imagen-voz-nota-4

Por: Luisiana de la Garza – @luisianadlg

No hay nada más importante en el verdadero crecimiento, que darse cuenta que tú no eres la voz de tu mente— tú eres quien la escucha”.

Les tengo muy buenas noticias, esa voz dentro de tu cabeza, la que juzga todo, la que se preocupa por todo, e incluso la que algunas veces (o muchas) no te deja dormir, esa voz… No eres tú.

Antes de explicar a lo que me refiero, quisiera señalar que esta enseñanza de vida no ha sido inventada ni creada por mí; todo lo relacionado a esta publicación está inspirado y basado en un libro llamado “The Untethered Soul” del sabio autor Michael A. Singer.

Michael A. Singer, nos dice que esa voz dentro de nuestra cabeza puede ser de diferentes personalidades, puede decir cosas muy bonitas y positivas o cosas feas y negativas, puede ser alegre o triste, o puede ser buena o mala. Lo importante es que siempre está ahí presente en tus días, y que puede afectar o controlar tu vida de una forma que ni te imaginas.

Si ahorita estás pensando: “no se de que estás hablando” o “nunca he escuchado esa voz”, es exactamente a esa voz de tus pensamientos a la que me refiero. Para poder darnos cuenta cómo actúa esa voz en nuestras vidas, tenemos que examinarla y percibir cómo conversa dentro de nuestra cabeza. El autor del libro nos invita a que le dediquemos un día o dos a escuchar esa voz y ver su actuación en las situaciones que nos ocurren diariamente.

Te daré un ejemplo de lo que yo experimenté mientras examinaba mi voz interior. Hace algunos días estaba intentando dormir cuando de repente comencé:

“Me da coraje que nunca me puedo dormir temprano ¿por qué me estoy durmiendo tan tarde? ¿por qué no puedo quitarme el hábito de usar el celular hasta tarde? No me quiero sentir cansada mañana, tengo que hacer un millón de cosas”.

¿Ahora sí te das cuenta a lo que me refiero con la voz interior? Incluso, en lugar de la voz que yo escuchaba mientras trataba de dormir, pudo haber sido una hermosa y suave voz que decía: “que bonito día tuve, siento que estoy finalmente logrando mis sueños”. Bueno pues por más bonita y positiva que hubiera sido la voz, como quiera no deja dormir.

Michael A. Singer nos narra como muchas personas pasan su vida entera “encontrándose a sí mismos”, y por lo tanto, intentan descubrir cuál de esas voces, o cuál de esas personalidades, es la que realmente son, y la respuesta es muy simple: ninguna.

El libro nos da un claro ejemplo para entenderlo mejor: imagina que enfrente de ti están tres objetos: un florero, un reloj y un libro. Si alguien te preguntara cuál de esos objetos eres tú, tú responderías que obviamente ninguno. Dirías que tú eres la persona que está viendo esos tres objetos. Pues exactamente eso pasa con la voz interior. Tú no eres la voz, tú eres el que escucha esa voz. Por lo tanto, el consejo de Michael es que tenemos que deshacernos de ella.

Según el libro, la mejor forma de liberarnos de esa vocecita platicadora es primero darnos cuenta de su existencia y después verla de forma objetiva. El autor nos confirma que si empezamos a ver la voz objetivamente, podemos darnos cuenta de que lo que dice no tiene relevancia alguna. De hecho, tus pensamientos tienen mucho menos impacto en este mundo de lo que tu crees. No afectan nada ni a nadie excepto a ti.

Podemos estar toda la noche pensando que desearíamos que no lloviera el día mañana, pero Michael nos asegura que estamos perdiendo el tiempo, nuestros pensamientos nunca cambiarán el clima. Por más que quisiéramos resolver la vida con esa voz, al final nos daremos cuenta que la vida no funciona de esa manera.

Lo que más me impresiona es el por qué utilizamos tanto a esa voz, por qué la dejamos que hable todo el tiempo. Michael nos da también una explicación para eso: todos tenemos una energía interior que necesita ser liberada e incluso, cuando nos sentimos nerviosos o enojados, esa energía incrementa de tal forma que hacemos que esa voz no deje de hablar, la plática incesante de la voz libera esa energía.

Igualmente, la voz está ahí porque nos “ayuda” a narrarnos el mundo. Michael nos dice que esa narración nos hace sentirnos protegidos y más cómodos con el mundo que nos rodea.  Cuando no obtenemos el mundo como lo queremos, inmediatamente comenzamos a verbalizarlo mentalmente y a juzgarlo. Interesante ¿no?

La verdad me gustaría darle un copy/paste del libro entero a esta nota. De hecho, esto cubre sólo el primer capítulo del libro, pero al menos a mí me ha dejado totalmente asombrada. El libro es una maravilla y espero algún día entender realmente y aplicar en mi vida lo que Michael nos explica con detalle. Cuando eso suceda, se los platico.

23_LuisianaDeLaGarza

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s