time-100-2016-steph-curry

Por: Uriel Gordon – @Urielo_
Imagen: Time

“A muchos de nuestros héroes deportivos nos los venden con base en sus niveles de habilidades súper humanas. Pero muy de vez en cuando, nos toca experimentar a uno que combina estos dotes superiores físicos con humildad y gracia”.– Misty Copeland, Primera bailarina principal afroamericana del American Ballet, sobre Stephen Curry en la revista Time.

Oakland California, Diciembre 2011. Me encuentro con mi papá en la Oracle Arena, la casa de los Warriors del Golden State. El equipo al que se enfrentan son los Knicks de Nueva York; el partido no promete mucho: ninguno de los dos equipos está en su mejor momento. Sin embargo, me emociona que veré jugar a la súper estrella de los Knicks, Carmelo Anthony y, aunque no dimensiono, también me llama la atención que observaré a Stephen Curry, la joven promesa de los Warriors. Al momento del calentamiento, nos percatamos que Curry viste traje negro y una camisa blanca: no va a jugar; está lastimado.

Una vez que arranca el partido, mi atención se enfoca principalmente en Carmelo Anthony, pero es de notar la labor que realiza Curry desde la banca: apoya a sus compañeros, aunque él no está comandando a su equipo en la cancha; se levanta de su asiento para aplaudirles, a pesar de que presenta una lesión en el pie; se comporta como un profesional. Me hace pensar a la clase de jugador que me estoy perdiendo de ver en la duela.

Tan sólo cuatro años después, Curry se convierte en el Jugador Más Valioso de la NBA, rompe el record de triples en una temporada y lleva a su equipo al campeonato. En 2016, vuelve a ser nombrado como el Jugador Más Valioso, conduce a su equipo a romper el record de juegos más ganados en una temporada con 73. Es un espectáculo observarlo, ver lo escurridizo que es, admirar su juego creativo, su capacidad para anticipar los movimientos del contrincante, asombrarse ante su capacidad para recibir pases y disparar inmediatamente con precisión, a una larga distancia. De acuerdo con la revista Life & Style, tarda 0.3 segundos en lanzar el balón; Curry valora el tiempo como muy pocos, el poder que tienen los instantes.

“Un segundo es el momento más valioso de una noche. Puede tener guardada para ti la oportunidad que siempre esperaste”, dijo en entrevista con la revista.

Steph sin duda nació con talento e inteligencia. No obstante, es alguien que no da por hecho las cosas, que trabaja y se esfuerza para ser mejor cada día. Parte de su entrenamiento, según constata el portal Business Insider, radica en pararse frente a una pared llena de luces que simula los movimientos que se dan en la cancha.

“Las luces hacen mímica de lo que sucede en la cancha. Si hay un defensor en frente de mi, tengo que saber dónde se encuentra y también estar listo para iniciar cualquier movimiento que realizaré”, dijo Curry.

Así es como el basquetbolista busca mejorar su técnica para conducir el balón: entrena, estudia el juego; no lo subestima. En el momento que se está escribiendo este artículo el equipo de Curry se encuentra en la semifinal del campeonato de la NBA. ¿Podrá llevar a su equipo al segundo título consecutivo? Es algo que veremos pronto, pero independientemente de eso, se disfruta ver a un jugador que ha desafiado al deporte, que ha impuesto un estilo, en palabras de Misty Copeland, con “humildad y gracia”, un estilo que seguirá dando de que hablar.

11_UrielGordon

 

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s