1970373_10155125616620111_8440533061787705787_n-1
Por: Daniela Romero

Sin duda alguna hay algo que cambió en mí desde que tuve el privilegio de conocer “La Unión de Cooperativas de Tosepan”. Desde entonces, me atrevo a decir que estuve en el centro de la tierra, en el corazón de México, donde el bienestar social brilla entre las comunidades. El uso del respeto y el amor a las raíces hacen un pueblo sano, con todas las herramientas para construir un futuro.

Las comunidades de TOSEPAN están ubicadas en la Sierra Nororiental de Puebla, rodeadas por un espeso y verde bosque. Anteriormente, fue una región explotada por su riqueza en recursos y capital humano, conformada por una población desintegrada, marcada por una desigualdad y pobreza latente.

La cooperativa nació en 1980 bajo la premisa de crear un sistema de bienestar social, económico y ambiental totalmente sostenible, que buscaba darle solución a la carencias de la población y a la búsqueda de unidad como comunidad. Esto se logra apostando por la coexistencia entre el humano y el medio ambiente. Tomando medidas, protegiendo los derechos humanos, agregándole conocimiento, para abastecer sus necesidades con una agricultura responsable, dando como resultado una calidad de vida digna y equilibrada.

El comienzo fue casi fortuito, todo ocurrió cuando los socios fundadores decidieron comprar algo tan básico como el azúcar a un precio de mercado y venderlo entre las comunidades a un precio accesible para el pueblo. Esto desencadenó que Luis Márquez Tirado, fundador y líder, se diera cuenta de la fuerza que tenían como comunidad, de todas las posibilidades que tenían de explotar un comercio justo, bajo programas de trabajo que se adecuen al pueblo y con el objetivo de conservarse como civilización rica en recursos y en identidad cultural. El trabajo de Luis Márquez fue de vital importancia para la formación de la Cooperativa, ya que impulsó la cohesión social en la comunidad y el despertar de muchos comenzó a hacerse presente.

A lo largo de casi 40 años, “La Unión de Cooperativas de Tosepan”, ha estado en continuo desarrollo, formando un conjunto de más de 8 cooperativas regionales y 3 organizaciones civiles, las cuales trabajan en conjunto para lograr lo inimaginable. Se han desarrollado técnicas para una óptima explotación de sus materias primas como son: el café, la miel virgen y la pimienta. También se ha creado una caja de ahorro y crédito para lo habitantes de la región, disminuyendo así su dependencia de recursos financieros externos. Y por último establecieron una distribución más democrática de los bienes y recursos que conforman los territorios entendidos por las cooperativas.

En Tosepan el conocimiento es un regalo y un medio que debe de ser heredado de generación en generación, es por eso que los niños desde muy pequeños tienen la obligación de aprender técnicas de cultivo amigables con la naturaleza, asistir a sus propias escuelas para conocer su identidad cultural y la importancia de preservarla, así como la convicción de vivir en comunidad. La finalidad de esta educación es hacer memoria, usarla al beneficio de todos los corazones que palpitan en la comunidad, contagiar historia y heredar la presencia de todo lo conseguido como unidad.

10934036_10155125633935111_5755217869691807284_n

Uno de los aprendizajes más significativos que obtuve visitando Tosepan, fue que todos somos comunidad, cada elemento de la naturaleza es imprescindible para un equilibrio perfecto. La búsqueda de ese equilibrio dio como resultado la creación de dos grandes programas: Programa para el Rescate de la Abeja Nativa Mexicana (Scaptotrigona mexican) y el Programa de Reproducción de Plantas Nativas (produciendo 800,000 plantas anuales). Estos programas no solo benefician el medio ambiente de la comunidad, sino que aportan en la construcción de significados entre el vínculo naturaleza-comunidad.

Todo este apoyo y ‘buen uso’ de las tierras hacen que la comunidad no únicamente se mantenga sola, sino que “La Unión de Cooperativas de Tosepan” sea reconocida en el mercado internacional, por su presencia de café orgánico en países como Holanda, Alemania y Japón. Logrando crecer, desde dentro hacia afuera, y de manera horizontal, con y para todos.

10171895_10155125637140111_6050908897373645889_n

Para que el bienestar ambiental, económico y social avancen, no hay que olvidar el gran trabajo que se realiza en Tosepan. Más de 34,000 familias decidieron abordar y sumarse a la búsqueda de soluciones en temas como la desigualdad, conductas de explotación y en la pérdida de identidad cultural, mediante un sistema de asambleas. Una vez al mes, con razonamiento, diálogo y trabajo logran reducir todas las carencias para transformarlas en potencia.

Tosepan es la suma de distintos pensamientos, percepciones y acciones, que invitan a replantear la forma de vivir en comunidad, la importancia del uso responsable de nuestros recursos y el impacto que puede tener la organización social, para recordarnos que juntos somos potencia.

Nos dimos cuenta que juntos podíamos hacer cosas y que si nos manteníamos unidos, seríamos fuertes” (Luis Márquez Tirado, Socio Fundador).

36_danielaromero

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s