Soft Power

Por: Pablo Tortolero – @pablotorto

En un artículo publicado en la revista Foreign Affairs,[i] el profesor de Georgetown, Charles King, advierte sobre el “declive en los estudios internacionales”, argumentando que, ante el surgimiento de prioridades como la seguridad nacional, el Departamento de Estado norteamericano habría gradualmente empezado a desaparecer programas de inmersión en lenguas y culturas nuevas, a la par de que existe una tendencia generalizada a destinar cada vez menos recursos en los estudios internacionales, como si se hubiera perdido el interés y la buena voluntad por saber más sobre el extranjero.

Uno de sus principales problemas con esta tendencia es que, según él, el poderío norteamericano no sólo recae en lo económico y lo militar, sino en su capacidad de tener vasta información sobre el mundo y por tanto de entenderlo. En un ejemplo muy claro, considera que en cualquier universidad norteamericana existe algún experto sobre la degradación ambiental en China o la política de alguna provincia en Rusia, pero que en ambos lugares difícilmente habrá quien sepa de la reactivación económica en Detroit o de algún tema que necesite ese grado de precisión.

Estados Unidos parece haber entrado en una fase de cerrazón. Su bienestar, el de sus ciudadanos, y todo lo que es “american” es lo que parece importar por encima de todo. ¿Han hablado últimamente con algún joven norteamericano que carece de conocimiento alguno sobre otras culturas, otras lenguas y maneras de pensar, y que se siente absolutamente cómodo con ello? Esta misma cerrazón es la que ha imperado en la actual campaña por la presidencia del país. En teoría, y por su capacidad para influir en la vida de los demás, de quien menos se debería de esperar esta actitud es de quien exactamente la está aplicando: la primera potencia mundial.

El concepto del soft power, o poder blando o suave, fue acuñado por Joseph Nye para describir la capacidad de un país, en este caso Estados Unidos, para dictar las reglas de juego en relaciones internacionales sin hacer uso de la coerción o la fuerza.[ii] Esto pasaba, en muchas instancias, por el bombardeo cultural, mediático, de valores y de su aceptación como estándar en otras sociedades, pero también pasa necesariamente por la detención de información y expertise sobre otros lugares del mundo, como describe King. Es natural preguntarse si México tiene o no algún grado de este tipo de poder y capacidad de ejercer influencia. Si tenemos una imagen más o menos definida en el exterior, una “marca” México como se ha manejado en los últimos tiempos, entonces seguro que algún grado debemos tener, ¿no?

¿Cómo se manifiesta este poder e influencia en nuestro caso, sobretodo ante el actual panorama político electoral en Estados Unidos? Existen institutos que miden el nivel de soft power que tiene un país, pero esto resulta complicado y confuso. Quizá la respuesta más rápida a esta interrogante es que, por ser intangible, no es una estrategia que nos salte a la vista de inmediato y puede englobar muchos frentes y disciplinas. Revisemos sólo algunos puntos.

Sabemos que mediáticamente la tendencia en ese país es más bien negativa. Esto hace que la percepción en general lo sea, y a su vez tiene un enorme impacto en la misma. Hace poco, una amiga estadunidense me comentaba que en sus discusiones con connacionales sobre su actual proceso de elecciones llegaban numerosas veces a la conclusión de que en su país se estaba llevando a cabo una campaña electoral “a la mexicana”, sinónimo de “risible” o “patas arriba”. Y esa amiga es una gran entusiasta de nuestro país, ahora imagínense lo que piensan inconscientemente el considerable número de ciudadanos estadunidenses que no lo son tanto.

La respuesta a ese fenómeno mediático no ha sido siempre equivocada. Un ejemplo de ello es el comercial sobre el aguacate mexicano que se transmite en el medio tiempo del Súper Tazón, mezclando acertadamente la adicción de los estadunidenses por el guacamole y uno de nuestros fuertes, la gastronomía. Aún si es una iniciativa privada de marketing y está explicada con peras y manzanas bajo forma de comercial cómico, por lo menos se está explicando algo.[iii]

Si nos vamos a las recientes exportaciones cinematográficas, la perspectiva no es tan alentadora. El bodrio de “No se Aceptan Devoluciones” (Eugenio Derbez, 2013) es al día de hoy la película hablada en español más taquillera de la historia en Estados Unidos, después del “Laberinto del Fauno” y “Como Agua para Chocolate”, estrenadas en 1992 y 2006 respectivamente.[iv] Eso parece sugerir que nos quedan algunos años todavía para que este record se eclipse, es decir, hasta que se estrene “No se Aceptan Devoluciones 2”, ya en proyecto. En ella se tratan burdamente los temas de una relación amorosa entre un mexicano y una norteamericana, la mudanza a California como sinónimo del sueño americano (efectuada vía la inmigración ilegal, claro está) y un sinfín de bromas y lugares comunes sobre el significado de la vida en ambos lados de la frontera y para ambas nacionalidades. Es importante notar que este producto de exportación es por supuesto la película mexicana más taquillera de la historia en nuestro territorio. Aún si su público objetivo en Estados Unidos era fundamentalmente el méxico-americano, si por equivocación algún ciudadano fuera de esta categoría se metió al cine a verla quizá no se haya llevado la mejor imagen de nosotros. También, aún si a todos nos ha dado gusto las recientes premiaciones de cineastas mexicanos en los premios de la Academia, no olvidemos que el largometraje sobre México que compitió por Mejor Documental en los pasados premios se llamaba “Cartel Land”.

La respuesta oficial ante el problema en la percepción durante el periodo electoral en Estados Unidos, hasta donde sabemos, fue un reacomodo de funcionarios en puestos clave. Se optó por cambiar abruptamente de embajador en Estados Unidos por alguien con una trayectoria probada en materia de protección consular en ese país. Carlos Manuel Sada Solana. El puesto de Subsecretario para América del Norte fue ocupado por José Paulo Carreño King, el antiguo coordinador de Marca País y Medios Internacionales de Presidencia, experto en marketing, y comunicación al igual que su padre. Carlos Pérez Verdía, quien ocupaba antiguamente ese puesto, fue recientemente nombrado Coordinador de Asesores de Presidencia.

¿Cual será su estrategia? La iremos viendo poco a poco. Los resultados, para algo tan difícil como la percepción, no pienso ni que sean inmediatos, ni que sean confortadores. Posiblemente se incremente el trabajo de coordinación con las cámaras de comercio y las representaciones de intereses económicos mexicanos en el país. Más aún, en un ambiente donde se empieza fuertemente a criticar los tratados de libre comercio y se maneja hasta de una posible puesta en duda del nuevo mega tratado, el TPP, resulta clave este trabajo para fines de intercambio económico. Esperemos que esta estrategia sea algo visible, al estilo del video vuelto viral de la Embajadora de México en India que cambió su lujoso auto de servicio por una especie de motoneta con asientos típica de la región y adaptada con los emblemas oficiales de México, y por ello ha recibido una gran cobertura.[v] Todas las proporciones guardadas, en esta ocasión, tomando en cuenta los últimos resultados de la contienda por la nominación Republicana y adelantando lo agresiva que será la contienda general en los próximos meses usando temas que nos perjudican,[vi] la tarea de cambiar la percepción se avecina mucho más difícil.

Dada esta supuesta cerrazón y desinterés por el resto del mundo, es probable que nuestro amigo norteamericano nos seguirá preguntando si celebramos nuestra fiesta nacional este último cinco de mayo con unas margaritas en compañía de nuestro primo el narco. ¿Tendremos las herramientas como país para transmitir efectivamente lo aberrante de esta última frase a un auditorio que no tiene voluntad de escucharlo?

21_PabloTortolero

[i] https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/decline-international-studies

[ii] https://www.foreignaffairs.com/reviews/capsule-review/2004-05-01/soft-power-means-success-world-politics

[iii] http://www.aguacatesdemexico.com/about-afm/#BydYW5YTyPXkxeIE.97

[iv] http://www.forbes.com.mx/las-peliculas-mexicanas-mas-taquilleras-de-la-historia/

[v] https://youtu.be/tP5D6Ssgsi0

[vi] http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/campana-Trump-antimexicana_18_734506575.html

 

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s