Barack-Obama-clicks-a-selfie

Por: Daniela Dib – @dandiba

Tengo una teoría que carece de sustento teórico, está llena de sesgos y navega peligrosamente en las aguas del fanatismo personal, pero que aún así encuentro bastante probable: en dos años Estados Unidos verá el daño que le provocó la presidencia de Barack Obama.

No hablo sobre las implicaciones del Medicare y Medicaid o del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba; ni siquiera del rescate financiero de Merrill Lynch y General Motors o del asesinato de Osama bin Laden. Carezco de los argumentos y análisis a profundidad que me permitan predecir con cierta lógica las consecuencias políticas, sociales y económicas de estas controvertidas acciones ocurridas durante los dos períodos presidenciales de Barack Obama.

El daño al que me refiero se podrá asimilar cuando él ya esté fuera del despacho oval, libre de la presión presidencial, cuando el próximo POTUS se haya enfrentado al escrutinio público y se haya convertido en el rostro de Estados Unidos ante el mundo. Con Hillary o Donald en la Casa Blanca, el país hasta ahora más poderoso del mundo se dará cuenta que Barack Obama fue su primer embajador digital, y que – ahí va el agravio – nunca volverá a tener uno.

Vladimir Putin, Kim Jong-un y, por supuesto, Enrique Peña Nieto, son otros mandatarios con gran presencia en Internet. Sin embargo, su popularidad se nutre de críticas y burlas de lo que dicen, hacen o dejan de hacer. (En Rusia incluso se han vetado los memes que se mofan de Putin; al líder norcoreano aparentemente le gusta observar cosas; está de más mencionar todo lo que se publica a diario sobre Peña Nieto, aunque este meme es épico). Pero en el caso de Obama, el Internet habla de él porque lo ama.

Además de su carisma, el apoyo (y los brazos) de su esposa, Michelle, la estabilidad de sus hijas Malia[1] y Sasha, y hasta la fotogenia de su perro Bo, lo que hace de Obama un presidente tan querido en el mundo digital es que él y su equipo han aprendido muy bien a hablar el idioma de los millennials y navegan con familiaridad las plataformas en donde ellos conversan. A principios de este año, el sitio Engadget nombró a Obama como un social media ninja por sus extraordinarias habilidades de conversación virtual. Claramente, el mérito no es sólo suyo; desde su primera campaña presidencial en 2008, Obama contó con el apoyo de un equipo dedicado por completo a las redes sociales que fue capaz de lograr una presencia tan exitosa a la que muchos le atribuyen el éxito en las elecciones. Tal fue el precedente que marcó su campaña, principalmente a través de Facebook y Twitter, que la estrategia se estudia hoy en cursos de marketing político alrededor del mundo.

A partir de entonces, el equipo del presidente dicta el alto estándar para la incursión de mandatarios en las redes sociales. Primero fueron Twitter, Facebook y YouTube; después Vine y Reddit. Tras la reelección en 2012 – inmortalizada con uno de los tweets más replicados en la historia -, Obama incursionó en Tumblr, comenzó a hacer apariciones especiales con íconos de la cultura pop de su país, y fue uno de los primeros en lanzar un canal presidencial en Snapchat, la plataforma perfecta para ofrecer un detrás de cámaras permanente de las aventuras presidenciales.

Obama entiende perfectamente qué es un GIF, cómo usar un meme, en qué momento aplicar un mic-drop. Sabe qué está de moda entre los millennials y por eso se avienta un freestyle con Lin-Manuel Miranda, enloquece al internet con una probadita del episodio en el que prueba comida callejera en Vietnam con el chef Anthony Bourdain, se rodea de un equipo que silencia a los críticos con una foto y cuatro palabras en un tweet. Coronó su reinado en las redes sociales hace unos meses, cuando fungió como el orador principal del evento más importante para la comunidad de vanguardistas digitales en Estados Unidos: el festival SXSW (South by South West), en el que habló, por supuesto, de cómo el Internet puede servir a la población en distintos ámbitos.

Durante los últimos meses de su mandato, el siempre sonriente Obama se ha relajado un poco más de lo habitual y ha hecho mancuerna con otro consentido del mundo digital: Justin Trudeau, el primer ministro canadiense. Ambos personifican a lo que aspira todo millennial: atractivo, en forma, consciente de los problemas globales, estables pero liberales y, sin más complicaciones, cool. Muy cool. Y la clave es que Obama entiende que las redes sociales no sólo se utilizan en Estados Unidos sino en el resto del mundo, y que si hoy un veinteañero mexicano manda un Snap con emojis y hashtags, otro veinteañero japonés puede verlo y comprender lo que quiere decir. El POTUS le habla a todos ellos.

Volviendo a mi teoría, en dos años los millennials y sus herederos, la generación Z, se habrán cansado de comentar los impasses de Hillary Clinton o de Donald Trump. A estas alturas de la carrera presidencial, los posts más viralizados de Hillary son aquellos en las que deja en evidencia lo que sus críticos llaman “su intento por parecer la abuela que trata de ser cool en redes sociales”; en el caso de Trump, cualquier cosa que diga o haga se vuelve popular por su contenido ridículo y surreal. Cualquiera que quede electo como presidente se convertirá en el nuevo Putin, no en el nuevo Obama, del mundo digital. Y será entonces cuando la ausencia de aquel gran embajador de Internet, el único que puede burlarse de sí mismo con gran éxito, pese sobre un país muy conectado con el mundo y a la vez muy alejado de lo que realmente ocurre en él.

[1] Dato curioso: Kylie Jenner y Malia Obama tienen la misma edad. “Mic drop”.

22_DanielaDib

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s