México en Rojo

 

corrupcion-en-mexico-de-mal-en-peor
Imagen: alef.mx

Por: Ximena Mata  – @XimenaMataZ

No nos distraigamos. Nuestro peor enemigo no se apellida Trump. Nuestro peor enemigo no ha cambiado, sigue siendo la corrupción.

En enero pasado, Transparencia Internacional, organización mundial líder en el combate a la corrupción, presentó, como cada año, su Índice de Percepción de la Corrupción. Los países que participan reciben una calificación que va de cero a 100 puntos de acuerdo con su nivel de corrupción, siendo cero la peor y 100 la mejor. En esta ocasión, México obtuvo 30 puntos, su peor calificación en lo que va del sexenio. De 2012 a 2015, la calificación de México osciló entre los 34 y 35 puntos. El año pasado, con 35 puntos, México se ubicaba en la posición 95 de la tabla. Este año se ubica en la posición 123 (!), de 176 países evaluados, compartiendo el sitio con Azerbaiyán, Yibuti, Honduras, Laos, Moldavia, Paraguay y Sierra Leona. Entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México es el peor evaluado en la materia; y entre los países del continente americano, México se ubica también en los lugares inferiores, sólo por encima de Guatemala, Nicaragua, Haití y Venezuela.

indice-de-corrupcion

La puntuación de 2016 sorprende, no sólo por el número de posiciones perdidas respecto a años anteriores, sino porque fue precisamente en el 2016 cuando se creó el tan esperado Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Este Sistema, que surgió con la reforma en materia anticorrupción y se materializó gracias al empuje ciudadano con su iniciativa “Ley 3de3”, generó altas expectativas en una sociedad ávida de una solución para combatir este problema. Si bien es ingenuo pensar que el SNA acabaría por sí solo con la corrupción en México, ver un incremento en la percepción de la corrupción en el país cuando se crea el principal instrumento para combatirla es, al menos, raro. Dos explicaciones pueden dar respuesta a esta situación: la primera es que, de acuerdo con algunos estudios, cuando más se combate a la corrupción, es cuando más aumenta su percepción en la sociedad; la corrupción se vuelve un tema recurrente en los medios de comunicación y la gente es más propensa a percibir este mal. Y segunda, el SNA no ha servido ni servirá para reducir la percepción de corrupción en el país mientras no se demuestren sus efectos, es decir, mientras no se castigue a los corruptos, mientras no se combata a la impunidad. Yo me voy más por la segunda hipótesis.

Determinar qué es peor, la impunidad o la corrupción, es como el determinar si fue primero el huevo o la gallina. La impunidad, o sea dejar sin castigo a quien comete una falta, es lo que detona, o al menos fomenta, la corrupción en México. Un funcionario que abusa de su cargo público en beneficio privado y no recibe castigo por ello simplemente lo seguirá haciendo. De poco o nada sirve que se investiguen, demuestren y persigan actos de corrupción, si no se llega al objetivo final: castigar a quien los cometió. Y, de esta manera, advertir a los corruptos que no se saldrán con la suya. Esa será, a su vez, una de las mejores formas de prevención.

Pero con todo y SNA todavía estamos lejos de castigar a los Duartes que abundan en la administración pública del país. Ya existen las leyes que sancionan los actos de corrupción, y ya está conformado el Comité de Participación Ciudadana que encabeza el SNA. Pero todavía falta que el Senado nombre al fiscal anticorrupción que conducirá los esfuerzos desde la PGR, y, sobre todo, aún falta la voluntad política de las esferas más altas para no dejar escapar a quienes a todas luces abusan de su cargo público enriqueciéndose ilícitamente. Sólo así lograremos darle credibilidad al Sistema Nacional Anticorrupción y quizá entonces logremos cambiar la percepción de corrupción en el país.

Aunque ahora la atención esté centrada en el vecino del norte, no debemos olvidar que dentro de nuestras fronteras se sigue encontrando el peor enemigo de México: la corrupción. Y lo que se percibe es que en este tema vamos de mal en peor.

13_XimenaMata

El Problema Somos Nosotros…

trump-imagen

Por: Alessandra Ortiz – @AlessOrtiz3

En días recientes, es común escuchar que el señor, empresario, racista, intransigente y ahora Presidente de la primera potencia mundial, Donald Trump, esté causando inestabilidad económica en nuestro país. ¿Será que Trump tenga tanto poder para llevar a nuestra moneda a alcanzar un máximo histórico de cotización frente al dólar de $22.03? Desmenucemos la situación.

México es un país rico en diversidad cultural y biodiversidad. La variedad de flora y fauna con la que contamos nos coloca entre las cinco primeras naciones con mayor riqueza natural. La variedad gastronómica ha colocado a la cocina mexicana entre las cinco gastronomías más prestigiosas del mundo. Y, acorde con el INEGI, al 2015 se tenía el registro de 68 lenguas indígenas, lo que nos posiciona como uno de los países con mayor diversidad lingüística. Esto sin contar los bailes, las tradiciones, la vestimenta típica y un sinfín de características peculiares y únicas del país. Sin embargo, aún con todos estos elementos positivos, México parece aletargado.

El país ocupa el lugar número 61 de 144 naciones en materia de competitividad, la cual es medida a través de 12 indicadores que evalúan la productividad y prosperidad gestada (WEF, 2015). Al año, generamos en promedio 1,246 patentes, cifra que no representa ni el 30% de las que genera Brasil y ni siquiera el 1% de las que año con año generan EUA, Japón o Corea del Sur (OMPI, 2015). Y no toquemos el tema de corrupción, pues el puntaje del país es de los más altos y se compara con países como Egipto, Indonesia y Filipinas. (Transparencia Internacional, 2015).

Es verdad que la cultura, la promoción para la innovación y los estímulos otorgados por los gobiernos juegan un papel importante, pero no lo son todo. Actualmente existen organizaciones privadas que apoyan y fomentan el emprendedurismo, plataformas que ayudan a recabar fondos para concretar ideas, o seminarios gratuitos para armar un plan de negocio.

¿Qué sucede entonces en México? El país cayó en un letargo y una fase de apatía en la que conformarse con un trabajo estable y un buen ingreso resulta suficiente. La sociedad clama por mayores salarios, pero no está dispuesta a trabajar más o a seguirse preparando. Piden oportunidades y creación de empleos, pero no piensan en crearlos. Exigen un alto a la corrupción gubernamental, pero continúan dándoles “mordidas” a los oficiales de tránsito. La competitividad no tiene que ver con el gobierno, tiene que ver con el esfuerzo diario, con las ambiciones personales, con el no conformismo. Las oportunidades existen y están abiertas para todos, pero no “caen del cielo”, hay que trabajar por ellas.

Los comentarios de Trump han impactado de manera adversa en el tipo de cambio, es verdad, pero ¿será que si el país creara empresas o patentes en las mismas cantidades que Japón, disminuyera los niveles de corrupción y, destinara un mayor gasto en educación, infraestructura y proyectos de inversión, sus comentarios nos estarían afectando en la misma magnitud? ¡Por supuesto que no! Tantas cosas de qué sentirnos orgullosos, tanto por aprovechar y explotar del país como para sentirnos dependientes de manera comercial y emocional de EUA.

32_alessandraortiz

100 Días Después de Trump

martymcflydocbrown-620x300

Por: Mauricio Ochoa – @mauri8a

Disclaimer: Nos encontramos un DeLorean con el que intentamos viajar al futuro. Dado que la gasolina está muy cara, nomás nos alcanzó para ir a 100 días después de que Donald Trump asumió la Presidencia, y regresar. Sólo les pudimos traer un periódico (que se imprime en billetes de 100 pesos, porque sale más barato que imprimir en papel bond), y aquí les compartimos algunas de las noticias:

—Donald Trump bloquea la entrada de 74% de exportaciones mexicanas. El Superbowl de 2017 se registra como el de más accidentes por conductores en estado de ebriedad. Se atribuye el alza en los accidentes a que los estadunidenses no pudieron bajarse la peda con guacamole.

—Se prohíbe también la participación de Lady Gaga en el medio tiempo del Superbowl y se sustituye por Kanye West. Hay revueltas homosexuales en San Francisco, Nueva York y Atlanta. El Secretario de Prensa de Estados Unidos atribuye las manifestaciones a un culto religioso cuyo profeta es Freddie Mercury. Encarcelan a Adam Lambert tras ofrecer un concierto ilegal en el Monumento a Jefferson para cantar “Bohemian Rapsody”.

-Se anuncia la salida de Estados Unidos de las Naciones Unidas. Vladimir Putin ofrece Moscú como nueva sede. Marine Le Pen propone París. Miguel Ángel Mancera solicita se le considere como nuevo Secretario General. El Consejo de Seguridad responde con un “AOC”. Voceros de Mancera lo consideran un gran avance.

-Los mercados financieros mexicanos colapsan ante la incertidumbre macroeconómica. Trump amenaza con impuestos a todos los empresarios con inversiones en México. Sale 80% de las marcas internacionales de alimentos, entre ellas McDonald’s. The Economist anuncia que México no podrá participar en el Índice Big Mac. Banco de México sugiere calcular con la torta de tamal, que ronda los $40 pesos.

—El Gobierno Mexicano informa que está tan cerca de alcanzar un acuerdo comercial con Estados Unidos, como de atrapar a Javier Duarte. La sociedad no sabe qué pensar. La PGR sigue esperando a que Fidel Herrera regrese a ser interrogado. Dijo que sólo iba por cigarros.

—El Secretario Narro se ve obligado a renunciar, tras filtrarse grabación en la que dice “antes lo importante era que teníamos salud. Hoy ya ni eso”.

—La Secretaría de Hacienda y Crédito Público declara que “ahora sí, ya en serio, estamos casi seguros que ya no nos va a afectar el alza del dólar”. Se nombra a Andrea Legarreta como Directora General de Comunicación Social.

—César Camacho se solidariza con la situación financiera de los mexicanos y vende uno de sus relojes. Recibe escupitajos de ciudadanos, una vez que se enteran que vendió el Casio.

—Ana Guevara se tropieza con uno de los baches de la Colonia Cuauhtémoc y solicita encabezar la Comisión de Obras Públicas del Senado.

—NETFLIX decide cambiar el nombre de “Una serie de eventos desafortunados”, dado que los mexicanos lo confunden como un documental del actual sexenio.

25_MauricioOchoa

30 Notas al Pie de Página

albert-camus

Por: Mario Campa – @mario_campa / @latampm

Una querida amiga me escribió hace unos días un correo electrónico para felicitarme por mi cumpleaños 30. Hacía meses que no hablábamos y quiso conocer mis opiniones en temas de interés privado y público. Contesté lo primero inmediatamente, pero decidí guardar lo segundo para otra ocasión. Escribí después 30 notas al pie de página para acompañar al intercambio epistolar original, mismas que ahora doy a conocer:

  1. Todo empieza y termina con Trump. El ánimo nacional en México está crispado y alicaído. Hemos tenido mejores días.
  2. La planta de Ford en Hermosillo iba a producir los vehículos autónomos y eléctricos de la compañía. La inversión se fue a Michigan.
  3. La Alemania de 1933 era uno de los pueblos más alfabetizados del mundo. El fascismo trasciende la racionalidad pura.
  4. Recurro constantemente a los existencialistas neo-nietzscheanos. Sartre y Camus fueron Übermenschs: ganaron Nobeles de Literatura utilizando sus propios conceptos filosóficos (postmodernos) para escribir novelas. Mejor mezcla de lo apolíneo y dionisíaco, imposible.
  5. ¿Qué implicaciones tendría el absurdismo de Camus y el compromiso de Sartre en la teoría del Estado? El paradigma utilitarista del mayor bienestar posible tendría que evolucionar hacia uno de mayor movilidad social.
  6. El nivel de vida del ser humano nunca había sido tan alto como ahora. Pero la desigualdad ubicua parece autoimponer la riqueza como fin. ¿Dónde queda el mundo de posibilidades tras la muerte de Dios? Nos tocó vivir el comienzo de la transición del hombre postmoderno.
  7. Escucho a menudo el podcast The Partially Examined Life, disponible en iTunes. Tres americanos que abandonaron años atrás sus estudios de doctorado (Universidad de Texas) discuten las principales corrientes de pensamiento filosófico y las aterrizan en la cultura pop.
  8. Mi favorita en Game of Thrones es Arya Stark. Una niña que se rebela contra su destino de princesa y abandona sus privilegios es difícil de encontrar en la realidad, tristemente. Lo que viene para ella es perfectamente impredecible.
  9. Hablando de roles de género, llegó a mis oídos una historia de una mujer de campo que calzó zapatos de tacón y puntiagudos por primera vez en una edad ya avanzada. Al no poder con ellos, tomó un hacha y les cercenó la punta. Fue mi bisabuela.
  10. He visto ya La La Land. La trama se subordina in extremis a las actuaciones de Ryan Gosling y Emma Stone (<3). No va a cambiar paradigmas en Hollywood.
  11. Si Jack Kerouac escribió On the Road con música de jazz de fondo fue porque quería un texto con la misma personalidad que aquél: fluido y espontáneo. He intentado escribir con tango –Piazzolla, no Gardel–. El resultado: una prosa excesivamente dramática. (En cada tecla se juega uno la vida.)
  12. La literatura vanguardista parece reflejar el absurdismo de Camus y Beckett ya no en el estilo y en los diálogos, sino en la forma de la novela. Leer a Aira o Auster implica estar expuesto a la incertidumbre total y la reinvención continua de la trama.
  13. La técnica narrativa de Aira se llama fuga hacia adelante. En vez de revisar sus textos, se sale de los embrollos narrativos improvisando con la trama hacia lugares desconocidos.
  14. Un novelista mexicano que me sorprendió gratamente es Juan Pablo Villalobos, Premio Herralde 2016. Lector de Aira, por cierto. Estoy a la espera de que Amazon me envíe su nueva novela: No voy a pedirle a nadie que me crea.
  15. La novela que leo ahora es Ready Player One (2011). Las posibilidades de la realidad virtual me entusiasman. ¿Inventarán pronto Zuckerberg, Musk, Gates y compañía algo similar al OASIS de la novela de Ernest Cline? Spielberg (por supuesto) ya trabaja en la película (2018).
  16. La tecnología no descansa. El Hyperloop de Musk (¿Superman o Lex Luthor?) se empieza a materializar. Los avances son prometedores. Si el fondeo y la regulación fluyen, estaremos viajando en cápsulas a 700 millas por horas en la siguiente década. 
  17. Desconfío de las redes sociales. Compruebo constantemente que la gente (híper) activa en redes crea (o refuerza) sentimientos de autosuficiencia moral y conformismo, sin mencionar el costo de oportunidad inherente—otras actividades productivas, culturales, artísticas y sociales—.
  18. Y sin embargo, las redes sociales llevan a la democracia a nuevas dimensiones. La vanguardia política se llama Podemos (España). Son populistas por antonomasia. Hay que seguirlos.
  19. Y en Francia la esfera política está aún más convulsa. ¿Quién podrá parar a Le Pen? El inesperado y reciente empuje de Hamon confirma el hartazgo global con la desigualdad. Su propuesta de gravar el uso de robots es ridícula.
  20. En México no he encontrado a político alguno que merezca mi pleno respeto. La elección de 2018 pinta para ser el año de López Obrador y de la izquierda mexicana. Aun con las deficiencias de los remedios propuestos, su diagnóstico es acertado: el patetismo de las élites mexicanas no puede seguirse prolongando.
  21. México está hoy muy lejos de producir a un Obama: humilde, carismático, popular, leído, templado, optimista y feminista. Las condiciones sociales simplemente no son propicias.
  22. Corrección política y fútbol ahora van de la mano. Un directivo del Barça fue destituido porque opinó que Messi no sería el jugador que es sin sus compañeros. Joder.
  23. Además de Game of Thrones, la única serie que he visto en los últimos años es Billions. La realidad de los hedge funds es aún más dramática que en la pantalla.  
  24. La moda en los hombres es dejar los tobillos al descubierto. No puedo estar a la moda.
  25. Tampoco la moda musical me seduce. En este ámbito soy purista y no tolero la mezcla impúdica de sonidos electrónicos y géneros. Es perfectamente postmoderno.
  26. ¿Pop mata poesía? Al parecer sí. ¿No pueden llegar a una tregua?
  27. Recuerdo que alguna profesora de economía nos contó que a sus hijos los estimulaba a leer premiándolos económicamente. He ahí un dilema. Es verdad que en cierto sentido se les impone un determinado patrón de vida, pero ¿no les abre también la literatura un mundo de posibilidades? Si soy padre algún día, quizá lo intente.
  28. En Italia intentan innovar dando a los adolescentes un estipendio (500 euros al año) para ser destinado a gasto cultural (p.ej., libros y entradas de teatro). Aun con sus deficiencias, me parece un caso interesante a seguir. Si soy gobernante algún día, quizá lo intente.  
  29. “Muchos años después diría Beckett que hasta las palabras nos abandonan y que con eso queda dicho todo.” Así termina la novela Bartleby y compañía que Enrique Vila-Matas construyó utilizando 86 pies de página para ilustrar diversos motivos que llevan a los escritores a dejar de escribir. Juan Rulfo me pareció el más poético y original: “Porque se me murió el tío Celerino, que era el que me contaba las historias.”
  30. Todo empieza y termina con Trump. El ánimo nacional en México está crispado y alicaído. Tendremos mejores días.

4_MarioCampa

El Lado Positivo

trump-caricatura

Por: Ximena Mata – @XimenaMataZ
Imagen: Fernando Pinilla

Todo en esta vida tiene un lado positivo. Hasta la llegada de Donald Trump al poder.

Poco antes de la elección en Estados Unidos, escuché al embajador mexicano en dicho país, Arturo Sarukhán, decir que, si ganaba Hillary Clinton, lo más riesgoso para México habría sido que actuáramos como si fuera business as usual. Él y muchos más nativos de este lado de la frontera, no sólo queríamos que ganara ella, sino también creíamos que sucedería, y por eso comenzábamos a cuestionarnos sobre los posibles escenarios para México. Hoy sabemos que el resultado de la elección fue, entre otras cosas, inusual. Así que el temor del embajador no se materializará porque en México y en el mundo sabemos que esto no es business as usual. Otros temores, mucho peores, han empezado a surgir con la llegada de Trump, pero ahí es donde se encuentra el lado positivo: su llegada nos puso alerta; queremos entender qué pasó y cómo nos afecta, nos cuestionamos cosas que antes preferíamos ignorar; estamos preocupados y, si somos listos, transformaremos esa preocupación en acción.

Entender qué pasó y por qué ganó alguien tan poco calificado no sólo es una tarea compleja, sino que también es una pregunta con muchas respuestas. Algunos culparán al sistema electoral de Estados Unidos, en el que no gana quien tenga la mayoría del voto popular, sino quien conquiste la mayoría de votos del Colegio Electoral –si el sufragio fuera directo, Hillary habría ganado por más de dos millones de votos. Otros culparán a las encuestas que nos mintieron una y otra vez, o que simplemente no supieron reflejar la realidad. Otros más culparán a los white americans que votaron en su mayoría por Trump porque prometía devolverles su trabajo y hacer America great again. Otros culparán a los latinos que “se nos voltearon” y votaron por el principal enemigo de los migrantes. Otros más culparán a la clase política y sus abusos, razón por la cual la gente no quiso más de lo mismo y prefirió a un outsider, un populista con soluciones sencillas a problemas complejos.

Lo cierto es que en todo esto hay una enorme lección tanto para políticos como para ciudadanos. Las instituciones tienen que actualizarse para cumplir con las necesidades de la sociedad y, en este sentido, el sistema electoral de Estados Unidos es obsoleto y debe cambiar. Las encuestadoras deben mejorar sus mediciones para asegurarse de reflejar la realidad, y reforzar su compromiso con la gente para ofrecer un pronóstico veraz. Los políticos deben saber escuchar las necesidades de la gente que vota por alguien, no por misógino, racista y poco calificado, sino porque les promete lo que necesitan. Y los ciudadanos debemos informarnos mejor antes de elegir a nuestros gobernantes; es un error grave votar por alguien simplemente porque se ve diferente, dice ser diferente o promete cosas diferentes, generalmente radicales que parecen sencillas. Ya veremos las consecuencias de las promesas de Trump, que poco a poco se están convirtiendo en acciones.

Desgraciadamente, las consecuencias no se quedarán dentro de las fronteras de Estados Unidos. Apenas empieza la administración de Donald Trump y México ya ha sido blanco de diferentes ataques: empresas que retiran sus planes de inversión en México; una orden ejecutiva para comenzar la construcción del muro en la frontera, a costa de los mexicanos; una difícil renegociación del TLCAN, si no es que la disolución del mismo. Y eso es apenas el comienzo. ¿Cuánto nos afectan estas decisiones? Mucho, y no sólo por nuestra ubicación geográfica, sino porque aún somos dependientes económicamente del vecino del norte. Las empresas de la industria automotriz que han amenazado con irse de México, al menos parcialmente, le pegan a la que ha sido una de las industrias más exitosas de nuestro país. El muro fronterizo no sólo reduciría el flujo de personas, creando una mayor división entre familias que se encuentran ya separadas, sino que también pone en riesgo a una de las principales fuentes de ingresos en México: las remesas. Peña Nieto ya ha dicho que los mexicanos no pagaremos por el muro, pero si Trump decide imponer un impuesto a esas remesas, claro que lo terminaremos pagando. Y sobre la renegociación del TLCAN no hay mucho que esperar, especialmente cuando se da en un contexto de desventaja y humillación. Una mala negociación o la disolución del tratado tendría un serio impacto en la economía nacional, toda vez que la gran mayoría de nuestras exportaciones tienen como destino Estados Unidos, y la gran mayoría de nuestras importaciones provienen de ese mismo país.

Es preciso actuar, y hacerlo ya. México necesita diversificar su economía, especializarse, producir y vender otras cosas; necesita tener nuevos socios comerciales y fortalecer relaciones con otros países. México necesita consumir lo nacional, pero no como revancha ni por patriotismo, sino porque lo nacional sea la mejor opción en precio y calidad. Y para eso, México necesita apoyar a sus propias empresas y hacerlas competitivas a nivel mundial. Que en lo que ya somos buenos, nos convirtamos en los mejores. Por ejemplo, ahora que se van Ford y GM, no tenemos un auto mexicano al cual voltear, siendo que México es líder en la industria automotriz. México necesita plantarse firme frente cualquier gobierno que atente contra su dignidad y su seguridad. México necesita escoger mejor a sus gobernantes, y para eso debe revisar las credenciales, y analizar las propuestas de quienes pretendan asumir el reto de dirigir al país. No podemos caer en el mismo error de nuestros vecinos del norte y elegir a la persona incorrecta sólo porque nos diga lo que queremos escuchar, o porque se vea diferente o porque prometa soluciones fáciles o porque diga que no pertenece a la clase política. México necesita fortalecer sus instituciones, eliminar la impunidad y solo así combatir la corrupción; necesita estar bien dentro de sus fronteras para poder hacer frente a cualquier amenaza que venga de fuera. Darnos cuenta de esto y actuar de una buena vez debe ser el lado positivo de la llegada de Donald Trump al poder.

Por eso digo que todo en esta vida tiene un lado positivo.

13_XimenaMata

Foto: http://www.nationalmemo.com/wp-content/uploads/2015/07/2015-07-18-donald-trump-ames-iowa-thumbs-up-reuters-640-668×501.jpg

 

El Despertar de los Indignados

Mexico Gasoline Protests
AP Photo/Rebecca Blackwell

Por: Ernesto Gómez – @EGH7

Después de años de pasividad, tedio y desinterés parece ser que la sociedad mexicana está despertando ante los abusos del gobierno. Ha sido un proceso largo con un exceso de tiempo aguantando, teniendo sólo unas cuantas marchas de vez en cuando que manifestaban el descontento de los más participativos. Incluso las llamadas “Marcha por la familia” habían movilizado a más gente. La homofobia lograba más que la indignación de los pasivos.

Ahora el enojo de la población ha escalado y el gasolinazo pareció ser la gota que derramó el vaso con cientos de personas manifestando su descontento a nivel nacional, tomando carreteras, incendiando gasolineras y saqueando comercios. Estos dos últimos son de lo más lamentable de la situación al importunar a empresarios en vez de exigir un cambio como se debe.

El país nunca se ha percibido tan frágil. La incertidumbre que causa la situación económica y política de México y el mundo tiene a todos en vilo y el enojo de la gente jamás había sido tan palpable. Los cuatro años que ha pasado el PRI de vuelta en Los Pinos han logrado enojar más a la gente que toda la violencia del narco. Esto porque el PRI en su versión 2.0 ha probado ser igual o aún más corrupto y ni siquiera trajo la eficiencia de la que tanto se preciaban. La violencia no se ha controlado, la economía ha caído y el pillaje de los políticos está desbocado como ninguna vez se había visto.

La gente podría haber tolerado el gasolinazo y la inflación que éste conlleva si se percibiera que el gobierno está actuando de forma “aceptable”—ya no digamos buena—la gestión de este sexenio. Pero estamos hablando de que se dio justo después de un año que vio la iniciativa ciudadana Ley 3 de 3 ser rechazada en el senado con mayoría de votos priistas, a Humberto Moreira ser liberado de la cárcel por la intercesión de México ante España y a Duarte fugarse tras quebrar a Veracruz con su saqueo inaudito. Y además tuvieron a bien anunciar los enormes bonos navideños que se iban a otorgar a los diputados y senadores a la par de que se supo que recibirían vales de gasolina justo en el momento en el que subió de precio ésta con la justificación del gobierno de que era imposible seguir subsidiándola.

El descaro es increíble. El alcalde de San Blás es un hombre que en público ha confesado robar del erario “pero sólo poquito” y que tiene amistad con narcotraficantes que financiaron su campaña. Es uno de los muchos que nos hacen preguntarnos ¿y por qué demonios no están en la cárcel?

Mexico Shooting
AP Photo/Rebecca Blackwell

Hemos llegado al punto en el que lo indignante no sólo es la corrupción como tal, sino la impunidad total y el cinismo con el que se lleva a cabo. Pareciera que se perdió hasta la costumbre de disimular los robos de recursos públicos, cayendo en un valemadrismo que prácticamente se burla y reta a la población a hacer algo al respecto. Los robos de los políticos llegan a un nivel tan increíble que la gente hasta parece perdonar a los que roban moderadamente. Las caras que denuncian los medios por incontables abusos son las mismas que nos ponen los partidos al frente de sus campañas políticas. No hay consecuencia alguna y pretenden que creamos que nadie se dio cuenta que un gobernador se estaba robando 50 mil millones de pesos.

El PRI ha perdido el control por completo y esto se vio en las recientes elecciones en las que se les castigó con el voto. Ahora Enrique Peña Nieto puede ser tal vez el presidente más impopular de la historia de México y nuestro país se percibe como una olla exprés a punto de estallar en la anarquía y la violencia. El descontento es generalizado y tenemos que ser cuidadosos porque, cayendo en la anarquía, se empodera el odio y el resentimiento de muchos que aprovechan para descargar su ira sobre quienes no lo merecen. También se está creando el momento propicio para que ciertos políticos tomen ventaja con discursos demagógicos y extremistas.

El verdadero cambio que todos queremos en ocasiones puede antojarse imposible con el sistema tan podrido desde la raíz, pero tal vez sea cuestión de tiempo (posiblemente mucho) para que, así como ya se hace más palpable el enfado, sea así con el cambio en México.

De momento no descarten que, en el 2018, la tercera sea la vencida.

9_ErnestoGomez

El TLC y la Amenaza de Trump

trump-orden-ejecutiva

Por: Andrés Gómez – @a_gomezl

México fue protagonista involuntario de la elección presidencial en Estados Unidos, tanto por migración como por la relación comercial que tenemos mediante el Tratado de Libre Comercio de América del Norte—TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés. El ahora Presidente Trump llamó a los mexicanos criminales y violadores cuando anunció su candidatura y prometió “renegociar el TLCAN o retirarse del acuerdo”.

Primero que nada, habría que entender qué es, cómo funciona y qué  efectos ha tenido este tratado. El TLCAN es un acuerdo entre Canadá, Estados Unidos y México que entró en vigor en 1994, y que elimina las tarifas—los montos cobrados a las importaciones—para los bienes y servicios intercambiados entre los tres países. Esto implica que una armadora de coches en México no pagaría extra por importar el motor de EUA y el chasis de Canadá al ensamblar un auto, ni pagaría extra si esos autos se exportaran de México a uno de esos países.

El comercio total entre México y EUA incrementó 543% de 1993 a 2015 (¡543%! ¡Es el equivalente a haber crecido 15% al año, todos los años, por 22 años!) y se han creado cadenas de producción transfronterizas complejas. De acuerdo a un reporte, una autoparte puede cruzar hasta 8 veces alguna de las fronteras antes de estar lista para ser colocada finalmente en un auto. 

El disgusto del electorado estadounidense es que fábricas que solían estar en su país cerraron sus plantas y se vinieron a México. Trump supo apelar a este enojo, y aunque es un problema real, no es la imagen completa: empleos que requieren poca preparación y que se desmantelaron en algún poblado de Michigan pueden haber sido reemplazados por puestos de alta especialización en California. El error ha sido no capacitar a los empleados para labores distintas. Asimismo, la automatización de procesos ha tenido consecuencias en el número de empleados que una planta necesita—incluso un efecto mayor que el de cambiar una planta de un país a otro.

Estados Unidos es por mucho nuestro principal socio comercial. 81% de lo que exportamos es a ellos, y 47% de lo que importamos viene de ahí. De lo que les exportamos, 40% del contenido viene antes de EUA.  Por eso el temor de políticos y empresarios mexicanos ante la amenaza de una renegociación o cancelación del TLCAN.

trump-y-la-amenaza-del-tlc

¿Puede cancelar Trump el acuerdo? No está muy claro, pero todo parece indicar que sí. ¿Qué pasaría entonces con el comercio entre México y Estados Unidos? Si se disolviera el TLCAN, las reglas de intercambio entre los dos países estarían definidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y no por un 35% de tarifa (o la cifra que decida inventar Trump en el momento). Según la OMC, los bienes mexicanos entrando a EUA pagarían en promedio 3.5% y los bienes estadounidenses exportados a México pagarían 7.5%. Es decir, subirían más las exportaciones de EUA a México que las de México a EUA, lo que abriría el déficit comercial que Estados Unidos tiene con nosotros. Ahora, si nuestros vecinos decidieran salir de la OMC podría ser catastrófico, pero no sólo para México sino para todo el mundo, y especialmente para Estados Unidos.

Por ahora, supongamos que Trump busca sólo renegociar el tratado. ¿Qué estrategia puede seguir México? El Presidente Peña Nieto sugirió que la negociación sería integral, lo que indica que todo el contenido del tratado está sobre la mesa para ser discutido. México cuenta con dos armas para negociar, unas por las buenas, otras por las malas:

  • Las “galletitas” o premios: incluir en el tratado un apartado de energía, internet y comercio en línea, protección de patentes, mejores condiciones laborales, combate a la corrupción y mayor protección al medio ambiente (no porque al presidente de EUA le importen las últimas tres, sino porque éstas aumentan los costos de producción en México y lo hacen menos competitivo).
  • Los “palos” o castigos: dejar de apoyar a EUA en la guerra contra las drogas, abandonar la cooperación para detener a migrantes centroamericanos que pasan por nuestro país intentando llegar a EUA, el combate al terrorismo.

Obviamente nuestro país depende mucho más de Estados Unidos que viceversa, pero ambos nos favorecemos de una relación de cooperación. México no debe hacer amenazas que no esté dispuesto a cumplir, y debe buscar renegociar en el menor tiempo posible para crear certidumbre a inversionistas locales y extranjeros. Las negociaciones tenidas para la fallida Alianza Transpacífico (ATP, o TPP por sus siglas en inglés) pueden servir de punto de partida.

La incertidumbre acerca del futuro de la política comercial de México llega en mal momento. El gobierno abandonó su regla de no incrementar la deuda pública en 2009 y ha sido incapaz de reducir el gasto, los homicidios relacionados al crimen organizado están en los mismos niveles que los del fin de sexenio de Calderón, el gasolinazo ha provocado descontento social generalizado, Peña Nieto tiene el nivel de aprobación más bajo desde que se tiene registro, la inflación se ve afectada por el tipo de cambio y por el alza en los precios de los combustibles y el Banco de México ha tenido que subir las tasas de interés en respuesta a esto. La percepción de corrupción y hartazgo social rumbo a las elecciones presidenciales de 2018 apuntan casi con certidumbre a un PRI perdedor, pero quién ganará con las pérdidas del PRI está por verse.

8_AndresGomez