Bjork en el Auditorio Nacional

Por: Mauricio González del Castillo – @magomcgrath

Es la tercera vez que Björk Guðmundsdóttir pisa tierras mexicanas y la primera en la CDMX. A falta de encuentros previos, en esta ocasión decide darnos todo y no dejar nada a la imaginación. Dos conciertos (el primero en el Auditorio Nacional, el segundo en el casi no, que siempre sí Ceremonia 2017) y una exposición de realidad virtual permiten al afortunado peregrino de aquel hajj islandés poder maquinar la traducción del lenguaje oculto de una mujer llena de gracia, siempre marchando al ritmo de su propio tambor. Como calamar gigante en Arrival de Villeneuve, el interpretar björkiano y adentrarse en sus palabras abre otras dimensiones. Ella posee tal radar para componer que puede romantizar a las placas tectónicas así como trazar fielmente la cronología del dolor.

En el concierto del Auditorio no necesita más que del apoyo de cuerdas para formular una receta cándida del proceso de generación, supuración y sanación de una herida. Ante diez mil personas que no sabían muy bien como comportarse al principio, (severa ante la exposición mediática indiscriminada) la gran sacerdotisa de todas las cosas sonoras abre el rito que le hace oda a su más reciente trabajo, Vulnicura, producto del desencanto amoroso con su antigua pareja, Matthew Barney.

Bjork

Se logra el silencio total mediante la procesión de mantras de ruptura. Stonemilker anhela (9 meses antes de darse en la madre), Lionsong siembra la duda (5 meses antes) , The History of Touches desnuda (3 meses antes). Su política estricta de no fotos rinde frutos y la audiencia permite ser llevada de su mano por la corriente del Estigia en Black Lake, el punto más álgido y sombrío de Vulnicura (2 meses después). Family lamenta la muerte de la unión (6 meses después) y Notget es despecho puro (11 meses después). Llega el intermedio y la segunda parte, el cuerpo se suelta poquito, Björk recita viejos y nuevos pasajes de su arquitectura cerebral, realza el espíritu y da por terminada la misa.

Björk Digital, en el Foto Museo Cuatro Caminos (hasta inicios de mayo) consiste en una serie de instalaciones de realidad virtual que utilizan a Vulnicura como punto de partida narrativo en una experiencia de inmersión. Como si todavía fuera necesario, las canciones cobran vida, los hilos de dolor son tangibles, el pesar de Black Lake se vuelve cueva y Björk te canta al oído. Si su approach con la tecnología y la ciencia se consagra con Biophilia, es con Vulnicura que adquiere su tono más personal y crudo.

Festival Ceremonia

Pero el triángulo casi no se cierra a causa de los infortunios del clima. Ceremonia 2017, movido milagrosamente casi todo (con sus desafortunadas ausencias, Beach House, M.I.A, Vince Staples) al domingo, abre sus puertas tímidamente a todo aquellos que quisieron o pudieron darle una segunda oportunidad. Si en el Auditorio encarna a Norma la druida, es en Ceremonia donde Björk adquiere una de sus más resguardadas facetas: la de la multipremiada entertainer. Quizás los años le han permitido hacer las paces con la fama, a beneficio de todos. El concierto en Ceremonia es una verdadera celebración de su arte pasado y presente, el público grita, la música (literalmente) explota. A suerte de un hada madrina, de una mariliendre mágica que da en el clavo en cada una de sus colaboraciones, como lo hizo a su vez con el dúo Matmos o con Anohni, Björk encuentra una nueva complicidad de las manos de Arca, quien realza cada beat y da hilo a la tejedora para tejer sus entramados a lo largo de 17 canciones, una hora y media.

Ella es la fuente de sangre, la cazadora, la lava. Tal como lo ha dicho, hay tantas cosas que quiere hacer y es tan poco el tiempo. A nosotros nos queda esperar. Hasta pronto, valquiria. Dicen que te quedas un tiempo acá a grabar. No tardes.

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s