Poster Español.jpg

Por: Uriel Gordon – @Urielo_

Regresemos un poco en el tiempo. A principios de la década de los noventa, vemos a un niño sumergido en el arte de la narración oral de cuentos, a un pequeño que aparece relatando historias en espacios televisivos como el programa Un nuevo Día que conduce Rebbeca de Alba y César Costa. Transmite fábulas, relatos con moraleja que reflejan elementos centrales de la condición humana. Disfruta de la experiencia: lee, hace gestos, mueve sus manos, juega con sus tonos de voz para expresarse y dejar huella en sus audiencias.

Sin embargo, hay algo que disfruta más: descubrir nuevos mundos a través del cine, de las imágenes en movimiento. La Ciudad Gótica de Tim Burton en Batman Regresa y la ciudad de Agrabah que aparece en Aladdín de Disney son extractos de algunas de las películas que se convierten en parte de él: lo cautivan, marcan su imaginación, su vida; le despiertan sensaciones que lo convencen a su corta edad, que su futuro sí tiene que ver con el arte de contar historias, pero por medio de otro vehículo: la pantalla grande.

Hoy, este niño, que se llama Isaac Ezban, se dedica a hacer cine: es guionista y director; ha sido catalogado por Guillermo del Toro como “un director muy necesario en el género en México”.

Este octubre, Ezban estrena en nuestro país su segundo largometraje titulado Los Parecidos (2015), que él mismo describe como “una carta de amor a la ciencia ficción de los años sesenta”. Esta película obtuvo, entre otros premios, el de Mejor Película Latinoamericana en SITGES, Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya. Tuvimos la oportunidad de conversar con Ezban y te presentamos la entrevista que le realizamos.

 

En términos de relato de ficción, ¿qué te permite hacer el cine como vehículo de narración que no te permite la novela escrita? 

Son vehículos muy diferentes. Lo que tiene la novela escrita es que te ayuda a ejercitar la imaginación: te imaginas a los personajes, te imaginas todo. En mi caso, cuando veo que existe una novela de la cual hay película, me gusta primero leer la novela y luego ver la película; no veo ni el trailer, porque me gusta ser yo quien imagine a los personajes. La imaginación es un músculo para ejercitar y en ese sentido, leer te ejercita la imaginación como ninguna otra cosa.  

Por otra parte, creo que la cualidad que tiene el cine que no tienes en la literatura, radica en el concepto del séptimo arte: la conjunción de todos los otros artes. De pintura, tienes la parte visual, la fotografía. Tienes música, iluminación, diálogos, silencios, casi arquitectura en el sentido de todo el aspecto visual (…) En general, como director de cine, tienes muchas herramientas, no solo para contar una historia, sino para causar emociones en el espectador. Sin menospreciar la novela, creo que conjugando todo este tipo de elementos, el cine te permite tocar más fibras.

Has planteado que para ti, tu nueva cinta Los Parecidos,  es “una carta de amor al cine de ficción de los años 60”. Platícanos cómo surgió la idea de Los Parecidos y háblanos un poco de la adaptación de ese cine de ficción de los años 60 que tanto te inspiró a los tiempos en los que vivimos. 

Yo crecí viendo La Dimensión Desconocida; por más que es una serie de los años sesenta, todas las noches veía un capítulo antes de dormir. Me encanta que tiene algo de lo que yo llamo la ciencia ficción psicológica, que es una ciencia ficción que puede ser muy ambiciosa, pero se aborda desde un espectro físicamente reducido. Por ejemplo, se está acabando el mundo, pero lo vemos desde una familia que está en el sótano con una radio.

Por otro lado, me gustaba también observar las metáforas humanas que se hacían con la ciencia ficción, es decir, usar la ciencia ficción para reflexionar sobre temas muy humanos, usar la fantasía para hablar de algo real (…)

Creo en este sentido también, que la buena ciencia ficción siempre tiene una connotación política o social. Este elemento lo veo muy claro en las historias norteamericanas de los sesenta: lo podíamos encontrar en algún episodio de La Dimensión Desconocida o en una película serie B de estos años, en donde, por ejemplo, veíamos a un OVNI llegando a Estados Unidos y, en realidad, se jugaba con la metáfora de la Guerra Fría: el temor de la llegada de un holocausto nuclear.  

Pensé que quería hacer algo así, pero en México, entonces, me puse a pensar qué estaba pasando en México en los años sesenta: todo el previo a la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco en el 68, que fue un año de gran explosión y manifestaciones no solo en México, sino en el mundo. A partir de ahí, se me empieza a ocurrir la idea de realizar una metáfora para contar algo real: contar la inconformidad de la juventud, de sentir que a todos nos están tratando de hacer la misma persona en todas las esferas; es decir, tu familia, trabajo y tu gobierno, te quieren hacer la misma persona. Pensé en que estaría padre hacer una película en la que dentro de este contexto, todos empiecen a volverse literalmente la misma persona.

¿En qué radica para ti la angustia de parecerse a alguien más?

Tiene que ver con el miedo a perder tu identidad. Todos nosotros por más que tal vez hablamos el mismo idioma, nos vestimos igual, escuchamos la misma música, frecuentamos los mismos lugares o vemos las mismas películas, tenemos dentro una individualidad que es muy única y creo que muchas de estas manifestaciones, como lo que pasó en Tlatelolco, tienen que ver con el miedo de la gente de perder esta individualidad, con el miedo a perder lo que te hace único.

En la película eso se expresa con una metáfora muy gráfica, muy literal en donde literalmente, la gente se empieza a parecer. Sin embargo, es un miedo que podríamos observar en cualquier época y en cualquier contexto, el miedo a algo que no controlas, a que estás perdiendo lo que te hace único y diferente a los demás. Por eso, es que es un miedo fuerte y de angustia.

¿Cuál es el sello distintivo de Los Parecidos?

Es una película original, tiene referencias muy claras, pero al mismo tiempo, mezcla esas referencias, haciendo algo nuevo. Para mí, la originalidad es muy importante. Si alguien me pregunta qué es lo más importante que busco en una película es la originalidad. Yo quiero siempre hacer algo diferente, porque siento que hacer una película es tanto trabajo, tantos meses, años, dinero, tanto esfuerzo que para qué hacerla por algo que ya se ha hecho antes.  

Creo que Los Parecidos es una película original, vertiginosa, entretenida; está filmada como si fuera de los años sesenta, tiene la composición de colores de esa época, tiene cinta rayada, música de orquesta; el diseño sonoro, la lluvia, la radio y los elementos que describí anteriormente hacen que sea una experiencia de inmersión: desde que empieza, como que te abrochas los cinturones y viajas en una montaña rusa al pasado y eso creo que es el sello distintivo.

¿Cuál fue el momento que más disfrutaste en el rodaje de Los Parecidos?

Cada momento lo disfruté. En especial, disfrutaba mucho, superar los retos del día a día: 30 días, 5 semanas, con un equipo de más de 50 personas, superando retos, llegando todos los días a las siete de la mañana, pensando que seguro no íbamos a lograr nuestro objetivo en el día. Cuando llegaba la una o dos de la tarde, nos sentíamos hundidos, pensando que no terminaríamos y que tendríamos que quedarnos horas extras, pero a las seis o siete, salvábamos el día. Era increíble la magia de hacer cine: cada día llegar y superar un reto.

También, te diría que disfruté los momentos con los grandes efectos especiales: cuando teníamos un doble que salía volando con cables, por mencionarte algún ejemplo, me emocionaba mucho porque me sentía como un niño chiquito con mis juguetes. Por supuesto, también disfruté mucho los momentos que conseguía una actuación muy potente, real y conmovedora de alguno de mis actores. En fin, es difícil escoger un solo momento.

 ¿Qué proyectos vienen en el futuro? 

Tengo ocho guiones en desarrollo muy distintos, de diversos tipos de presupuesto, todos dentro del género; con cine de género me refiero a thriller, suspenso, terror o ciencia. Lo más pronto que tengo ahora es mi primer película en inglés que es algo muy emocionante. Es mi primera película no escrita por mí, una película que alguien me contrató para dirigir.

Por otra parte, tengo en desarrollo para el siguiente año, una película independiente de terror que quiero hacer en México y otra película de ciencia ficción. Conforme, haya más información, les compartiré los detalles.

 

Sin duda, suena interesante el futuro para el director y guionista Isaac Ezban pero, por lo pronto, podemos ver Los Parecidos, que se estrena el 14 de octubre en México. Esta es una oportunidad para que entremos a su dimensión desconocida y así, no perdamos de vista a un cineasta que se atreve a apostar por el cine como un vehículo original que brinda historias y experiencias sensitivas, que perturban, que tienen la capacidad de marcar y moldear nuestras vidas.

Ficha técnica

Título: Los Parecidos (2015)

Dirección y Guión: Isaac Ezban

Reparto: Gustavo Sánchez Parra, Cassandra Ciangherotti, Fernando Becerril, Humberto Busto, Carmen Beato, Santiago Torres, María Elena Olivares, Catalina Salas, Alberto Estrella, Luis Alberti.

11_UrielGordon

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s