9788432296963

Por: Ximena Mata – @XimenaMataZ

“Nada importa. Hace mucho que lo sé. Así que no merece la pena hacer nada. Eso acabo de descubrirlo.”
Janne Taller

Hace poco, el más chico de mis hermanos me recomendó un libro. Se trataba de una obra filosófica que, me advirtió, tenía una forma extraña, a veces cruel, de exponer su teoría. Me dijo también que el libro había estado algún tiempo prohibido, pero que ahora que no lo está, valía mucho la pena leerlo. Aunque quizás somos los hermanos más grandes quienes deberíamos hacer recomendaciones de este tipo a los hermanos pequeños, acepté el reto y me dispuse a leer. El título de la obra es Nada.

Janne Teller, la autora, creó a Pierre Anthon, un adolescente de 14 años que un día descubrió que la vida no tiene sentido. Ese día decidió abandonar la escuela e instalarse en un ciruelo, desde donde vería la vida pasar. Sus compañeros de clase no entendían la actitud de Pierre Anthon cuando, de camino a la escuela, él les gritaba desde arriba del árbol que “todo empieza sólo para acabar” y que “en el mismo instante en que naces empiezas a morir”. Y que así pasa con todo.

Para los compañeros de clases, y honestamente para mí también, fue difícil debatir esa teoría. Es cierto que todo empieza para acabar y que tarde o temprano todos vamos a morir. Pero a pesar de eso la vida sí importa, y eso es lo que los compañeros se propusieron demostrar, y lo que yo a lo largo de la lectura me propuse entender. Su idea era simple: cada uno aportaría algo que tuviera un significado personal y lo donaría a la causa para demostrarle a Pierre Anthon que la vida sí importa. Donar algo con significado implicaba desprenderse de cosas –materiales o no– que a cada uno le dolería perder. Para ello, alguien más elegiría lo que otro habría de aportar, y conforme desfilaban los objetos, las ideas se volvían más dramáticas. Aquí es donde la creatividad de la autora no tiene límite, y no voy a arruinar la aventura de descubrir lo que al final formó parte de todo ese “montón de significado”.

Una vez que recolectaron todos los “objetos”, la hazaña causó revuelo entre los padres y los profesores de los jóvenes, así como en la prensa nacional e internacional, por la heterogeneidad del “significado”, que iba de lo simple y mundano, hasta lo abstracto y cruel. Junto, todo parecía un montón de basura, pero en realidad se trataba de lo que a cada uno de ellos más le dolió perder. Al único que no lograron impresionar fue a Pierre Anthon. Lograron que bajara del ciruelo, que viera el montón de significado, y que aún así pensara que “si es tan fácil morir es porque la muerte no tiene ningún sentido. Y si la muerte no tiene sentido, es porque la vida tampoco lo tiene”.

La historia no tiene un final feliz. Pero vale la pena seguir leyendo hasta la última parte de libro, en la que me quedó claro por qué mi hermano me lo recomendó, y por qué ahora yo lo recomiendo. Al final la autora explica la motivación de su relato: todos llevamos un Pierre Anthon dentro, tratando de decirnos que la vida no tiene significado. Y “Pierre Anthon podría tener lógicamente razón si observamos la vida a largo plazo. Pero la cuestión es que no vivimos en el largo plazo, vivimos en el corto, aquí y ahora.” Y aquí y ahora la vida tiene todo el significado, en las experiencias que vivimos, en las personas que amamos y en las lecciones que aprendemos. No hace falta juntar un “montón de significado” para demostrarle a alguien más que la vida importa. Hace falta vivirla intensamente pensando más en hoy y menos en mañana.

13_XimenaMata

Imagen: casadellibro.com

 

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s