forto orozco

Por: Uriel Gordon – @Urielo_

Comienza el baile. En el Hospicio Cabañas, un espacio que está catalogado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, vemos a adultos y a niños aglutinados bajo el centro de la cúpula mayor de esta obra arquitectónica. Parece que la gente se mueve al ritmo de la Danza del Limbo: cada uno de los que se encuentran ahí, en algún momento, inclinan su espalda y tuercen el cuello hacia atrás; sólo falta que arranque la música para verlos caminar por debajo del bastón invisible.

Todos observan el techo: las miradas son atraídas por el magnetismo del Hombre de Fuego, por el hombre que camina entre las llamas y se hunde en otra dimensión de la realidad; lo rodean tres hombres que giran alrededor de él que, de acuerdo con el guía del Hospicio, representan en conjunto los cuatro elementos naturales: el fuego, la tierra, el aire y el agua. Es un deleite del juego de las perspectiva: todos caminan al ritmo del Limbo para observar desde distintos ángulos la imagen que se ubica a 27 metros del suelo. Así es como se baila imaginariamente el Limbo en el Hospicio Cabañas. Así es como la danza espontánea se vuelve uno de los vehículos para conectarse con los murales del pintor mexicano José Clemente Orozco.

En total, el Hospicio Cabañas está tapizado con 53 murales de Orozco, que fueron pintados entre 1938 y 1939. Uno de los hilos narrativos que hay entre ellos, es la Conquista de México. Comencemos, por ejemplo, con el Hernán Cortés: se puede observar al conquistador español vestido con una armadura futurista. El guía del Hospicio menciona que esta pintura le gusta especialmente a los niños; la relacionan con Ironman o con los Transformers; parece una especie de robot. La explicación que encontramos es que al principio de La Conquista, los Aztecas lo veían como una deidad y en este sentido, la mecanización fue una de de las formas que utilizó Orozco para plasmar la presencia de una figura desconocida, la presencia de una figura ajena al mundo Mexica. Pero, a su vez , esta mecanización también representa crueldad: vemos a Cortés, con una mirada fría, con un cuerpo metálico, sosteniendo una espada ensangrentada.

Siguiendo la exploración del mundo desconocido que representaban los españoles para los indígenas, encontramos otro mural en el que se observa un jinete “robótico” montado sobre un caballo de dos cabezas. Es el monstruo de dos cabezas: simboliza el terror destructivo y desconocido de la Conquista.

Sin embargo, en los murales de Orozco también se asoman destellos del poder constructivo de la cultura española, plantea el guía del Hospicio: vemos la imagen del autor del Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes Saavedra. Simboliza cultura, el enriquecimiento de la literatura que también acompañó a la Conquista.

Podemos hablar de muchas imágenes más; el recorrido por los Murales de Orozco permite asomarnos a nuestra historia, pero más allá de eso, lo que más se goza es adentrase en el mundo de las sensaciones que busca transmitir uno de los pintores más importantes que ha dado México. Lo que más se disfruta es conectar, a través de su pintura, con el ingenio y la creatividad del muralista. Lo que más se disfruta es observar el baile del Limbo imaginario que detona el arte de Orozco en la capital de Jalisco.

11_UrielGordon

 

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s