zavala

Por: Francisco J. Vaqueiro – @FJVaqueiro

Quizá en México, como en ningún otro lugar del planeta, la reelección de gobernantes es el último tabú del sistema político. Basta con ver cómo en nuestro país un gran número de documentos oficiales acompañan al calce la frase: Sufragio efectivo. No reelección.

El aforismo, atribuido comúnmente a la revolución maderista, tiene su origen en el Plan de La Noria, acaudillado por el General Porfirio Díaz en contra de Benito Juárez, quien contendió y ganó en 1871, por tercera ocasión, la elección para Presidente de la República.

El levantamiento de Francisco I. Madero en 1910, que a la postre llevaría al final a la dictadura de Díaz sumergiendo al país en la guerra civil más cruenta desde el movimiento de Independencia, dejaría una huella profundísima en el imaginario político mexicano: la reelección es antitética a la representatividad, a la democrática.

El Maximato Callista fue el último intento de ostentar el poder más allá del periodo constitucional conferido, mediante la imposición de títeres a las órdenes del Jefe de la Revolución. Una pantomima digna del Porfiriato, que finalizó con el abrupto destierro de Plutarco Elías Calles a los Estados Unidos.

Es incuestionable que a partir de la presidencia de Lázaro Cárdenas, la rotación de las altas esferas en el poder de manera sexenal, facilitó en buena medida la oxigenación de distintos cuadros políticos que en su momento aspiraron al poder, todo ello, claro, bajo los muy convenientes usos y costumbres políticos impuestos por el partido único de Estado (impunidad, corrupción, clientelismo, etc.)

Uno de los rasgos distintivos que permitió al PRI perpetuar una dictadura de partido en México, fue el respetar irrestrictamente el principio de no reelección consignado en nuestra Constitución: la no reelección es, tal vez, la única disposición constitucional respetada a carta cabal durante la Presidencia Imperial. Ni siquiera presidentes tan poderosos y carismáticos en su tiempo, como Miguel Alemán Valdés o Carlos Salinas de Gortari, fueron capaces de romper con la regla de oro de la sucesión forzosa cuando sondearon la posibilidad de reelegirse.

El debate sobre la conveniencia de la reelección presidencial (con todas las modalidades posibles) parece remoto, ya que aún los más apasionados reformistas reconocen el trasfondo histórico del principio de no reelección, así como el trascendental papel que dicha prohibición ha tenido en las transiciones pacíficas del poder.

Hoy, la esposa de un ex presidente de la República destaca como una seria contendiente a la candidatura presidencial por su partido, me refiero a Margarita Zavala y a Partido Acción Nacional.

Al margen de sus méritos técnicos y/o políticos para ser o no presidente de la República, cuestión propia de toda campaña política y del escrutinio de los votantes, el hecho de que la cónyuge de Felipe Calderón Hinojosa busque la presidencia ameritaría reabrir el debate sobre la reelección presidencial. Me explico:

Aún y cuando el poder ejecutivo reside de manera unipersonal en el Presidente, en los hechos, resulta poco creíble que un cuadro político tan relevante como cualquier ex primer mandatario no juegue un papel de suma importancia política tras bambalinas en las decisiones de su consorte, lo que implicaría, en mayor o menor medida, el ejercer el poder por interpósita persona.

Es candoroso pensar que el ejercicio del poder no conlleva la influencia de terceros tras las sombras, a sabiendas de que un ex Presidente cohabita en Los Pinos bien valdría la pena preguntar:

¿Es posible marginar a un ex Presidente de las decisiones políticas de su pareja? ¿Es eso deseable? ¿Hay o no algo de simulación? ¿Se quebranta o no en esencia el principio de no reelección? ¿Es conveniente en nuestros días la vigencia o no de dicha prohibición?

Creo que es propicio el retomar un debate que ha sido postergado demasiado tiempo.

14_FranciscoVaqueiro

 

 

 

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s