votacion 3 de 3

Por: Ximena Mata – @XimenaMataZ

En días pasados, el Senado de la República y la Cámara de Diputados, se dieron a la tarea—finalmente—de aprobar las Leyes que conforman el Sistema Nacional Anticorrupción. Entre ellas, discutieron, mocharon y aprobaron la Ley General de Responsabilidades Administrativas, mejor conocida como Ley 3 de 3. En las redes sociales, los ciudadanos han manifestado su inconformidad por la aprobación de una ley que no respeta fielmente la solicitud de los más de 630,000 firmantes de aquella iniciativa.

Recordemos: luego de los escándalos de corrupción en el país que involucraron a altos funcionarios del gobierno federal, incluido el Presidente Peña Nieto, la ciudadanía pasó de la indignación a la acción al urgir a los servidores públicos que hicieran públicas 3 declaraciones: patrimonial, fiscal y de intereses. El IMCO y Transparencia Mexicana se dieron a la tarea de juntar esa inquietud ciudadana en la propuesta #Ley3de3. La meta era juntar 120,000 firmas (como marca el art. 71 Constitucional) para poder llevar la propuesta de ley al Senado. En tan sólo 2 meses, lograron juntar 634,143 firmas de mexicanos hartos de la corrupción.

La iniciativa pasó al Senado, y se turnó a las Comisiones Unidas de Anticorrupción y Participación Ciudadana, y de Justicia y de Estudios Legislativos para su análisis. Dichas comisiones debían discutir, además, las otras 6 leyes que conforman el Sistema Nacional Anticorrupción. El plazo constitucional para emitir dictámenes era el 28 de mayo, y tristemente a nadie sorprendió que los legisladores violaran la Constitución—una vez más—al patear los dictámenes hasta después de las elecciones del 5 de junio. Una vez pasadas las elecciones, y definido el periodo de discusión de las Leyes Anticorrupción para el 13 al 17 de junio, empezamos a ver la verdadera voluntad política para combatir la corrupción. En eso tampoco hubo sorpresas.

ley3de3-art29

En lo que respecta a la Ley 3 de 3, con 59 votos en contra (PRI, PVEM y 1 independiente), 51 a favor (34 PAN, 16 PRD y 1 independiente), una abstención y 17 ausencias, los senadores bloquearon la máxima publicidad de las 3 declaraciones ya mencionadas. Fue un golpe para la ciudadanía. De acuerdo con lo aprobado en el artículo 29, “las declaraciones patrimoniales y de intereses serán públicas salvo los rubros cuya publicidad pueda afectar la vida privada o los datos personales protegidos por la Constitución.” Es decir, cualquier funcionario que sienta afectada su vida privada podrá optar por no hacer públicas buena parte de sus declaraciones. Además, los senadores (PRI y PVEM) rechazaron los formatos utilizados en la plataforma #ley3de3, que la gente ya conoce, para hacer las declaraciones.

En su lugar, los nuevos formatos serán creados por el comité coordinador, a propuesta del comité de participación ciudadana, que aún no existe. Por otro lado, esa misma ley en su artículo 32 impone a todo ciudadano que reciba recursos públicos (empresarios, empleados, becarios, pensionados, beneficiarios de programas sociales, etc.) a hacer las 3 declaraciones. Si bien los empresarios deben ser parte de la solución anticorrupción, una disposición tan ambigua desvía la atención de lo verdaderamente importante: vigilar y sancionar a los funcionarios corruptos, que al final son quienes nos representan. Afortunadamente, este último artículo fue vetado por el Presidente y ahora toca al Congreso volver a votar sobre su contenido; sin embargo, el artículo 29 quedó intacto y debemos seguir presionando hasta antes de que se promulgue la ley.

En fin. Comparto la indignación de miles de mexicanos. Es una burla que los políticos se sigan escondiendo en leyes hechas a modo para seguir usando el servicio público para beneficio privado. Pero también reconozco que estamos viviendo un avance importante. Como nunca antes, la gente está pendiente y participa en la vida pública del país, exigiendo a los legisladores combatir la corrupción. Y por primera vez en la historia de nuestro país una iniciativa ciudadana se convierte en ley. Sí, nos quedaron a deber en la Ley 3 de 3, pero también están la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, que da un papel primordial a los ciudadanos; las reformas al Código Penal Federal, que tipifican delitos de corrupción e imponen cárcel como sanción; las reformas a la Ley Orgánica del PGR, que determinan a la fiscalía anticorrupción como encargada de investigar y perseguir delitos en la materia, entre otras, que han sido aprobadas exitosamente, y que permitirán prevenir, perseguir y sancionar mejor a los corruptos de este país.

No todo está perdido y no debemos estancarnos en la frustración de una sola ley. No podemos dejar que con una batalla nos ganen la guerra. Somos más los buenos y vamos por buen camino. Esta guerra apenas empieza, y el triunfo estará en no bajar la guardia frente a la corrupción.

13_XimenaMata

Fotos: El Universal, ley3de3.mx

 

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s