Albures, refranes y dichos populares

estrategias-lenguaje-5-y-6

Por: Diego Fernández – @DFG_Diego


En México no se habla español, se habla mexicano
“…pero si el pensamiento corrompe el lenguaje,
el lenguaje también puede corromper el pensamiento.”
-George Orwell

Hablemos al chile: el lenguaje popular permea hasta el último resquicio de la cultura mexicana, dándole el carácter de sabiduría popular a los refranes y dichos pronunciados por labios cultos e incultos. Los aforismos populares están cargados de conocimientos adquiridos empíricamente y de moralejas que invitan a la reflexión profunda en torno a la vida y a la realidad. Las enseñanzas del refrán se transforman en sabiduría que queda plasmada con tinta indeleble en la memoria colectiva de México por medio de una frase corta y contundente, misma que se repetirá al cansancio para justificar o prevenir un problema.

Según Agustín Basave Fernández del Valle, investigaciones previas a 1989 demostraron que en nuestro país hay más de 10,000 frases populares que alimentan la filosofía del mexicano. El refrán surge en el pueblo, en el campo, en la senectud. Quizá los autores de los dichos más pronunciados fueron ancianos con una perspectiva diferente de la vida gracias a su experiencia, a los sucesos que marcaron su camino. La mayor aportación de estos autores anónimos fue darles aliento a los habitantes de un país donde impera la incertidumbre, el riesgo y el miedo ante la incómoda realidad.

La sencillez de las palabras hace del refrán un conducto lingüístico-filosófico adecuado para el entendimiento de cualquier persona, es decir, sin importar si ésta tiene, tuvo o tendrá la posibilidad acercarse a la “cultura culta” (valga el pleonasmo en su clasificación). El refrán describe un hecho en una sola oración, misma que debe analizarse minuciosamente para destejer el mensaje oculto en la metáfora.

Las palabras novohispanas resaltan en los dichos populares, pero en éstos también están presentes las voces precortesianas. En México no se habla castellano, se habla mexicano. Esto mismo llevó a la Real Academia Española de la Lengua a parir una institución llamada Academia Mexicana de la Lengua. En 1835 se crearía un instituto para la evaluación del idioma mexicano, misma institución que sería ratificada por decreto presidencial en 1854. La Academia Mexicana de la Lengua lucharía por la inclusión de los mexicanismos dentro del Diccionario de la RAE. El lenguaje del mexicano rebasa al castellano. Las variantes de significados pueden generar confusión en el extranjero, mismo que se verá desnudo ante otra categoría del lenguaje popular: el albur.

El albur -como juego de palabras- es valorado por algunos y despreciado por la mayoría. La profundidad del albur hiere susceptibilidades de personas poseedoras de un limpio y recto sentido moral, pero nutre de entretenimiento al vulgar, al dicharachero, al malhablado.

Para algunos sólo alburean el pelado, el naco y el ignorante. Es costumbre de léperos; “batalla de tepiteños”. Lo que ignoran los que toman como certeza la “ignorancia del albureador” es que este último necesita de una pícara capacidad lingüística (con amplio bagaje del léxico popular) y de una agilidad mental única para generar una frase que sirva como estocada direccionada hacia el espíritu del receptor. El albur es una batalla que necesita de dos caballeros armados con las palabras del pueblo y los vocablos cultos como espadas, escudados con la imaginación y portando el doble sentido como coraza para defenderse de la locución del enemigo.

El albur rebasa toda lógica del lenguaje, va más allá de lo concreto, del ente, de la cosa. El “chile” –en México– no sólo es la verdura que en otros países hispanohablantes conocen como “picante”. En el combate del albureador, el significante no coincide con el significado. Se echa a volar la imaginación para darle una connotación sexual al objeto, a la palabra, a la persona.

La inseguridad masculina del albureador lo lleva a enfrentar su propio reflejo para demostrar y defender su virilidad. La fonética también influye en el acto alburero. La palabra puede entenderse de dos o más formas a la hora de ser escuchada. La frase que en su versión escrita tiene un sentido, al oído encuentra otro.

El albur no es insulto, es la invitación a un juego idiomático. Alburear conlleva a escribir versos impúdicos con la boca. Según las indagaciones de Juan Domingo Argüelles, desde tiempos coloniales estaba presente la poesía vulgar, procaz, satírica y burlesca. Los textos poéticos compendiados por Argüelles en Breve antología de poesía mexicana nos llevan a concluir que la diversión versificada y el doble sentido están en nuestra cultura –en nuestra mexicanidad– desde tiempos históricos.

Las frases de los albureadores me recuerdan aquel pleito entre dos poetas del Siglo de Oro Español: Luis de Góngora y Francisco de Quevedo. Pido una disculpa para los intelectuales que se sientan agredidos ante tal comparación, pero la creo necesaria. Los sonetos que estos dos poetas se lanzaban con el desprestigio moral como objetivo único, bien pueden verse actualizados en la batalla del albur. Los dos enfrentamientos tienen en común el arma: la palabra (una escrita, siguiendo lineamientos poéticos; la otra hablada, siguiendo el momento, el instante).

La gran mayoría de la sociedad mexicana aún preserva estilos de lenguaje y pensamientos conservadores heredados por la Colonia y la implantación de la religión católica. Quizá sea de mojigatos satanizar el “albur”, el “lenguaje popular”. No existe mexicano exento de alburear o de ser albureado o de recurrir a un refrán para explicar alguna verdad del universo. En este país, no es extraño encontrar a gente culta y a los denominados “intelectuales” recurrir a palabras y frases del pópulo que convengan a la ocasión. La riqueza de lenguaje mexicano nos permite acelerar los procesos mentales para resolver conflictos de la vida cotidiana, es decir, nos proporciona “inteligencia”.

La apertura mental trae como consecuencia la aceptación de lo “moralmente indebido” como parte de nuestra vida diaria. La inmundicia y la suciedad desconciertan al mexicano que se vende como “conservador” ante la mirada del otro, pero que ha pecado pensamiento en más de una ocasión. Pero qué podemos hacer, el mexicano enmascara su realidad, su pecado, su error de pensamiento. Sirva el albur como una catarsis moral. Sirva el refrán como una ruptura de la idea de sólo encontrar sabiduría en los libros. El refrán –sabiduría del viejo campesino– y el albur –poesía del ignorante– son elementos de la cultura popular que nos enriquecen como mexicanos. Por lo pronto, yo seguiré convenciendo a mi amiga madrileña de no usar en este país el verbo “coger” como sinónimo de “agarrar”, “levantar”, “asir”, “sujetar” y “tomar”.

Referencias
Argüelles, J.-D. (2015). Breve antología de poesía mexicana. México, DF: OCEANO.

Basave-Fernández-del-Valle, A. (1989). Fundamentos de la mexicanidad. México, DF: Limusa.

Monsiváis, C. (1976). Estética de la naquiza. Siempre!, Suplemento “La cultura en México”.

Paz, O. (2012). El laberinto de la soledad. México, DF: Fondo de Cultura Económica.

27_diegofernandez

México en el Circo

Foto_principal

Por: Sofía Bosch – @sboschg

En los últimos años la visión que se tiene de México en el extranjero no es del todo positiva. Se habla regularmente de la violencia y la guerra contra el narcotráfico, de la corrupción y los desaparecidos, así como las malas patas y vergüenzas del Presidente.

Esa visión de México no es del todo errónea. Esas noticias se basan en hechos que, exagerados o no por los medios, efectivamente suceden a menor o mayor escala de forma regular. Pero también hay muchas otras cosas sobre México de las cuáles se habla en los medios internacionales: se habla de la cultura, del turismo, de sus playas, de sus bellezas naturales y de la increíble flora y fauna que se pueden encontrar en los diversos ecosistemas que componen el país. Y aunque videos promocionales y fotos imponentes generados por la Secretaria de Turismo son lo que se mueve como material publicitario, nunca me había encontrado con algo en el extranjero que me hiciera querer visitar México a profundidad y que me conmoviera tanto como el nuevo espectáculo del Cirque du Soleil titulado Luzia y que está inspirado en México.

Usualmente la forma de representar a México en espectáculos artísticos es bastante mala, cayendo en el cliché y sobretodo en la falsedad. Hay nada mas que pensar en el mega desfile de Día de Muertos en el Zócalo de la Ciudad de México mostrado en la última película de James Bond. A diferencia de esos momentos “inspirados” por México, pero no verdaderos a la esencia de lo que en realidad es nuestro país, el espectáculo circense, que tuvo su debut en abril de este año en las carpas del Grand Chapiteau en el Viejo Puerto de Montreal, Canadá, justamente se apega a esa belleza cruda de lo que es la naturaleza y la cultura mexicana.

Foto1 (3)

El espectáculo comienza con una mariposa monarca con inmensas alas movilizándose, de forma fluida y atlética, por todo el escenario perseguida por un caballo marioneta, manipulado por al menos 4 personas diferentes. Las marionetas fueron una de las grandes sorpresas de la noche. A través del show vemos diferentes animales muy presentes en la fauna nativa del país: armadillos, insectos diversos, colibríes, cocodrilos, una serpiente y hasta un jaguar son manipulados a la manera de marionetas humanas con movimientos tan exactos que es imposible no sentir que el auténtico animal está presente en escena.

Foto2 (2)

Asimismo, los diferentes actos circenses son del tipo tradicional: trapecistas saltan tan alto como la carpa lo permite, un malabarista hace su oficio a una velocidad que es imposible visualizar cuántos pinos está malabareando, un hombre con una fuerza sobrehumana se sostiene sólo con las piernas en dos varillas extremadamente endebles y por supuesto no podía faltar el presentador-payaso ya típico del Cirque du Soleil. El momento más impactante definitivamente fue el acto de un contorsionista ruso. Dejó al público boquiabierto con una flexibilidad alucinante y al mismo tiempo espeluznante.

Foto3

Al talento excepcional de los acróbatas y artistas se suma una puesta en escena soberbia con un escenario cambiante que pasa de ser un papel picado gigante, a un decorado de día de muertos, a los bosques michoacanos donde se encuentran las mariposas monarcas, hasta un cenote y una cascada de agua sobrecogedora donde por medio del control de los chorros se pintan motivos de textiles típicos mexicanos. La música de esta edición del Cirque du Soleil corre a cargo de Nortec Collective Presents: Bostich & Fussible con Simón Carpentier como el compositor. Basándose en una mezcla entre la música tradicional mexicana como la marimba veracruzana, la cumbia, la música norteña y toques de electrónica, la música es pegajosa y cautivante.

Los guiños a la cotidianidad en México no se hacen pasar desapercibidos. Un número completo está dedicado al fútbol, los lados del escenario están decorados con patrones de cerámica poblana, hay un momento donde el ambiente es amenizado por un organillero y un luchador da una pequeña probada de lo que sería estar en la Arena México. Y aunque normalmente en los espectáculos del Cirque du Soleil no hay diálogos, los pocos momentos en los que se generaron palabras entendibles todas fueron en un español bastante bien pronunciado.

Foto4

El gobierno mexicano anunció su apoyo al proyecto por medio de una inversión de 47 millones de dólares1 a la gira mundial del show que tendrá lugar durante los próximos 5 años y se está esperando sea visto por más de 5 millones de espectadores en 450 ciudades del mundo2. Yo, como mexicana que tuve la suerte de asistir al espectáculo en Montreal, me sentí emocionada por el show, pero me emocionó todavía más ver a la carpa entera aplaudir sin parar y escuchar comentarios positivos sobre como presentaciones como esta motivaban a la gente a querer visitar México. No todo es malo en el país, por UNA vez la Secretaría de Turismo supo atinadamente apoyarse de los expertos del Cirque du Soleil para generar una publicidad que mueve las emociones a los extranjeros y antoja mucho visitar México.

3_SofiaBosch

REFERENCIAS 

  1. Aguzzi, María Gabriela. “Luzia, Un Sueño Mexicano Lleno Del Surrealismo Y La Majestuosidad Del Cirque Du Soleil.” NM Noticias. May 6, 2016. Accessed July 23, 2016. http://nmnoticias.ca/167396/luzia-mexico-cirque-du-soleil-cultura-montreal-2016-viejo-puerto-premiere-mondiale-premiere-mundial/.
  1. “El Cirque Du Soleil Se Inspira En La Cultura Mexicana.” SIPSE.COM. May 5, 2016. Accessed July 23, 2016. http://sipse.com/entretenimiento/circo-del-sol-estrena-espectaculo-inspirado-cultura-mexicana-203500.html.

Foto 1

Foto 1

Pablo A. Ortiz / NM Noticias

“Luzia, Un Sueño Mexicano Lleno Del Surrealismo Y La Majestuosidad Del Cirque Du Soleil.” NM Noticias. May 6, 2016. Accessed July 23, 2016. http://nmnoticias.ca/167396/luzia-mexico-cirque-du-soleil-cultura-montreal-2016-viejo-puerto-premiere-mondiale-premiere-mundial/.

Foto 2, 3 y 4

Sébastien St-Jean / Photo Agence QMI

“Luzia Du Cirque Du Soleil: Résolument Familial.” Le Journal De Montréal. May 4, 2016. Accessed July 23, 2016. http://www.journaldemontreal.com/2016/05/04/luzia-du-cirque-du-soleil-resolument-familial.