual, uno de los más importantes mitólogos de nuestros tiempos, quien no flaquea al advertirnos sobre el destino del que escucha el canto:  “…quien arriba a la isla de las sirenas se queda allí, olvida para siempre el viaje, como atestiguan los huesos y pieles que se pudren entre las flores de la isla”.

Pienso en ‘likes’. Pienso en el número de reproducciones de un video subido a Youtube, en la cantidad de comentarios que se hagan sobre una foto tuya y en las numerosas veces que la publicidad actúa como el canto de una sirena. Tenis para correr más rápido, fragancias que consiguen que Scarlett te espere entre sábanas, push-up bras que te convierten en Adriana Lima… todo sea por complacer mi deseo de sentirme deseado/a.

Acudo al ejemplo de cómo tu perfil de Facebook o Instagram te permite editar tu imagen ante el mundo y, como carnada para el interés de los transeúntes, logras tu momento de atención a través de la imagen de lo que no eres. Mi tesis es que no solamente somos presas del canto sino que, a veces, somos nosotros mismos esos seres que atraen con la mentira y desvían los caminos ajenos. Si lo pensamos bien, es algo profundamente ominoso: sabemos lo que el otro desea y nos transformamos en eso. La pregunta que debemos plantearnos es ¿y para qué desviar al otro? Bueno, la respuesta es aún peor: al parecer, el canto sirénico de nuestros tiempos atrae el hedonismo del otro, pero atraemos a la presa para nutrir nuestro propio hedonismo. Esto último cae dentro de la jurisprudencia del amor y las perversiones. Pero ya habrá otra ocasión para hablar de ello, no nos desviemos de nuestro camino.

Por lo pronto, concluyo en que la copiosa presencia de campañas publicitarias, propaganda política, estrategias de mercado, influencers (lo que sea que eso signifique) en redes sociales y agentes parecidos, emplearán todo aquello que deseas para lucir más atractivos y deseables. No desvíes tu camino y tu concentración por la tentación de lo aparentemente bello y rápidamente obtenible. Si Ulises se hubiera rendido ante las distracciones no habría sido el héroe de una de las historias más extraordinarias que conocemos.

No escuchemos el canto de las sirenas, que saben tomar la forma de lo que uno desea. Sirenas políticas, sirenas familiares, sirenas amigas, sirenas like, sirenas revista…

38_JorgeEulalioHernandez

Perdonar sin olvidar

aPor: Alex Leurs

No me gusta París. Tiene todo lo que no extraño de una ciudad grande; tráfico, ruido, caos, masas de gente en dinámicas deshumanizantes y contaminación, entre otras. No obstante habría que ser muy testarudo para negar su grandeza. Es la ciudad cliché del romanticismo y la belleza. Joya arquitectónica, mina de oro cultural, patrimonio histórico, bastión de los derechos humanos y de la modernidad democrática. París es simbólicamente un testigo de las atrocidades que fundaron nuestro presente sociopolítico. En este sentido, el legado histórico parisino transmite una responsabilidad social de la cual es importante poder apropiarse si pretendemos aprender del pasado para encaminar los presentes por venir.

Recientemente descubrí, en París, el Memorial de los Mártires de la Deportación; se trata de un monumento a los que sufrieron y sobrevivieron los abusos de otros. Un recuerdo del alcance de la maldad pero también de supervivencia, de lazos y resiliencia. Y si bien es un monumento al pasado, también lo es hacia los que vuelven a vivir estas tragedias en la actualidad. O por lo menos, la promesa de que algún día también se hará uno para ellos. Claro, cuando ya sea demasiado tarde. Porque al parecer ese es el momento en el que a la mayoría se le facilita abrir los ojos; cuando es muy tarde para actuar.

Situado a espaldas de Nuestra Señora de París, justo donde la Isla de la Cité termina y el Sena se impone, un parque disimula escaleras que te confrontan, de forma inevitable, con una estructura que evoca la angustia de llegar a un lugar donde no eres (bien) recibido. Luego, una secuencia de salas. Desfilan imágenes, citaciones, videos, mapas, números y estadísticas que no dejan indiferente a nadie. Da la impresión de que sólo un sociópata o un ser que no quiere sentir puede salir intacto de esta visita; confundirlos sería un insulto para el primero.

La idea de escribir alrededor de esta experiencia surgió al instante en el que entré a la primera sala. Sin embargo, la convicción de que era necesario hacerlo llego al final, cuando salí y vi a gente asoleándose, tomando cerveza en el parque del memorial.

En la visita dos citaciones me inspiraron.

“Perdona. No olvides” –Anónimo.

Yo me pregunto lo que significa y lo que representa perdonar a aquellos que cometieron crímenes contra la humanidad. También me pregunto lo que significa no olvidar. Y si me lo pregunto es porque trato de aprehender la dimensión histórica de esos eventos y lo que pueden aportarnos. Sino un memorial no sirve para otra cosa que para calmar nuestra angustia. En ese caso seria pura hipocresía (y si bien no omito la hipótesis, prefiero ser optimista). La memoria no tiene sentido si se usa para atormentar, para designar culpables y recaer en tendencias nacionalistas. La memoria es la base del aprendizaje y es en ese sentido que te pregunto a ti lector, ¿cómo perdonamos algo que no conocimos? ¿Cómo aprendemos de eso?

“Pero el día en que los pueblos entiendan quienes eran ustedes, morderán la tierra de despecho y sus remordimientos los inundarán de lágrimas y les levantarán templos”

– Vercors-

Esta cita fue la que más me conmovió. Me hizo ver que actualmente corremos el riesgo de querer morder la tierra en el futuro. En cualquier otra época ya estaríamos hablando de guerra. Nuestro presente, envuelto en lo virtual, facilita la banalización del sufrimiento de otros. Porque si puedo ver a la gente sufrir desde mi jacuzzi entonces, tal vez, después de todo, no sea tan grave. Si puedo tolerar verlo y saberlo entonces la dimensión dramática se desmorona. Y es que así nos veo. Tomando el sol sobre la memoria de los que han sufrido excesos humanos. Como si eso no pudiese pasarnos. Como si eso ya no pudiese pasar. Sin embargo, no solo esta pasando, sino que nos oponemos a responder de forma humana a una crisis social argumentado política, economía y distancia.

En la Segunda Guerra Mundial habían deportaciones, trincheras, campos de trabajo, campos de exterminio, intolerancia a la diferencia (porque no solo fueron víctimas los judíos sino también los negros, los árabes, los discapacitados y los homosexuales, entre otros), muertes, sangre y periodicazos. Hoy en día tenemos twitter e instagram, videos y fotos, migración forzada, puertas cerradas, miradas volteadas, drones y –aparentemente– algunos campos de trabajo forzado para homosexuales en Ucrania. Que las formas cambien no significa que no estén en juego los mismos valores, las mismas libertades, los mismos miedos, las mismas esperanzas. Y eso, se nos está escapando. Ojo, no hablo de la información sino de su alcance y de su significado.

Entonces, regreso a la primera citación. ¿Qué es perdonar sin olvidar?

El primer esbozo de respuesta que puedo proponer es que en una lógica dialéctica los opuestos permiten avanzar mediante síntesis. Tengo miedo de vivir sin entender lo que está en juego. Sería un insulto a nuestros antepasados que defendieron con sus vidas un ideal. No sé cuál sea ese ideal. Únicamente puedo decir que me parece que hoy en día nuestros ideales se limitan a la imagen y algunos otros indicadores banales y superficiales. Y que esos ideales no se ven trastocados por el sufrimiento humano. Al contrario, se ven reforzados como una pantalla de protección.

Tal vez la mayor lección es que el ser humano se puede deshumanizar, que la maquina que hemos creado tiene en su algoritmo la tendencia a apagarnos mediante la homogeneización de la cultura y de las formas de ser.

Entonces, saliendo del memorial, viendo a la gente sin camisa, bebiendo sobre ese parque, me vino a la mente el movimiento de los Indignados. Porque, ¿cómo no indignarse? La historia permite contextualizar el presente, reflexionarlo para construir el por venir. No hay una buen camino. Pero repetir la historia o tolerar la repetición de errores del pasado, eso si que debería ser indignante.

Retomando la construcción de Mujica; esto no es una apología al intelectualismo, es una apología a lo humano comprometido.

35_alexleurs

 

 

 

 

EUROVISIÓN: La politización de la música

Algunos años atrás platicaba tranquilamente con unos amigos españoles por Skype cuando de pronto una de ellas comenzó a gritar frenéticamente: “¡Va a ganar la mujer barbuda, por Dios!”

Su reacción fue el detonante para que mis amigos comenzaran a discutir sobre la tan enigmática “mujer barbuda”; y yo… bueno, los veía sin entender de qué estaban hablando. A los pocos minutos uno de ellos me explicó el súbito cambio en nuestra conversación, todo se resumía a una sola palabra: EUROVISIÓN.

Es un festival musical con más de sesenta años de tradición en el que los países compiten enviando a un cantante con un tema inédito para tratar de obtener el primer lugar. El país ganador será la sede del festival al año siguiente, generando mayor turismo y derrama económica, por lo que todos quieren ganar.

El concurso es un evento organizado por la UNIÓN EUROPEA DE RADIODIFUSIÓN (UER) y todos los países del continente pueden participar sin importar su afiliación política. De igual forma, cualquier otro país puede tener acceso al programa si alguna de sus televisoras está dispuesta a pagar por los derechos de transmisión. Por lo anterior hemos visto concursar a otras naciones como Israel y Australia ya que transmiten contenidos de la UER en sus propios países.

Si algún país debe dinero a la cadena, este es automáticamente suspendido del festival. Todos los concursantes pasan por unas eliminatorias o semifinales, excepto España, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia, mejormente conocidos como los “BIG FIVE”. Ellos son los jueces en las semifinales y pasan automáticamente a la final ya que son los que más aportan a la cadena (UER).

El año en el que mi amiga gritó durante nuestra llamada por Skype (2014) ganó Conchita Wurst, un personaje artístico creado por el cantante austriaco, Thomas Neuwirth, mejor conocido como “la Mujer Barbuda” o “la Reina de Austria” con el tema Rise like a Phoenix. Mi curiosidad se abrió entonces al desarrollo artístico, escénico y musical de uno de los festivales europeos más trascendentales en la historia de los mismos.

En el 2015 me preparé iniciando el año. Quería predecir al ganador estudiando las noticias más importantes de los medios internacionales, las políticas públicas de cada gobierno, la letra de la canción, el desarrollo audiovisual y escénico de cada uno de ellos. Había encontrado la conexión el año anterior con la señorita Conchita y la algarabía popular por una mayor aceptación legal en Europa de los derechos LGBT.

Mi análisis entonces, me llevó a elegir como futura ganadora a Polina Gagaria, la representante rusa del certamen que hablaba de esperanza e inclusión de toda índole en su propuesta. Ese año se habló mucho de los primeros grandes atentados del Estado Islámico; de cómo atraían a jóvenes occidentales con promesas de una vida arrojada y de valor; de la destrucción de ciudades y las matanzas que asemejaban más a un holocausto que a un simple conflicto armado local.

A Million Voices sonaba al aliento dulce que necesitaba el mundo, sin embargo, erré. Heroes del sueco Mäns Zermelow fue la ganadora y creí que todo mi análisis había estado equívocado; se lo achaqué a mi inexperiencia y falta de conocimiento sobre el tema. Sin embargo, al año siguiente otro ruso estaba a punto de llevarse el primer lugar y asegurar la oportunidad de llevar el evento a su nación generando el tan anhelado flujo turístico, y el honor de ser parte de la gloriosa lista de ganadores.

Sergey Lazarev (Rusia) entregó en 2016 en Estocolmo, Suecia, You are the only one con la vitalidad y frescura de las primeras chispas del saberse enamorado. A pesar de que las casas de apuestas y el público en general la posicionaban en primer lugar, fue la ucraniana Jamala con su tema 1944 la ganadora del certamen. Para entonces dejé de interesarme tanto por estudiar el evento y me enfoqué en disfrutar de la música que iba agregando de a poco a mi reproductor. Sin embargo seguía pensando que algo no cuadraba.

Tras finalizar la gala del año 2016 leí en varios portales noticiosos que Rusia alegaba la tan famosa “mano negra” en contra de su representante; es decir, que los jueces del certamen habían sido parciales al darle esa puntuación a la representante ucraniana por una canción que hablaba de cómo soldados del régimen comunista habían masacrado a una comunidad de la península de Crimea.

Las menciones en los medios de comunicación a la canción galardonada ese año reavivaron la rivalidad política entre Ucrania y Rusia, pues en el año 2014 Ucrania declaró a la Unión Europea que Rusia había invadido su territorio y violado su soberanía al anexar la península de Crimea a su territorio. Esto llevó a una completa cobertura mediática que se redujo paulatinamente; el resultado de eurovisión en el 2016 abrió de nuevo esa carpeta que comenzaba a olvidarse.

Sin embargo, en este conflicto, Ucrania no cuenta con el respaldo de la historia por cercana que esta sea.

  • La península de Crimea es un punto clave en el comercio nororiental.
  • A lo largo de la historia ha sido disputada por persas, cimerios, escitas, hunos, turcos, hasta llegar a manos de la autoridad imperial rusa.
  • Por sus cálidas temperaturas, comparadas con el resto del país, era apreciada como área de veraneo para aristócratas. La familia Romanov llegó a pasar algunos veranos en esa región antes de ser masacrados.
  • Durante el periodo comunista la región se vio desolada y diezmada por el control autoritario y déspota del ejército, haciendo que muchos de los nativos huyeran a una joven Ucrania y otros países aledaños.
  • Tras la caída de la Unión Soviética, la pequeña península se declaró a sí misma República Independiente de Crimea. Sin embargo, al ser tan pequeña y tan fácil de dominar pidió auxilio a su vecina más cercana: Ucrania. Generando así un pacto de colaboración y protección.
  • Ucrania no respetó el pacto y trató a la pequeña república como a la sierva del hogar: sin derechos y sin leyes que les permitieran el desarrollo. Se encontraban a merced de un pez más grande.
  • En tres ocasiones, la pequeña República de Crimea pidió diplomáticamente la oportunidad de generar su propia constitución política, algo que Ucrania rechazó tajantemente.
  • Durante el 2014 se organizó el referéndum que llevó a la región a buscar adherirse a la Federación Rusa buscando mejores oportunidades civiles y políticas para sus ciudadanos, estallando así el conflicto.

Todo esto nos lleva a cuestionar si Ucrania actuó cual niño berrinchudo culpando a Rusia de tomar bajo su protección a una zona que despreciaron por décadas. Y ahora, no sólo la Unión Europea, sino el mundo entero ven a los rusos como los “malos” del cuento. Sí, todos sabemos que Putin no es un santo, pero tampoco es el tirano que pretenden reconocer.

Al estudiar inicialmente la política como factor determinante en el festival creía que sería impulsora de la empatía de los asistentes y televidentes y no algo más turbio que eso. Un festival generado para dejar tensiones políticas a un lado después de la Segunda Guerra Mundial está ahora manchado con la política más sucia de la actualidad.

Este año el concurso se llevó a cabo en Kiev (Ucrania) con el lema Celebrate Diversity, el cual fue mancillado al acercarse la fecha de las Semifinales. La cantante rusa, Yulia Samoylova, fue sancionada por el equipo organizador por conocerse que había visitado previamente la República de Crimea —en la actualidad, para los ucranianos esto es un crimen de guerra—por lo que lanzaron un ultimátum a Rusia: “Cambian a su representante o se transmite su actuación vía satélite. Ella no pisará suelo ucraniano.”

Al intentar politizar tan descaradamente el concurso, muchos críticos comenzaron a señalar que esto dañaría la reputación del concurso, dejando de lejos el fin por el que fue creado y por el que se eligió el tema de este año.

Pero la historia no termina ahí. Por primera vez en la historia ganó Portugal, una nación ninguneada por la Unión Europea, con la canción de Salvador Sobral, Amar pelos dois. Esta canción compuesta por su hermana Luisa es una oda al amor puro y no deja insensible a nadie: algunos la odiaron… Muchos más, lloraron al escuchar la bella interpretación del portugués.

Este hombre que nunca se había interesado por los festivales y la algarabía mediática subió al escenario al conocerse el resultado final y dijo a la audiencia: “La música son emociones, sentimientos; no son los fuegos artificiales que se ponen en el escenario”, rematando así su comentada actuación en el festival.

La prensa y otros artistas no tardaron ni lo que Cristo en resucitar de la muerte para atacarlo: “Un rarito ha ganado Eurovisión”, comentan unos por su estética no convencional; “Ha ganado por el teatro que armó con su enfermedad”, comentó un desairado representante rumano. Este venerado festival ahora mancillado por los rencores de los malos perdedores se encuentra en su etapa más hipócrita: declara unión en la diversidad y apuñala a la menor provocación.

A pesar de esto los millones de televidentes y espectadores no dejan de disfrutar el ambiente festivalero y las propuestas musicales que cada año endulzan sus oídos. Esperemos que no los endulcen tanto como para no reaccionar en contra de esta situación que se agrava año con año.

 

 

 

El cine que vamos matando

Por: Daniela Dib – @dandiba

Un solo dato parecería suficiente para mantener con vida la esperanza de que los libros siguen vigentes: en el 2016, el 60% de las películas más taquilleras a nivel mundial fueron adaptaciones de alguna obra literaria. Otra cifra, sin embargo, derrumbaría la fe del literato más entusiasta: las obras literarias responsables de estas ganancias fueron cuatro cómics, un clásico y un libro basado en otro libro.

Película Recaudación total
Capitán América: Civil War $1 153 304 495
Rogue One: Una historia de Star Wars $1 056 052 054
Buscando a Dory $1 028 570 889
Zootopia $1 023 784 195
El libro de la selva $966 550 600
La vida secreta de las mascotas $875 457 937
Batman vs Superman: Dawn of Justice $873 260 194
Animales fantásticos y dónde encontrarlos $814 037 575
Deadpool $783 112 979
Escuadrón Suicida $745 600 054

Fuente: Box Office Mojo

“Capitán América: Civil War”, basado en el cómic Civil War de Mark Millar y Steve McNiven para Marvel; “Batman vs Superman: Dawn of Justice”, inspirado en los personajes de los cómics creados por Bob Kane y Bill Finger (Batman) y Jerry Siegel y Joe Shuster (Superman) para DC Comics; “Deadpool”, basado en el cómic homónimo de Rob Liefield; “Escuadrón Suicida”, inspirado en varios villanos de DC Comics; “El libro de la selva”, adaptada de la novela clásica de Rudyard Kipling; y “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, una secuela del universo de Harry Potter también escrita por J.K. Rowling. El que la adaptación cinematográfica de estas obras haya sido buena o mala no está a discusión. Lo que vale la pena resaltar es que, contrario a lo que ocurría hace unas décadas, los grandes estudios de cine parecen estar enfocados en encontrar una receta para lograr éxitos de taquilla. Al hacerlo, sacrifican la creatividad, las buenas historias y las nuevas ideas. Incluso Martin Scorsese, uno de los cineastas más reconocidos del séptimo arte, declaró recientemente que “El cine ha muerto”. Atribuyó su muerte a la falta de creatividad de la industria, culpando a los “estudios con aversión al riesgo que además están obsesionados con las películas de franquicias.”

Lo que los estudios de cine comprenden bien es que la experiencia del cine no ha muerto, pero está luchando por mantenerse a flote. Netflix, Hulu, Amazon y sus competidores han desarrollado una nueva manera de consumir contenido (on-demand y binging) en dispositivos móviles, así que los estudios ya no pueden darse tanto lujo de experimentar con nuevas historias costosas de producir cuyo éxito no pueden anticipar. Una manera de predecir una película taquillera es observando otro mercado que produce y vende historias: el literario.

No es cosa nueva que los libros sean fuente de inspiración para cineastas. El Padrino, película que muchos expertos califican como la obra maestra del séptimo arte occidental, fue adaptada por Francis Ford Coppola del libro homónimo de Mario Puzo. Stanley Kubrick adaptó varios libros, entre ellos: El Resplandor de Stephen King y Lolita de Vladimir Nabokov. El éxito que la trilogía de El Señor de los Anillos alcanzó en las salas de cine, al igual que la saga de Harry Potter, no pudo haber sido posible sin la imaginación que J.R.R. Tolkien y J.K. Rowling plasmaron en sus extensos tomos. En los más de cien años de historia del cine, cientos de libros buenos y malos han derivado en películas malas y buenas. De hecho, la influencia que la literatura ha tenido en la industria cinematográfica ha sido tal que le ha ganado una categoría especial en los premios Oscar: la de Mejor Guión Adaptado.*

Sin embargo, lo que hoy ocurre es diferente. Estudios de cine como Sony, Universal y Paramount Pictures han creado departamentos de Adaptación Literaria para identificar obras de cualquier tipo de literatura que puedan convertirse en éxitos en taquilla. Y pareciera ser que el principal requisito para adaptar al cine una obra literaria es que el libro haya sido un éxito en ventas. Esto explica filmes extraordinarios como “Figuras Ocultas”, basada en el libro Hidden Figures: The American Dream and the Untold Story of the Black Women Who Helped Win the Space Race de Margot Lee Shetterly  y “La llegada”, adaptada del cuento corto  Story of Your Life de Ted Chiang. Pero también parece ser la razón detrás de todas las secuelas de superhéroes que ya han sido mencionadas, o de filmes como “Cincuenta Sombras de Grey”, basados en la obra homónima de la autora E.L. James. Tanto el filme como la novela fueron destrozadas por la crítica, pero el libro ha vendido más de 130 millones de copias y la película generó más de $85 millones de dólares tan solo en el fin de semana de su estreno.

Scorsese parece rendirse ante la falta de creatividad en el mundo del cine, pero no todo es culpa de los estudios. Si el público mundial está dispuesto a pagar por ver la séptima entrega de una franquicia de superhéroes, entonces los estudios seguirán explotándola. Resulta interesante que la temática más recurrente este tipo de películas sea la lucha entre el bien y el mal. Aunque sin duda son conceptos universales que compartimos entre culturas antiguas y  modernas, ¿realmente queremos seguir viendo cada verano la versión reciclada con disfraces de lycra, efectos especiales y superestrellas? ¿Por qué seguimos yendo al cine a consumir historias tan parecidas entre sí?

Las películas que solemos consumir en las salas de cine mexicanas se realizan principalmente en EEUU. Sin embargo, desde nuestra frontera podemos comenzar a exigir mejores historias. Somos, en gran parte, una audiencia global que consume contenido de diferentes geografías. Querer diversidad en el cine no significa más películas de cine de arte o de actores mexicanos hablando inglés. ¡Queremos buenas historias! Si la industria editorial está influenciando las decisiones de grandes estudios de cine, ¿por qué no más cineastas, latinos o no, voltean a ver las grandes historias que encierra la literatura latinoamericana? Y tal vez la pregunta más difícil: ¿por qué nosotros como audiencia seguimos queriendo ver la misma historia cada año?

22_DanielaDib-23

El niño que vivió

IMG_2362

Por: Ernesto Gómez – @EGH7

Corría el año de 1990 y Joanne Rowling, en ese entonces una completa desconocida, imaginó por primera vez a Harry Potter durante un viaje en tren. La historia terminó por cobrar vida en los cafés de Edimburgo y, siete años después de ser concebido, Jo Rowling entregó al mundo Harry Potter y la Piedra Filosofal. Así, sin pensarlo, arrancó el fenómeno que marcó a una generación completa.

El mundo era otro. Con decir que Titanic todavía no estrenaba y nadie sabía aún de la relación de Clinton con Lewinsky. Los que crecieron con Harry Potter podrán recordar con nostalgia como se fue agrandando el furor con el que se esperaba la publicación de cada libro y de cada película; como Harry Potter redefinía los alcances de la ficción hasta convertirse en un parque temático. Recordarán que se veían los lanzamientos de los trailers de cada película como si se tratara del capítulo nuevo de una serie televisiva. El fenómeno fue tal que los libros han vendido más de 450 millones de copias a nivel mundial y la marca está valorada hoy en día en más de 15 mil millones de dólares. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte marcó el primer libro de su tipo que se dividió en dos partes para su adaptación cinematográfica y así marcó tendencia —véase el ejemplo de Sinsajo, Amanecer y, en un extremo, El Hobbit—. A la fecha, los “potterheads” son de los fanáticos más asiduos y dedicados del mundo. Tan sólo con decir que fue cuestión de horas para que se agotara el primer tiraje de Harry Potter y el Niño Maldito, el guión de la obra de teatro que salió a la venta el año pasado. Nueve años después de que se acabara su historia, la gente sigue hambrienta por más.

IMG_2363

Con Harry Potter el mundo se encontró con un fenómeno de popularidad y ventas que no se conocía desde los tiempos de los Beatles. Prueba de esto es que por primera vez en la historia habrá una película producida exclusivamente por fanáticos de los libros que ahora nos contarán los orígenes de Voldemort y que también están buscando fondos para hacer una película acerca de los fundadores de Hogwarts. Rowling redefinió el “fanfiction” y la historia que nos contó sirvió para fortalecer y hasta formar nuevas amistades con el gusto de hablar y debatir sobre el mago más famoso de la historia.

Harry Potter se ganó un lugar eterno en el corazón de sus fans por diferentes razones. La mayoría están de acuerdo en que encontraron con Harry y sus libros un mundo mágico en el que refugiarse de sus problemas para pensar en los de Ron, Hermione y Harry, una historia con la que pudieran entender lo que es crecer sintiéndose diferente. En sus páginas y sus personajes fueron descubriendo el verdadero valor de un buen maestro, de la amistad, la lealtad, la familia y el amor: la cualidad por la que Harry pudo vencer a Voldemort.

Espejo de Oesed

Lo impactante de la serie es como la autora y los personajes fueron creciendo junto con sus lectores y la enorme profundidad sentimental que se adivina desde el primer libro, especialmente en el pasaje en que Harry encuentra el espejo de Erised y se ve a sí mismo deseando, por encima de todo, la familia que perdió. A pesar de ser libros de fantasía y de lectura fácil, están siempre impregnados de añoranza y de la búsqueda constante de Harry por un sentido de pertenencia. Harry Potter se volvió un titán de su época por la forma en la que metió a los lectores de lleno en su fantástico mundo en el que siempre triunfa la bondad humana y en el que todos los fans fueron encontrándose con personajes inolvidables que los marcaron de una forma u otra.

IMG_2364

Hoy, veinte años después de que se publicara Harry Potter y la Piedra Filosofal, podemos garantizar que Rowling nunca imaginó el efecto que tendría su obra sobre el mundo, la forma en la que tendría a sus lectores devorando hoja tras hoja, el enorme gusto con el que leerían cada capítulo y la envidia que le tendrían a quien apenas está hojeando La Piedra Filosofal por primera vez. Joanne Rowling escribió con Harry Potter su propio cuento de hadas que la hizo pasar de ser pobre a ser más rica que la Reina de Inglaterra, inspirando así a cientos de escritores a tratar de abrirse camino en el mundo del arte. Con su obra, Rowling le dio algo especial a cada uno de sus lectores, un pequeño tesoro en cada libro, un patronus que los protege en momentos de tristeza.

IMG_2365

Todos los fans alguna vez supieron que si los pusieran frente al espejo de Erised se hubieran visto con la carta de Hogwarts en mano, admitidos a la mejor escuela de magia en el mundo. Todos desearon alguna vez tener un maestro como Dumbledore, tan lleno de sabiduría y tan dotado de habilidad con las palabras. Harry Potter es así de importante para sus fans verdaderos que le tienen un amor tan eterno como el de Severus por Lily y que cuando les pregunten que si siguen amando los libros de Rowling después de tanto tiempo responderán “por siempre”.

9_ErnestoGomez

 

 

Los 9 momentos más indignantes de la guerra contra el narco

Por: Andrés Gómez Laborín – @a_gomezl

Estamos en guerra. Llevamos poco más de diez años en guerra, de eso no debería de haber duda. Pero la hay, o por lo menos actuamos como si no estuviéramos. Los enfrentamientos y los asesinatos han dejado ya las primeras planas de los periódicos y ahora están en las páginas interiores. La violencia ya no es noticia, la administración de Peña Nieto se ha esforzado en sacarla de los encabezados, y ya sea por éxito de su parte o por hartazgo de la nuestra, así fue.

Preferimos pensar en otra cosa porque el tema nos perturba. Nos excusamos con frases como “se están matando entre ellos” o “son estados como Michoacán y Guerrero, aquí está súper tranquilo”, pero en poco más de una década han desaparecido más de 28,000 personas (¡¡!!) y muerto más de 150,000 (¡¡¡¡!!!!). El 2016 fue el año con más homicidios desde 2011 y 2012, cuando la violencia alcanzó su pico. Para poner en perspectiva la magnitud del conflicto, te presentamos los 9 momentos más representativos e indignantes de esta guerra:

1. Los Garza de Allende

En marzo de 2011 Los Zetas desaparecieron a todas las personas de apellido Garza en Allende, Coahuila. José Luis Garza era uno de los operadores del cártel en la región, y después de quedarse con una tajada de las ganancias (sin discutirlo con el cártel, me imagino), el grupo criminal tomó venganza sobre él y toda su familia. Se tiene evidencia de 42 desaparecidos, aunque algunas versiones hablan de más de 300[i]. 26 personas fueron encontradas muertas e incineradas en dos ranchos de la familia Garza, y de los otros 16 no se sabe nada.

2. Los migrantes de San Fernando

En agosto de 2010, viajaban dos camiones con 77 migrantes centro y sudamericanos rumbo a la frontera. A la altura de San Fernando, Tamaulipas, fueron detenidos por un comando de Los Zetas. Fueron llevados a una bodega, donde les ofrecieron trabajar con ellos a cambio de sus vidas; sólo uno aceptó. En la bodega fueron encontrados 72 cuerpos, muertos a balazos. 58 hombres y 14 mujeres fueron asesinados ese día. 5 de los 77 pasajeros sobrevivieron.

3. El ataque a Morelia

Era la noche del 15 de septiembre de 2008 en la plaza principal de Morelia. Las fiestas por el aniversario de la Independencia de México ya habían empezado y el ambiente era de celebración. De pronto, se detonan dos granadas que acaban con la noche, matando a 7 personas. El ataque no tenía el objetivo de matar a una persona en particular; fue un acto de terrorismo del crimen organizado contra la sociedad. A la fecha no se conoce a los responsables.

4. Bar Heaven

La Ciudad de México había sido relativamente inmune a la violencia en el resto del país, tanto así que el candidato idóneo en las elecciones de 2012 no podría más que ser el Procurador, Miguel Ángel Mancera. Un año después, a finales de mayo de 2013, son “levantados” de un bar en la céntrica Zona Rosa 13 jóvenes que posteriormente fueron encontrados en una fosa junto con algunas armas. Al parecer se trató de un ajuste de cuentas entre dos grupos narcomenudistas locales.

5. La muerte del candidato

Rodolfo Torre Cantú era candidato a la gubernatura de Tamaulipas por el PRI cuando fue asesinado en junio de 2010. Según la investigación, el candidato no quiso cooperar con el Cártel del Golfo y esto lo llevó a su muerte. A la fecha es quizá la figura política de más alto nivel en caer a manos del narcotráfico. La sensación es que nadie está a salvo. Es plata o plomo.

6. La Tuta y el hijo del góber

En 2014 salieron a la luz videos en los que Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, líder de los Caballeros Templarios, y Rodrigo Vallejo, hijo del entonces gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, tomaban cerveza y discutían temas que tenían que ver con el gobierno de la entidad. Entre problemas de salud y acusaciones de vínculos con el narcotráfico, Vallejo terminó por renunciar a la gubernatura ese mismo año.

7. Tlatlaya

La versión oficial fue que habían muerto 22 criminales en un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas en Tlatlaya, Estado de México. Tras una investigación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos determinó que por lo menos 15 de los 22 fallecidos habían sido ejecutados, y que la escena había sido alterada para que pareciera que habían muerto en un enfrentamiento. Varios eran michoacanos y habían sido obligados a trabajar para el crimen organizado. Tres eran menores de edad.

8. Los 43 de Ayotzinapa

El caso que más estremeció al país y dinamitó la aprobación de Peña. A finales de septiembre de 2014 un grupo de normalistas que viajaban en varios camiones son interceptados por la policía municipal de Iguala, Guerrero. Los estudiantes arrojaron piedras… Y los policías balazos. Desaparecieron 43 estudiantes. Entre investigaciones enredadas y verdades históricas, el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda, son señalados como responsables, y el entonces jefe de la PGR, Jesús Murillo Karam, anuncia que los estudiantes fueron asesinados e incinerados en un basurero. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes desmiente la versión oficial, y aunque ciertos restos han sido identificados, aún no sabemos qué pasó con ellos.

9. Otra vez San Fernando

Karen, hija de Miriam Rodríguez, fue secuestrada cuando tenía 14 años en San Fernando, Tamaulipas. Miriam, ante la incompetencia de las autoridades, buscó a su hija y a los criminales que se la llevaron. Karen fue encontrada sin vida en una fosa clandestina, y su madre llevó a cabo una investigación y presentó evidencia suficiente para procesar a 16 narcotraficantes y enviar a 13 de ellos a la cárcel por la desaparición y asesinato de su hija. A partir de entonces, Miriam dedicó su vida a la búsqueda de los desaparecidos por la guerra, recibiendo amenazas constantes por parte de criminales y poca protección por parte del gobierno. El 10 de mayo de 2017, en pleno Día de las Madres, fue asesinada afuera de su casa.

8_AndresGomez

[i] http://www.animalpolitico.com/2016/10/desaparicion-masiva-en-allende-coahuila-quedo-en-el-olvido-institucional-colmex/

Dejen dormir a Harrison Ford

Por Jorge Eulalio Hernández

“Tu historia no ha terminado…aún queda una página” dice Ana de Armas al final del nuevo trailer de “Blade Runner 2049”, la secuela de una película de culto protagonizada por Harrison Ford en los tempranos años 80. Ford interpreta a Deckard, el mejor agente policial de una división llamada Blade Runners, quienes se dedican a identificar y exterminar a aquellos humanos artificiales— “replicantes”, como se les llama en la película— que se han rebelado contra el sistema humano, por así decirlo.

La explicación del argumento no es para añadirle volumen a este artículo, sino para denotar algo muy importante y destructivo que está sucediendo con esta y muchas más secuelas, precuelas y demás “cuelas” que toman su lugar en cartelera cada mes. Uno de los temas más controversiales entre los fans de Blade Runner era si el mismo Deckard también era un replicante y no lo sabía. Hay una breve toma en la que la pupila de Harrison Ford tiene un reflejo rojo, una característica básica de los replicantes que parece ser obvia para el público pero no tanto para los personajes dentro de la película. Este momento de duda, que abre la posibilidad de que el héroe no conozca la terrible verdad de su origen—un elemento del drama edípico por excelencia— ha generado debates, libros de filosofía y otros interesantísimos materiales en torno al cine, la bioética y muchas otras materias.

Treinta y cinco años después, un Harrison Ford con arrugas paquidérmicas intercambia diálogos con Ryan Gosling. La gran mayoría de los fans de Blade Runner opinamos que nadie necesitaba la secuela. Estábamos bien con el misterio de aquella original película que nos llenaba de preguntas la cabeza. No importa si la secuela es buena o mala, sino que su existencia echa a perder la pregunta que mantenía viva a la historia original con una devastadora respuesta: Deckard envejeció, entonces no es un androide.

Para mí, aquello que tiene secretos es algo vivo. El lado oscuro de la luna se siente más vivo por su misterio, las profundidades del océano albergan cuanta vida queramos porque la obscuridad es un lienzo para la imaginación. Todos tenemos secretos y, si las historias los tienen, se asemejan a nuestras propias historias.

Pienso en el final de “El Graduado”, uno de los mejores finales en la historia del cine y curiosamente no es un final como tal: el protagonista, triunfante, se sube al camión con la chica y tensas sonrisas se dibujan en sus rostros. Paulatinamente las sonrisas se desvanecen y, como coreografiadas, se transforman en un gesto de incertidumbre. “Y ahora… ¿Qué?” preguntan los ojos de Dustin Hoffman.

Siempre me he preguntado qué fue de ellos dos. Me los imagino eternamente sentados en aquel camión con interior blanco, como una hoja de papel nueva, acompañados de una interminable “The Sound of Silence” de Simon & Garfunkel y siempre en el camino, nunca en el destino.

El ejercicio de preguntarme “¿que habrá sido de ellos?” me recuerda que esos personajes seguirán vivos para siempre, porque tengo muchas preguntas que nunca podrán ser contestadas. Esa es la virtud de la pregunta irresuelta: la permanencia del misterio, que irónicamente mantiene vivo todo aquello que participa en la duda.

Hay una mala costumbre actual de querer explicar todo: los orígenes, los finales y las historias alternas. La mayoría de las veces, la historia nunca será suficiente porque el público construye nuevas historias donde las historias acaban. Es en estos “huecos” donde habita el interés del público por la narrativa, son estas lagunas donde uno se conecta emocionalmente. Cubrir estos espacios es negar esa conexión emocional.

“Quisiera pensar que huyó, pero lo más probable es que lo hayan pescado”, dice Vince Gilligan, creador de Breaking Bad, sobre Jesse Pinkman. Ni su propio creador sabe qué le pasó. Por ello sus personajes son tan profundos, por ello se mantienen vivos aunque mueran a manos de unos neo-nazis de Nuevo México.

38_JorgeEulalioHernandez