Chimamanda

Por: Angélica Creixell – @angecreixell
Imagen: Akintunde Akinleye para Vogue

Si no han leído o escuchado una conferencia, incluso un podcast, de Chimamanda N. Adichie, recomiendo que dejen de hacer lo que sea que estén haciendo y lo busquen. No dudo que quedarán sorprendidos o, por lo menos, algo en su interior se moverá por la intriga al leer el primer capítulo de Americanah o escuchar cinco minutos de su teoría sobre la “historia única” o su teoría de por qué todos deberíamos de ser feministas. Tiene una sutileza particular que le permite de hablar de temas controversiales—el racismo en Estados Unidos, la migración global y temas de género—a través de personajes de la cotidianidad; en Americanah, una profesora de una universidad prestigiosa y un inmigrante ilegal africano en Londres; en Medio sol amarillo, la historia de vida de un niño, sirviente de las clases altas nigerianas. Cada personaje aporta una perspectiva distinta a una historia y la percepción del lector sobre los nigerianos cambia entre capítulos. Al final, sin darse cuenta, el lector tiene una historia completa de Nigeria.

En su novela, Chimamanda logra borrar los peligros de lo que ella llama una “historia única”,

“The single story creates stereotypes, and the problem with stereotypes is not that they are untrue, but that they are incomplete. They make one story become the only story.”

(“La historia única crea estereotipos y el problema con los estereotipos no es que sean falsos, sino que son incompletos. Hacen de una sóla historia la única historia.”)

La “historia única” no es sólo un punto de vista, es una percepción limitada de un lugar, persona o grupo de personas. En una plática, Chimamanda nos cuenta su experiencia cuando llegó por primera vez a Estados Unidos y comparte cuarto con una americana. Esta roommate estaba muy consternada e intrigada por Chimamanda. ¿De dónde venía? ¿Cómo sabía hablar ingles tan bien? ¿Qué música escuchaba en Nigeria? ¿Qué hacía en los Estados Unidos? Preguntas similares a las que recibí yo (y probablemente la mayoría de mis compatriotas) cuando me mudé a Estados Unidos. Pareciera que mis compañeros tienen una “historia única” de los mexicanos y nos encasillan a todos en estas características. Caen en los estereotipos de una “historia única” y generan barreras, cuando en realidad, somos más parecidos de lo que creen. Chimamanda reconoce cómo se sorprendió de los mexicanos la primera vez que visitó Guadalajara. Al estar expuesta a las noticias sobre México en EUA, cada vez que escuchaba la palabra “migración,” su cabeza inmediatamente creaba una traducción inmediata a “mexicano.” Ella misma fue víctima de una “historia única.”

La autora juega con temas políticos mediante una historia contada en diferentes tiempos y personajes. El lector aprende indirectamente sobre las relaciones interraciales en Estados Unidos y Londres, así como los muros invisibles que existen en Nigeria, definidos por las tribus y no por los poderes colonialistas. Cuestiona los lineamientos de belleza en EUA con las curvas y tonos de piel de sus protagonistas. Nos sumerge en la cotidianidad de visitar un salón de belleza o la extraña relación que se forma entre extraños al esperar el transporte público. Para mí, esto es lo delicioso; leer entre líneas y encontrar las similitudes con mi historia.

Los dejo con una frase—mientras un personaje espera el autobús:

“The man standing closest to her was eating an ice cream cone; she had always found it a little irresponsible, the eating of ice cream cones by grown-up American men, especially the eating of ice cream cones by grown-up American men in public.” 

(“El hombre más cercano a ella comía un cucurucho; eso siempre le había parecido un tanto irresponsable, que un hombre estadunidense adulto comiera cucuruchos, y muy en especial que un hombre estadunidense adulto comiera cucuruchos en público.”)

                                                                          – Americanah, Chimamanda N. Adichie

6_AngelicaCreixell

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s