Cuatro mujeres alrededor del mundo y sus perspectivas de diseño

PORTADA

ARTICLE IN ENGLISH AVAILABLE BELOW THE LAST INTERVIEW 

Por: Sofía Bosch – @sboschg

El mes pasado se celebró el Día de la Mujer y con esto, tuve muchas reflexiones sobre el rol de la mujer en un área que a mí me afecta directamente: el diseño. Por primera vez no quise plasmar mi visión de las cosas, como lo he estado haciendo por medio de Inteligencia Independiente el último año, pero le quería ceder el micrófono a otras personas con los mismos intereses.

Desde hace seis meses que tengo el placer de compartir un salón de clases con estas cuatro mujeres ejemplares. Cada una ha adoptado prácticas de diseño poco convencionales y trata de generar cambios positivos por medio de ellos. Maria de Grecia, Niranjana de la India, Luana de Brasil y Wendy de Hong Kong nos dan su perspectiva del futuro del diseño y su rol como mujer dentro de esta industria creativa.

MARIA TSILOGIANNI [26, Grecia, http://mariatsilogianni-portfolio.tumblr.com/]

Maria
MARIA TSILOGIANNI, GRECIA

¿Puedes contarnos sobre tu práctica, cuáles son tus intereses en el mundo del diseño?

Estoy formada como arquitecta pero me interesa la teoría crítica, la filosofía y me considero también artista.

Creo que la arquitectura es un área tan amplia que no la puedo en realidad definir como diseño. Personalmente no puedo ver el diseño como algo muy específico, cuando me hablan de “diseño” lo que me viene a la mente es un masa desordenada total, todo conectado y vinculado a todo. El diseño se relaciona con la sociedad, la sociedad con el individuo, el individuo de regreso a lo colectivo. El diseño es una práctica expansiva: es artístico, social, teórico, político, etc.

¿Cómo crees que será el futuro del diseño?

Para empezar, como arquitecta, no tengo futuro en Grecia. Dicen que en Grecia hoy en día y en el futuro cercano nadie va a necesitar un arquitecto. Nadie va a construir nada. Las únicas cosas que se están construyendo por el momento son hoteles y casas en las islas, pero los comisionados siempre son extranjeros y contratan a sus propios arquitectos. No van a venir a contratar a una arquitecta griega. Entonces mi futuro como arquitecta en Grecia está muerto.

¿Cuáles crees que son algunos de los retos a los cuales te enfrentas como mujer en arquitectura/arte/diseño?

Una vez un colega arquitecto me dijo “Maria, para que una mujer consiga una buena posición como arquitecta, necesita casarse con un arquitecto conocido”. Hasta cuando estaba estudiando, los hombres de mi clase no querían trabajar en equipo con las mujeres porque consideraban que no éramos lo suficientemente buenas en el software requerido. Eso me frustraba demasiado y mi respuesta a eso fue convertirme en una nerd en el manejo del software porque quería demostrarles que lo podía hacer igual de bien que ellos.

No creo que nos consideraran en ningún momento como sus iguales. Con el fin de darnos a respetar nos teníamos que agotar trabajando para probar que lo podíamos hacer igual o mejor: “puedo manejar el software como ustedes”, ahora es: “puedo trabajar y tener hijos”. Como mujer una tiene que trabajar igual o más.

¿Cuál será el rol de las mujeres en diseño en el futuro? ¿Hay barreras que crees que tengan que superar?

Mucha gente hoy en día está insatisfecha, y de la mano de esa insatisfacción muchos grupos feministas han renacido. Creo que hoy nuestras voces se oyen un poco más, pero considero que todavía hay un largo camino para la igualdad. Todavía somos consideradas como fábricas de bebés, como si esa fuera nuestra única meta en este mundo.

Las mujeres son muy buenas manejando varias cosas a la vez: podemos tener bebés, pero también carreras, ser inteligentes, creativas, etc.

NIRANJANA RAMAKRISHNAN [23, India]

Niranjana
NIRANJANA RAMAKRISHNAN, INDIA

¿Puedes contarnos sobre tu práctica, cuáles son tus intereses en el mundo del diseño?

Esta es una pregunta que me cuesta mucho trabajo responder. Mis estudios de licenciatura oficialmente fueron en diseño de mobiliario y diseño espacial. Mi proyecto de graduación no tuvo nada que ver con esto ya que la mayoría de las clases no estaban centradas en una disciplina sino más bien en temáticas amplias que abordábamos por medio del diseño. Por ende los cursos eran por naturaleza multidisciplinarios. En conclusión, no estoy muy segura cuál es mi giro per se, pero mi enfoque es entender sistemas complejos de forma holística y generar conexiones de diseño en los servicios que ayudan a la realización de estos sistemas.

¿Cómo crees que será el futuro del diseño?

Soy una idealista y una tonta optimista, entonces espero que el futuro del diseño sea siempre positivo y se desarrolle hacia áreas en las que hoy no vemos su manifestación contundente. Esencialmente, el diseño no puede existir en aislación. Tiene una relación simbiótica con otras disciplinas, y no puede existir por sí mismo.

¿Cuáles crees que son algunos de los retos a los cuales te enfrentas como mujer diseñadora?

¡Tantos!

La India es, desafortunadamente, un país muy sexista. Curiosamente, el diseño se ve como una profesión adecuada para las mujeres. Creo que es porque se considera que –y aquí voy a generalizar un poco– es algo a lo que se le atribuye un valor estético. Entonces cuando uno habla de diseño, automáticamente es asociado con la industria de la moda o con el diseño gráfico. Y no estoy diciendo que estas no sean industrias relevantes, pero reducen el diseño a eso, a algo meramente visual y por ende conveniente para una mujer, no algo que pudiera tener impacto y su propia voz.

¿Cuál será el rol de las mujeres en diseño en el futuro? ¿Hay barreras que crees que tengan que superar?

Sí. Las mujeres con carrera profesional, de cualquier disciplina, siempre se verán en la encrucijada de escoger entre su vida personal y su carrera. O habrá un momento donde no puedan rebasar el ya famoso glass ceiling (techo de cristal) y nadie va a hacer nada al respecto. Entonces, las mujeres siempre tendrán que comprometer lo uno o lo otro, y para mí eso no es una posibilidad. Ojalá esto sea algo que cambie en un futuro, que lleguemos a un punto en donde las mujeres no tengan que hacer concesiones por absolutamente nada. 

 

LUANA GRACIANO [28, Brasil www.luanagraciano.com]

Luana
LUANA GRACIANO, BRASIL

¿Puedes contarnos sobre tu práctica, cuáles son tus intereses en el mundo del diseño?

Soy diseñadora gráfica enfocada principalmente en cuestiones impresas y su relación a prácticas espaciales. Mi objetivo es trabajar desarrollando la identidad visual en una gran variedad de formatos, desde exhibiciones hasta publicaciones. En mi práctica cotidiana trato de conjugar influencias de diferentes disciplinas como el arte, la arquitectura, la política y la teoría crítico dentro del mundo del diseño gráfico.

¿Cómo crees que será el futuro del diseño?

En los últimos años es perceptible como el mercado ha empujado a los profesionistas a altos niveles de especialización, comprometiendo su habilidad a tener una visión holística y privándolos de una participación crítica en la toma de decisiones. Sin embargo, con los avances en tecnología e inteligencia artificial, creo que las tareas mecánicas y extremadamente especializadas se automatizarán y los profesionistas tendrán que adaptarse a pensar de una forma más global y sistémica.

¿Cuáles crees que son algunos de los retos a los cuales te enfrentas como mujer diseñadora?

Aunque las mujeres han gradualmente ocupado puestos clave en el mercado laboral, una joven mujer puede que se tope con una actitud paternalista por parte de sus colegas o clientes en algún punto, sobre todo en el contexto latinoamericano. Las industrias creativas pueden ser más progresistas que otras áreas más convencionales, pero sigue habiendo una necesidad de eliminar el sexismo en nuestras relaciones profesionales, no solo en diseño, sino en cualquier esfera.

¿Cuál será el rol de las mujeres en diseño en el futuro? ¿Hay barreras que crees que tengan que superar?

Creo que deberíamos primero reconocer y entender el género como una construcción social –una noción compleja e indudablemente un sitio de lucha. No hay, por ejemplo, tal cosa como una profesión para mujeres o para hombres; con el mismo nivel de entrenamiento y las mismas oportunidades creo que ambos somos capaces de realizar cualquier tarea. En este sentido, espero que el rol de las mujeres como el de los hombres en el futuro sea el mismo, sin importar el género.

WENDY LAU [29, Hong Kong, www.uuendylau.com]

Wendy

¿Puedes contarnos sobre tu práctica, cuáles son tus intereses en el mundo del diseño?

Mis antecedentes son en diseño de producto. Me gradué ya hace varios años y trabajé como coordinadora de proyectos encargándome del proceso de diseño, desde el desarrollo y producción hasta la comercialización y promoción. Los proyectos eran principalmente relacionados a productos, pero eran bastante variados: desde proyectos de joyería hasta productos electrónicos para el hogar. Al mismo tiempo me di cuenta que con esta dinámica nunca podía realmente diseñar lo que quería por lo que, mientras trabajaba tiempo completo, en mi tiempo libre los fines de semana fundé mi propia empresa, un formato mucho más artístico. Hice ilustración, a veces instalaciones de arte pequeñas o productos comerciales, como accesorios de moda o papelería.

Tengo un gran interés por el arte contemporáneo, pero en Hong Kong las artes se consideran como un pasatiempo, no algo de lo que puedes vivir. Para poder cubrir los altos costos de vida de la ciudad, necesitaría seguir haciendo diseño de producto. La gente sigue pensando que el diseño no es una “tarea importante”, por ejemplo ven el branding como algo sin importancia comparado con estrategias de publicidad.

¿Cómo crees que será el futuro del diseño?

Espero que haya más colaboración entre diferentes disciplinas. Yo vengo del mundo del diseño de producto y me interesan también el diseño de modas, de interacciones, gráfico e ilustración. Creo que la cooperación puede mejorar los resultados de tareas creativas. La colaboración es esencial, no solo dentro del diseño pero con otras profesiones, hasta las no relacionadas al diseño. Trato de involucrarme en diferentes áreas de diseño para estar equipada como diseñadora multidisciplinaria. Supongo que ese es el futuro.

¿Cuáles crees son algunos de los retos a los cuales te enfrentas como mujer diseñadora?

La verdad es que soy muy afortunada. Por supuesto que hay retos, pero siempre he visto esos retos más bien como oportunidades. Por ejemplo voy a intentar participar en cualquier concurso aunque sepa que tal vez no pueda ganar, porque eso me genera práctica para mis solicitudes futuras.

En Hong Kong todavía hay muchas cuestiones prevalecientes con respecto a las conexiones y qué tan lejos puedes llegar. Supongo que eso es común en todos lados. Es un círculo pequeño, pero una vez que logras entrar tus posibilidades y oportunidades aumentan.

¿Cuál será el rol de las mujeres en diseño en el futuro? ¿Hay barreras que crees que tengan que superar?

No siento que la situación sea mala en Hong Kong. Muchos diseñadores de alto rango son mujeres. Si demuestras que eres capaz, probablemente te den el trabajo. No siento que haya problemas de género. Tal vez yo no me doy cuenta de esas cosas y en el momento que me posiciono en otra perspectiva entonces me doy cuenta que en realidad soy parte de ello y no lo veo. Pero de verdad no siento que sea tan grave en Hong Kong, especialmente en la industria del diseño. La educación tiene mayor prioridad comparado al género. Por otra parte, si demuestras que tienes un buen desempeño entonces la gente lo reconoce. Aunque, no voy a negar que antes era una sociedad dominada por los hombres.

En mi empresa anterior, el 50% eran hongkoneses y el otro 50% eran extranjeros, el ambiente era entonces muy abierto donde siempre sentí que respetaron mi opinión. Hasta en juntas con clientes externos valoraban mis ideas y me pedían mi opinión.

————————————————————-

ARTICLE IN ENGLISH

Last month Women’s Day was celebrated. It sparked in me many reflexions on the role of women in an area that affects me directly: design. For once I did not want to preach my views as I have done for more than a year in this platform, but I wanted to pass the microphone to other people with the same interests as me.

For the past six months I have had the pleasure of sharing the classroom with four exemplary women. Through unconventional design practices they try to generate positive change. Maria from Greece, Niranjana from India, Luana from Brazil and Wendy from Hong Kong give us their perspective on the future of design and their role as women in the creative industry.

——————————————————-

MARIA TSILOGIANNI [26, Grecia, http://mariatsilogianni-portfolio.tumblr.com/]

Can you tell us about your practice, what are your interests in the realm of design?

My background is in architecture but I am also interested in critical theory, philosophy and i am also an artist.

I think architecture is such a broad area that I cannot define it as design. Personally I cannot see design as something very specific, when I listen to “design” it comes to my mind as a mess that links and connects to everything. Design relates to society, society to the individual, the individual relates back to a group. It is an expansive practice: it is artistic, it’s social, it’s theory, it’s politics.

What do you think the future of design will be like?

First of all as an architect I don’t have a future in Greece. They say that today in Greece, and the near future nobody will need an architect, nobody will build anything, the only things being built are only hotels and houses in islands but the commissioners are always foreigners which employ their own architectects. They won’t hire a Greek architect. So at least my future as an architect in Greece is dead.

What are some of the challenges you face as a young women in architecture/art/design?

I was once told by a male architect: “Maria, in order for a women to get a good position as an architect, you need to first marry a well known male architect”. Even when I was studying, men did not want to work in groups with women because they considered we were not good enough with the softwares. So I was getting really frustrated by this and my response to it was becoming a nerd in software management because I wanted to show them I could be as good as them.

I don’t think they ever considered us equal. And in order to be respected we had to exhaust ourselves to prove to them we could do it: “I can manage software like you guys”, now it’s “I can work and have children at the same time”. You have to work the same or even more.

 

What will be the role of women in design in the future? Are there barriers you think they will need to overcome?

A lot of people are unsatisfied, and within this, a lot of feminist groups are re-emerging. So I think today our voice is heard a bit more, but I think it still going to take a long time for equality. I do believe that we will be always seen as baby-factories, as if this was our main goal on earth.

Women are great multitaskers. Men need to realise this: we can have babies, and careers, and be smart and be creative, etc.

——————————————————-

NIRANJANA RAMAKRISHNAN [23, India]

Can you tell us about your practice, what are your interests in the realm of design?

This is a question I always struggle with a lot. My undergraduate diploma officially says that I am a Graduate of Furniture and Spatial Design. My graduation project had nothing to do with this, because most of the courses are not disciplined focused but thematic in their approach to design. So, the courses by nature were multidisciplinary. So, I am not too sure what my practice is per se, but I am interested in looking at larger systems in a holistic way, and services that help the realisation of these systems.

What do you think the future of design will be like?

I am a kind of an idealist and foolish optimist so I am hoping the future of design is positive and evolves towards spaces where today we don’t really see design manifesting itself strongly. Essentially, design can’t exist in isolation. It is a symbiotic relationship with something else always, it cannot exist by itself.

What are some of the challenges you face as a young women in design?

So many!

India, as a country, is very sexist unfortunately, and interestingly enough, design is regarded as a profession suitable for a women. Because – and I am going to generalise a bit– it is tended to be attributed to an aesthetic value. So when you talk about design it is automatically associated with fashion or graphic design. And I am not saying these are not relevant industries, but design is reduced to something merely visual and therefore something suitable for a women. But not something that could actually have an impact or it’s own voice.

What will be the role of women in design in the future? Are there barriers you think they will need to overcome?

Yes, career driven women, in any discipline, will always have to make a choice between that and their personal life. Or you will hit the glass ceiling and nobody will do anything about it. So, women are always having to compromise one the other, and I don’t really see it that way. So hopefully this is something that will change in the future, women won’t need to compromise anything.

——————————————————-

LUANA GRACIANO [28, Brazil www.luanagraciano.com]

 

Can you tell us about your practice, what are your interests in the realm of design?

I am a graphic designer working mostly with printed matter and its relation to spatial practices. My aim is always to work with visual identity in a wide range of formats, from exhibitions to publications. In my everyday practice I try to bring influences from different fields of my interest such as art, architecture, politics and critical theory into the realm of graphic design.

What do you think the future of design will be like?

In the last couple of years it has been noticeable that the marketplace is pushing professionals towards very high levels of specialisation compromising their ability to have a holistic view and so depriving them from critical participation and decision making. However, with the advances in technology and artificial intelligence, I believe that mechanical and highly specialised tasks will be automatised and the professionals will be required to think in a more global and systematic way.

What are some of the challenges you face as a young women in design?

Even though women are gradually taking over high positions in the market, a young woman might face a paternalistic approach from colleagues or clients at some point in her career, specially if we are talking about Latin America. The creative field can be more progressist than conventional areas, but there is still a need to completely eliminate sexism in our professional relationships, not only in design but in any other field.

What will be the role of women in design in the future? Are there barriers you think they will need to overcome?

I think we should first acknowledge and understand gender as a social construction –an utterly complex notion and, undoubtedly, a site of struggle. There is, for instance, no such thing as profession for women or for men; with the same amount of training and equal opportunities I believe that we are both capable of performing any kind of job. In this sense, I hope the role of women and men in design in the future are the same, regardless their gender.

——————————————————-

WENDY LAU [29, Hong Kong, www.uuendylau.com]

Can you tell us about your practice, what are your interests in the realm of design?

My background is product design, I graduated some years ago and then I worked as a project manager taking care of the design process of projects, from development and production to commercialization and promotion. The projects were mainly products, it could be very diverse: jewelry, houseware or electronic products. At the same time I realized with this dynamic I could never really design what I liked or wanted, so while I worked full time I also made use of my leisure time during weekend to start my own business, a more artistic format. I did illustration, sometimes small scale of art installation, and commercial products such as fashion accessories and stationery.

I have a strong interest in contemporary arts, but in Hong Kong the art is considered as a hobby, not something to sustain your life. To be able to cover the high living expenses in Hong Kong, I think I would need to do product design. People keep on thinking design is not a “major task”, for example, they see branding as something not important compared to advertising strategies.

What do you think the future of design will be like?

I expect more collaboration among different disciplines. I come from the realm of product design I am also interested in fashion, interaction and graphic design or illustration. I do think cooperation can enhance the results of creative tasks. Collaboration is essential, even with other professions, and even ones that are not related to design. I try to be involved in different areas of design and try to be equipped as a multidisciplinary designer. I guess that is the future.

What are some of the challenges you face as a young women in design?

Well, I guess I am quite lucky. For sure there are challenges, but I have always seen everything as opportunities instead of challenges. For example, even competitions that I know I might not get, I will still try because it gets me to practice on my future applications.

In Hong Kong there are still very prevalent issues with whom you know and how you are connected to how further you’ll go. But I guess it is common everywhere. It is a small circle, once you get in your chances and opportunities increase.

What will be the role of women in design in the future? Are there barriers you think they will need to overcome? I don’t think the situation in Hong Kong is too bad, many design supervisors are women. If you can show your capabilities you can probably get the job. I don’t think there are gender issues. Maybe I don’t realize those things, but then if I see it from another perspective, maybe I am actually part of it and I just don’t see it.

But I really don’t think it is that bad in Hong Kong especially in design industry. Education is of a much higher priority compared to gender. On the other hand, If you demonstrate a good performance then people would appreciate it. Though I won’t deny that before it was a very male dominated society.

In my previous company, 50% were from Hong Kong and 50% were foreigners, so it was a very open-minded environment where I always felt they respected my opinion. Even during meetings with external clients, they would value my ideas and ask for my opinion.

El Abierto Mexicano de Diseño – ni tan abierto

foto5

Por: Sofía Bosch – @sboschg

El Abierto Mexicano de Diseño (AMD) es el festival de diseño más importante de la Ciudad de México. Durante cuatro años se ha dedicado a promover el diseño en el país por medio de una serie de colaboraciones, eventos, exposiciones y bazares que se desarrollan en diferentes sedes ubicadas en el Centro de la Ciudad. El AMD es en esencia una gran iniciativa para, como dicen ellos, consolidarse como “la gran fiesta del diseño en México”.

Cada edición del festival ha tenido una imagen gráfica muy específica que no únicamente ha servido los fines de comunicación con los asistentes, sino también para crear todo un sistema de navegación en las sedes. Cada imagen gráfica está relacionada con temas específicos: la primera edición tuvo como énfasis los OFICIOS, la segunda los PROCESOS, la tercera las SOLUCIONES, y este año el tema guía del festival será ABIERTO.

Además de ello, el festival tiene como colaboradores –tanto fijos como rotativos- a varios diseñadores y agentes creativos de primera categoría.

foto1
Edición 2013

 

foto2
Edición 2014

 

foto3-1
Edición 2015

 

Mi crítica a esta edición del festival se divide en dos puntos que a mi parecer hacen que el festival caiga en los mismos cánones de consideración del diseño que se han manejado desde los años 60. ¿Cuándo se atreverán a dar el brinco y tratarán de apoyar diseño verdaderamente vanguardista? ¿Será que México está estancado, en realidad no es culpa del Abierto, y no se genera diseño de vanguardia?

Enfocándome meramente en el Abierto, mi primer comentario tiene que ver con el nuevo diseño de esta edición. Considero que las resoluciones gráficas de los años anteriores habían estado mucho mejor pensadas, pero más allá del sentido estético de la nueva imagen, creo que comisionarlo a Lance Wyman es un desaire para las nuevas generaciones de diseñadores.

foto4-1
Edición 2016

Lance Wyman, reconocido diseñador estadounidense, creador de la señalética de México 68 y del metro de la Ciudad de México, es una eminencia en el diseño gráfico. Reconocido durante décadas, ha sido un parte aguas en la forma de concebir la comunicación gráfica en el país Azteca. Pero, apostar por el genio creativo de Wyman de 79 años en vez de las nuevas generaciones de diseñadores que tienen mucho que aportar es finalmente hacer una declaración clara y contundente: no se confía lo suficiente en los jóvenes diseñadores emergentes como para permitirles generar la imagen del AMD, y eso es una pena. Se prefiere apostar por el nombre pesado, que se conoce de forma popular que por diseñadores emergentes. Porque sí, en México hay diseñadores talentosísimos, pero, como en esta ocasión: no hay espacios para despegar. El AMD sería un espacio espectacular para ese tipo de oportunidades.

Mi segunda crítica va dirigida al tema de este año. Es un tema abierto donde los lineamientos para participar únicamente dirigen el tipo de diseño: visual, tridimensional, virtual, espacial y portable. ¿Seguimos en los años 60?

Si vemos un poco las tendencias de los festivales de diseño a nivel internacional ya sea en Estados Unidos o Europa, se ha empujado por nuevas temáticas y ramas de participación del diseño y se ha dejado de hablar de “disciplinas del diseño” perfectamente separadas. Por ejemplo, este año se cumplieron 50 años del festival Design + Research + Society (DRS) que se lleva a cabo cada año en Brighton, Reino Unido. El DRS ha sido vanguardista en las ponencias que presenta, ya que su formato es más el de un coloquio o conferencia, y el de un festival basado en el pensamiento crítico y el futuro del diseño. Además, es un espacio de integración entre el mundo académico y el sector profesional.

En contraste, el Abierto Mexicano de Diseño se queda rezagado, con temas que finalmente promueven un evento que parecería más un bazar. ¿Por qué los directivos del Abierto no empujan por temas de transición, temas que podrían posicionar a México a nivel internacional en cuestiones de diseño?

La programación de este año no se ha anunciado pero esperemos que supere ampliamente la interpretación gráfica de Wyman para esta edición.

¿Para cuándo las oportunidades a los talentosos diseñadores mexicanos? ¿Para cuándo el diseño social, el diseño de transición y comprometido?

3_sofiabosch

FREELANCING: ¿peligro o beneficio para las industrias creativas?

FotoIntro_SBosch

Por: Sofía Bosch – @sboschg

Navegando por Facebook, me doy cuenta de que cada vez más aparecen “concursos” de diseño de logotipo o gente pidiendo ayuda de diseño gráfico para alguna marca o empresa que quiere lanzar. Trabajo en diseño, específicamente gráfico, hay. Eso sí, la comunidad es pequeña y los rumores corren. Si un diseñador es serio y cumple con los servicios que puede ofrecer, no es descabellado que pueda vivir de freelancer o trabajar de forma independiente y sobrevivir. Un artículo (http://www.cnbc.com/2016/03/08/the-millennial-hustle-working-side-jobs.html) menciona las ventajas que tienen los millenials al poder trabajar de forma flexible y tener varios trabajos que a la vez les permitan hacer las cosas de manera libre y diferente. Sin caer en la rutina, monotonía y muchas veces aburrimiento de un trabajo fijo.

La movilidad laboral se facilita sobretodo en industrias creativas que pueden llevar muchos proyectos a la vez y que no necesariamente están ligados entre sí. Asimismo, son proyectos que pueden trabajar de forma individual desde casa o en horarios no obligatoriamente fijos.

Y aunque le veo muchas ventajas a esto: diseñadores, arquitectos y artistas tienen la posibilidad de experimentar en diferentes frentes (una cosa que se crítica usualmente en trabajos fijos es la monotonía de generar material para un mismo fin constantemente lo cual hace al final el trabajo no creativo), también tienen la posibilidad de ir generando una base de clientes a futuro, armar su portafolio de manera particular y tomar muchos más riesgos que si se está en un despacho de tiempo completo.

Esto lo viví de primera mano, y hablando con colegas en la industria, me doy cuenta que el trabajo de “agencia de publicidad” o de marketing in house en una empresa se vuelve cada vez menos atractivo. El estar ligado a un cliente en específico, estar iterando sin parar en publicidad sin mucho fondo ni propósito puede sentirse como la perdida de un cachito del alma. Y hay veces que uno nada mas quiere aventarlo todo.

GIF_PANDAEs por eso que yo apoyo firmemente que la gente haga cosas que le llenen y le gusten aunque eso signifique trabajar de forma no fija en una oficina pero como freelancer. Ahora, aunque esté bien perseguir sus sueños y trabajar en lo que a uno le gusta hay muchas otras cosas que hay que considerar y que no mucha gente en las industrias creativas tiene claro, dos ejemplos son:

  1. Cobro – Cómo se genera una tabla de tarifas o un contrato (por más simple que sea) con el cliente para que, como pasa muchas veces, uno no acabe trabajando gratis o esperando pagos que caen un año después.
  2. Pago de impuestos – Muchas veces uno piensa que con cobrar cierta cantidad ya está listo, pero hay que entender que aunque nuestro trabajo no sea tradicional, eso no quiere decir que tiene que ser informal. Es importante estar en regla con Hacienda y más cuando tal vez en un futuro se vea una posibilidad de convertirse en emprendedor. Hay ocasiones en las que se cobra cierta cantidad, pero al no cobrar los impuestos correspondientes al cliente, uno acaba perdiendo una cantidad sustancial de lo que se pensaba como un “sueldo libre”

Estos son solo un par de puntos que muchas veces no tomamos en cuenta y que son de suma importancia cuando se trabaja de forma independiente. Muchas de estas problemáticas vienen del poco valor que se le otorga a las Industrias Creativas. Tal vez sea cultural, pero es responsabilidad entonces del agente creativo educar en ese sentido a su cliente. Ser exacto con las entregas, con los cobros, estipular todo desde el principio y calendarizar el trabajo. Profesionalizar lo más que se pueda el trabajo que uno provee.

El Laboratorio para la Ciudad, al darse cuenta de estas lagunas en las industrias creativas, generó un programa de 3 meses llamado Saber Creativo (http://sabercreativo.labcd.mx) . Trabajadores de un espectro amplísimo de las industrias creativas se han estado presentado cada 15 días en la Azotea del Laboratorio a tomar clases los sábados y aprender habilidades que no necesariamente se aprenden en la escuela. Lo que podrían llamarse habilidades para la vida, pero que son lo que hacen a los creativos sobrevivir. La presencia de diseñadores y arquitectos se hace notar, pero también hay pintores, bailarines, cineastas, gestores culturales, ilustradores y mucho más. El programa se divide en diferentes sesiones en donde los creativos podrán justamente aprender a cobrar, de contabilidad, sobre derechos de autor, a vender sus proyectos, prototipar de forma rápida, así como de becas a nivel nacional e internacional.

El programa no únicamente ha sido un éxito (se recibieron más de 500 solicitudes cuando había un cupo de 60 lugares), pero ha demostrado que hay un gran rezago en la forma que se enseña a los creativos en México. Una cosa es la disciplina aprendida a ejercer, pero otra cosa son las habilidades básicas de supervivencia en un mundo que ya no está dispuesto a contratar de tiempo completo a un diseñador, otorgar pagos anticipados a bailarines, dar acceso a un seguro de gastos médicos a los arquitectos, o pagar de forma justa el trabajo de un ilustrador, ya que lo que él hace “mi sobrino lo hace de hobby y seguro me lo hace gratis”.

**Nota dedicada a María García Holley que desde el Laboratorio para la Ciudad ha encarnado una ardua lucha por la defensa de la creatividad en la ciudad y la valorización de las industrias creativas.**

3_SofiaBosch

5 Consejos para Sobrevivir Como Diseñador

foto_entrada6_SofiaBosch

Por: Sofía Bosch – @sboschg

El malestar laboral es algo que muchos empleados han experimentado en su día a día. Muchas veces como trabajador se está acostumbrado a ser perseverante y soportar lo que sea con tal de retener el puesto o subir en el escalafón de la organización. Dentro del Gobierno de la Ciudad de México esto es algo que se ve con regularidad en las diferentes Secretarías: horarios extenuantes, cantidades interminables de trabajo, mucho estrés y la percepción de que la remuneración no es competitiva (pese a que en el ámbito del diseño el Gobierno es el que mejores sueldos paga). Estas circunstancias se ven repetidas en el sector privado. Los trabajadores de las industrias creativas (diseñadores, artistas, cineastas, arquitectos, etc.) son los que más sufren en los ámbitos laborales tradicionales. Los sueldos son mucho menores que los ganados en otras disciplinas, además de que muchos de sus ingresos se reciben en un formato informal de freelance o pago por honorarios. Los agentes de las industrias creativas tienen que lidiar constantemente con la precariedad del trabajo, no contar con prestaciones, no estar asegurados, tampoco contar con un fondo para el retiro, pagos irregulares y la falta de contratos. Esto genera un estrés acumulado que no ayuda a las condiciones laborales. La Organización Mundial de la Salud considera el estrés laboral como una epidemia global que puede generar alteración del estado de salud, ausentismo, disminución de la productividad además del aumento de accidentes dentro y fuera del trabajo[1].

Aunado a esto, existe la percepción de que las industrias creativas generan un activo estético pero no necesario y obligatorio. Se considera un plus que se puede añadir al final de un proceso pero que en realidad es algo que “cualquiera con buen gusto podría hacer”. Esta percepción está basada en el hecho de que el diseño o las artes son cuestiones subjetivas a la complacencia estética, y aunque en algunas disciplinas los desenlaces sí son del tipo contemplativo (como la pintura o la escultura), en el diseño no. El diseño tiene toda una serie de bases teóricas además de técnicas que sustentan las decisiones que se toman.

Las licenciaturas en diseño toman generalmente 4 años en cursar. Sumado al tiempo invertido en aprender la profesión, un diseñador tiene que invertir en programas de diseño, su costo ronda los 20 mil pesos, y una computadora que soporte los programas, la cual se puede adquirir en un intervalo de 20 mil y 40 mil pesos. Esta inversión se hace pensando que una vez entrando al mercado laboral se recuperará, pero muchas veces se vuelve muy difícil.

Según la última Encuesta Nacional de Salarios de Diseño hecha por la revista a! Diseño en 2013[2], el 76% de los diseñadores recién egresados de la universidad reciben un sueldo de menos de $7,500 pesos, el 78% considera que “le gusta su trabajo aunque el salario no es tan bueno”. Únicamente 15% de los diseñadores con una posición senior, considerada con 7 años de experiencia en la industria, ganan entre 15 y 20 mil pesos mensuales. El resto de los diseñadores senior tienen un sueldo menor a los 15 mil pesos.

Se tiene que considerar que el diseñador no únicamente tiene que lidiar con costos muy altos de infraestructura para trabajar, pero con experiencias laborales que generan estrés y precariedad. Su punto de partida laboral está mermado y en desventaja en comparación con otras carreras que por su esencia no tienen que lidiar con salarios bajos y el menosprecio de la profesión, como por ejemplo disciplinas ligadas a las finanzas o el manejo económico. Es urgente que se regulen las condiciones de trabajo de los agentes creativos. El outsourcing rapaz con el que muchas empresas e instituciones gubernamentales operan promueve todos estos focos de estrés, que finalmente sí tienen repercusiones en las vidas de muchos trabajadores.

Cinco recomendaciones puntuales para evitar la inestabilidad económica y el estrés:

  1. Seguro médico. Siempre es mejor estar protegido y muchas veces se dejan estos gastos al final y no se hacen. Ya sea un seguro público o privado es algo que se necesita.
  2. Afore: es importante pensar a largo plazo. Se necesita de un fondo para el retiro ya que con la precariedad y obsolescencia de la profesión es importante estar protegido para esa edad en donde ya no podamos ejercer.
  3. Una cuenta de ahorro: los agentes creativos muchas veces reciben pagos con retraso y de manera informal. Evita malos ratos teniendo un colchón económico con el que puedas contar en casos de crisis.
  4. Evita endeudarte: los préstamos son muy benéficos para ciertos sectores laborales, pero en las industrias creativas sobretodo las que se manejan por medio del freelance mantener una entrada de dinero fija y constante es difícil. Evita el estrés y la gastritis que las deudas te pueden provocar. Mejor ahorra y poco a poco ve haciendo adquisiciones que estén dentro de tus parámetros económicos.
  5. No te comprometas a trabajar más de lo que eres realmente capaz de producir. Los malos hábitos alimenticios y de sueño generados por el trabajo excesivo pueden afectar tu ritmo de vida profundamente y hasta provocar un colapso físico y mental.

 

3_SofiaBosch

Foto principal de: http://designbuddy.com/how-self-employed-graphic-designers-can-avoid-burnout

[1] World Health Organization, (2006). Visitado el 25 de abril 2016. http://www.who.int/mental_health/prevention/suicide/resource_work_spanish.pdf

[2] a! Diseño, (2013). Visitado el 25 de abril 2016.

http://disenografia.tonytacacci.com/2013/07/sueldos-de-disenadores-2013/

El Diseño Como Método Transdisciplinario

my-patterns-20062008

Por: Sofía Bosch – @sboschg

El renombrado diseñador Donald Arthur Norman, o más bien conocido como Don Norman, vino a México invitado por el Departamento de Computación del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). No sólo impartió una conferencia magistral para los alumnos del Instituto sino que además tuvo diferentes contactos con el sector privado así como público. Uno podría pensar que la visita de Norman es una más en una serie de conferencias de excelencia que se dan en este prestigioso Instituto, pero en realidad se puede apreciar como una especulación del futuro del diseño en México. Por primera vez una figura tan importante en el mundo del diseño centrado en el usuario y del diseño de interacciones se presentó en este país. Aunado a esto, es de recalcar que fue invitado por una institución que no detenta una sóla carrera ligada al diseño en su currícula.

¿Por qué es tan significativo que Norman viniera al ITAM? ¿Será que el ITAM comienza a ver el valor de lo transdisciplinario[1], la importancia que tiene el diseño dentro de la formación y aplicación de otras disciplinas?

Norman, además de ser un académico destacado, es profesor emérito en Ciencia Cognitiva por la Universidad de San Diego, en California y ha dado clases en universidades como Harvard, Northwestern, y KAIST, la Universidad de Corea del Sur. Es fellow de IDEO y miembro de la Junta de Consejo del Instituto de Diseño de Chicago ligado al IIT (Instituto de Tecnología de Chicago). Asimismo es director del Design Lab en UC San Diego, fundador de la consultora Nielsen Norman Group, una de las más reconocidas a nivel mundial en temas de diseño de interacción y diseño UX (de usabilidad), y autor de múltiples libros como: Design of Everyday Things, Emotional Design, The Design of Future Things y Living with Complexity. En el ámbito privado ha trabajado para Apple y Hewlett Packard.

IMG_2225

Don Norman tiene una trayectoria larga y admirable, sobretodo porque viniendo de un pasado extremadamente tecnológico, computacional y psicológico ha sido un pionero en la forma de ligar coherentemente y lógicamente estas disciplinas con lo que se está enseñando en las escuelas de diseño. Predica que el diseño del futuro no puede ser únicamente estético, como lo enseñan todavía las licenciaturas de diseño, o únicamente funcional, como lo enseñan en las de ingeniería. El diseño del futuro necesitará de la colaboración con otras disciplinas, el diseño del futuro será una mezcla de diferentes especialidades, se necesitará de gente preparada en varios frentes, flexible y capaz de ser funcional sin dejar de lado la creatividad. En el futuro el diseño servirá para moldear interacciones que podrán tener un impacto político y social, por lo que dejar fuera a politólogos, sociólogos y economistas de la conversación sería un gravísimo error, y viceversa. Este tipo de diseño ya tiene aplicaciones en el presente, aunque en muy pocas universidades se ha visto ya un cambio hacia este tipo de enseñanzas: abiertas y transdisciplinarias.

Por ende, es en las universidades que se tiene que gestar un cambio de paradigma. Es importantísimo que se empuje a politólogos, administradores y economistas a involucrarse en asignaturas que les permitan comprender conceptos básicos de diseño de comportamientos, diseño basado en el usuario, o simplemente de metodologías de diseño donde la empatía es importantísima. De la misma forma no se podría concebir una carrera de diseño sin materias relacionadas a la política, la economía, psicología o sociología.

El diseño ya no es una disciplina simple que se define desde el punto de vista tradicional de la escuela de arte, mas bien se ha vuelto una conversación, un eje transversal entre múltiples disciplinas y por ende un factor importantísimo en la toma de decisiones, ya sea a nivel empresarial o a nivel gubernamental.

El diseño tiene el potencial de moldear el futuro, nuestros más básicos comportamientos y no únicamente a nivel físico pero también a nivel conceptual. Las carreras de diseño que se ofrecen hoy en día en México no están preparadas para estos grandes retos. Los diseñadores no están preparados para ser mediadores dentro de un universo político, tecnológico y de impacto social.

Hace unas semanas en un evento sostenido en el Laboratorio para la Ciudad se conversó con representantes de las principales universidades que albergan licenciaturas de diseño: el Centro de Investigación de Diseño Industrial de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Metropolitana, CENTRO y la Universidad Iberoamericana, además de representantes de despachos de diseño social. Una de las grandes interrogantes de la conversación fue cómo generar atracción hacia el servicio público por parte de los diseñadores. Si el futuro del diseño implica su mezcla con otras profesiones para un beneficio social, no habrá mejor oportunidad para los diseñadores que trabajar en el Gobierno. Es la única institución que además de ser un cultivador constante de nuevas soluciones innovadoras, tiene la capacidad inmediata de tener un impacto en la sociedad.

Es así que Don Norman enfrente de un auditorio lleno de alumnos que nunca han recibido una formación en diseño menciona: ¿Cómo podemos hacer que los diseñadores estén dispuestos y preparados para colaborar con una serie de diferentes disciplinas y además comprometerse a ser el traductor físico, comunicacional, interactivo, estético de esta gran cooperación?

Creo que hay dos variables importantes para que estas colaboraciones se lleven a cabo y tengan el impacto social que Norman pregona. La primera es definitivamente un cambio radical de los planes de estudios. Los diseñadores tienen que pasar de ser profesionistas híper especializados a “todólogos”. A lo que me refiero con esto es estar lo suficientemente preparados para abordar problemas complejos con resoluciones técnicas de un nivel profesional. Ser capaces de entender el contexto social, político y económico que los rodea. Por ejemplo, un diseñador trabajando dentro de una instancia gubernamental es importante que entienda la estructura y los funcionamientos internos, las especificaciones administrativas y las jerarquías para poder entender su rango de acción. Asimismo es importante que sea una persona a la cual le interese la investigación, la empatía con el usuario y el estudio etnográfico. La segunda se relaciona con la motivación y los modelos a seguir. Hoy por hoy, trabajar en gobierno, con administradores, abogados e ingenieros que no “entienden” los procesos de diseño es poco motivante para las nuevas generaciones de diseñadores. No se ve atractivo alguno en ello. Es por eso que se necesitan profesores preparados, de calidad, que generen emoción e inspiración en su práctica profesional pero además en cuestión de ideales. Se requieren diseñadores fuertes y talentosos que quieran abrir la brecha del diseño dentro de las entidades gubernamentales. Diseñar es un acto político.

La visita de Don Norman al ITAM fue algo simbólico. Plantó la semilla que, esperemos, dé frutos en las generaciones venideras, no únicamente de diseñadores pero también de especialistas, académicos y técnicos. Ojalá estas nuevas generaciones en el ITAM estén dispuestas a co-crear y empaparse de nuevas formas colaborar con profesiones vistas anteriormente como embellecedoras estéticas de nuestra realidad.

[1] Lo transdisciplinario se refiere a disciplinas que tienen objetivos a largo plazo en común, llegan a entenderse por medio del mismo lenguaje y tratan de resolver una misma meta específica. A diferencia de lo interdisciplinario, donde cada persona contribuye con un conocimiento en específico, lo transdisciplinario promueve que las personas sepan lo suficiente de las otras disciplinas con las que colaboran para que todos puedan operar y contribuir en igualdad de condiciones.

3_SofiaBosch

Diseñadores en el Gobierno: Una Fuerza de Política Pública

Bosch_fotoDIC2015_BUENO.gif

Por Sofía Bosch – @sboschg

En estas fiestas de fin de año, mi familia y yo hicimos de la Ciudad de México a Manzanillo 9 horas en carretera. En este largo trayecto tuvimos mucho de que hablar. Desde los nuevos discos del año, los libros que se nos antojaba leer, los chismes del trabajo (además de los familiares) y también tuvimos un buen rato para discutir sobre nuestros propósitos de año nuevo, entre los cuales por supuesto estaba la cantidad de veces que iríamos al gimnasio apenas empezara el año.

No quiero caer en clichés o lugares comunes con esto, pero la verdad es que cada año sí me propongo un par de cosas que nunca acabo cumpliendo. Llevo años prometiéndome que finalmente voy a dejar el cigarro y eso nunca pasa, o que me compraré un CD de alemán para aprenderlo en los cientos de horas que paso en el tráfico, y eso tampoco sucede, finalmente el ya mencionado “iré al gimnasio todos los días” y bueno, definitivamente ese nunca lo he cumplido. Pero el 2015 fue diferente.

Al empezar el año pasado, me propuse hacer algo concreto, un proyecto, que involucrara al Laboratorio para la Ciudad y a los diseñadores de las otras dependencias del Gobierno del Distrito Federal. Esta vez el propósito fue como una bocanada de aire fresco. No era algo que sintiera como un peso, o que fuera en contra de mis deseos. Al revés, me apasionaba, era lo que más quería hacer. En ese momento no tenía idea de lo que sería o cómo lo haría pero decidí que mis esfuerzos tenían que ser dirigidos hacia esa meta. Armada con mis teóricos del diseño favoritos: Felix Guattari, Tony Fry, Bruno Latour y Jane Bennett, además de mis fantásticas colegas diseñadoras en el Lab, Ana y Daniela, armamos un programa llamado Diseño para la Ciudad.

El programa engloba una serie de conferencias, talleres y retos, que tienen como objetivo integrar poco a poco conceptos complejos de diseño dentro del gobierno. Estos conceptos (como el human-centered design, el diseño especulativo o el diseño de servicios) proponen nuevas aportaciones por parte del diseñador. Muchas veces estas oportunidades vienen ligadas a una mayor participación en los procesos de creación de algún proyecto o política pública. Alimentan una mayor injerencia por parte de los diseñadores en las metodologías de trabajo, además de un prototipado rápido, el cual permite probar los proyectos en el campo de acción. Este proceso de prueba y error, concede el perfeccionamiento y mejoramiento de los resultados que impactarán la vida diaria de los ciudadanos.

El saque inicial del programa se dio entonces con el Primer Encuentro de Diseñadores de Gobierno que tuvo lugar en agosto del año pasado.

Contactamos a 86 dependencias del Gobierno de la Ciudad, además de a las 16 delegaciones, para que sus diseñadores asistieran al encuentro. En la reunión, se dio una pequeña plática de lo que es el design thinking, término que se acuñó en los años 70 y que se ha popularizado en la última década, y su impacto dentro de estructuras gubernamentales. El design thinking propone un proceso empático, analítico y etnográfico en la búsqueda de soluciones innovadoras a problemas complejos (a lo que en inglés se refieren como wicked problems). Estos problemas se han vuelto tan enredados que una resolución por medio del diseño tradicional no es factible.

Aunado a esto, lo que se buscó fue la creación de una comunidad de diseño dentro del gobierno más concreta. Muchas veces, diseñadores trabajando en una misma dependencia no se conocen ni comparten sus preocupaciones e intereses. Queríamos que este encuentro se convirtiera en un lugar para ello. No sólo nos impresionó la asistencia de los diseñadores (acudieron más de 120), además, nos motivaron sus ganas de trabajar para crear una mejor ciudad.

Muchas de sus preocupaciones estaban ligadas a las herramientas de trabajo. En cantidades se acercaban a pedir que se hicieran más tipos de eventos como éste, que se fomentaran los talleres y diplomados, ya que a muchos les encantaría seguir aprendiendo nuevas ramas del diseño a través de su trabajo. Muchos de ellos mencionaban los años que llevaban trabajando para el gobierno, y cómo no lo cambiarían por nada, ya que sabían que era un servicio esencial para la ciudadanía. Muchos otros, jóvenes, se veían motivados, contrariamente a lo que uno pensaría (muchas veces los diseñadores tienen que lidiar con equipos de trabajo que no entienden sus metodologías y que no les proveen de las herramientas tecnológicas necesarias y suficientes –computadoras y software decente).

Fue un increíble convivio en donde diseñadores de las secretarías más grandes de la ciudad como la Secretaría de Salud, la Secretaría de Movilidad, la Secretaría de Medio Ambiente y de Jefatura de Gobierno acudieron. También se presentaron de dependencias en donde uno no imaginaría que un diseñador está presente de tiempo completo como la Suprema Corte de Justicia, la Policía Bancaria Industrial, la Agencia de Protección Sanitaria, el Instituto de Vivienda y la Caja de Previsión de la Policía Auxiliar.

Además del éxito que fue (es la primera vez en la Ciudad de México que hay un encuentro de este tipo para diseñadores de gobierno), también tuvo sus bemoles. Ha sido difícil convocarlos de nuevo. Pensamos que una plataforma digital donde pudieran verter sus reflexiones así como mantenerse en contacto sería una buena idea, por lo cuál creamos el sitio web de Diseño para la Ciudad . En esta plataforma teníamos ideado un espacio tipo foro que fuera la continuación del encuentro. La idea era que pudieran escribir sus preocupaciones y hasta recibir apoyo o consejos de otros diseñadores por ese medio. Pero resultó que no. Honestamente (uno tiene que aprender de sus errores) es que no fue nada popular y un foro digital no llamó la atención.

Y es así que regreso a mis propósitos del 2016.

Este 2016 me propongo generar un nuevo interés por parte de los diseñadores, de verdad empezar a crear esa comunidad que Daniela, Ana y yo ansiamos tanto dentro del gobierno. Esa comunidad que haga un contrapeso a las malas decisiones de gobernanza y que genere un nuevo empujón de innovación y creatividad dentro del Gobierno de la Ciudad de México. Esa comunidad a la cual le interese ir más allá de diseñar posters y andenes de metro rosas, que quiera ver cambios tangibles en su ciudad. Me propongo generar una visibilidad del impacto que tiene un diseñador en las decisiones que se toman dentro de gobierno. Y esta vez, prometo que haré absolutamente todo por cumplir. En un año veré qué tal me fue.

3_SofiaBosch