174458_MetroPantitlan

Por: Sofía Bosch – @sboschg
Imagen: Metro Pantitlán Hora Pico, Ciudadanos en Red

Voy en el Metro embarrada entre 4 señoras, todas empujándonos discretamente con los codos para recuperar un poco de espacio vital. Llegamos a la estación Chabacano y fuera del vagón hay 5 filas de personas listas para embestir y hacerse camino dentro del tren. Todos están decididos a finalmente entrar. Ya dejaron pasar varios trenes que venían llenísimos. Se abren las puertas y entra la marabunta sin permitir que absolutamente nadie salga. Las cosas se aprietan aún más. Hay una joven embarazada entre los usuarios del vagón por lo que empieza una organización colectiva para que las mujeres carguemos nuestras bolsas por encima de la cabeza con la esperanza de hacerle un poco de espacio a la joven. Entre gritos y jaloneos unas señoras deciden armar un especie de círculo en forma de valla humana alrededor de ella para protegerla de los empujones.

Nunca había visto algo similar. Ni siquiera los usuarios sentados pueden levantarse para ofrecer su lugar. Hay demasiada gente. Llegamos al Metro Pino Suárez y la bajada se ve difícil. Me preparo para empujar -sin dejar de proteger mi bolsa- deseando que no me avienten fuera del vagón con demasiada fuerza, la última vez me torcí un tobillo. Se abren las puertas y se arma un choque de fuerzas con la gente que desea entrar. Los de dentro del tren empujamos más fuerte y logramos liberarnos. Respiro. Estoy sudando. Llevo 35 minutos en ese tren, en la línea azul, de Ermita a Pino Suárez. Esa es nada más la última mitad de mi trayecto, y tengo suerte: la primera parte la hago a contraflujo en la línea dorada que está en excelentes condiciones. Todos los días después de los apretujones y el exponerme a ser tocada, acosada o hasta lastimada pienso que soy suertuda, no me puedo ni imaginar la lucha que ha de ser subirse a un vagón en las estaciones con más afluencia como Pantitlán, Cuatro Caminos, Constitución de 1917 o Indios Verdes.

AFLUENCIA 2015Esa lucha física dentro del Metro le toca diario a más de 5 millones de personas en la Ciudad de México. Es como si toda la población de Noruega decidiera subirse al Metro en un día. La movilidad en la ciudad se ha vuelto una cuestión importantísima para su población y la respuesta gubernamental no ha sido la adecuada. Se ha apostado por el automóvil como medio de transporte (nada más hay que ver la cantidad de deprimidos, segundos pisos y vías rápidas que se han construido o están en construcción actualmente) y no se ha otorgado el presupuesto para una expansión óptima y necesaria al Metro, el transporte más rápido para las masas de una megalópolis.

Un gran dictaminador de cohesión social en las grandes urbes son los espacios públicos. Los espacios donde diferentes estratos sociales pueden convivir son los espacios que promueven un entendimiento y empatía con el otro. Un ejemplo de esto es Central Park, planeado por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, que se veía no únicamente como la construcción del primer parque planeado en una ciudad americana sino un lugar de reunión donde las clases altas y bajas podrían convivir, disminuyendo los prejuicios, la lucha y el rencor entre ellas.

A falta de espacios públicos de calidad y con un total de 195 estaciones, de las cuales 44 son estaciones de conexión, el Metro de la Ciudad de México se ha convertido en prácticamente el único lugar donde diariamente se genera una mezcla social. El Metro permite que todos los días albañiles, personal de limpieza, oficinistas, estudiantes, personas de la tercera edad y comerciantes informales -que tratan de vender pastillas para la garganta, audífonos, cargadores de celular y discos con los 100 éxitos del rock en español- convivan durante el trayecto. Es el único momento o lugar donde uno puede ver que sin importar la clase social todos sufren el bochorno y poco espacio de la misma forma.

El Metro de la ciudad de México es un lugar que no únicamente se utiliza como medio de transporte y las estaciones como lugares de paso. En estaciones como Mixcoac, los niños esperan a sus papás haciendo la tarea en los pasillos y entradas; la estación Zapata alberga un cine gratuito en el cual se proyectan documentales para los pasantes; no hay que olvidar los cibercentros donde los usuarios pueden utilizar una computadora con internet de forma gratuita; los restos óseos de un mamut encontrado cerca de la estación Talismán y que se exhiben en esta misma, al igual que la pirámide de Ehecatl en la estación Pino Suárez, la zona arqueológica más pequeña del país. Subculturas que se sienten perseguidas a nivel de calle muchas veces prefieren reunirse dentro de estaciones donde la policía del Metro los tolera y los dejan estar.

Metro12

Y aunque el Metro es un lugar excepcional, sin el cual esta ciudad colapsaría, una cosa es clara: el Metro, ni siquiera con la nueva línea 12, se da abasto para mover a la enorme cantidad de personas que lo utilizan diariamente. Se necesita invertir en transporte colectivo. La Secretaría de Medio Ambiente ha hecho un gran trabajo promoviendo el uso del sistema de bicicletas compartidas, pero en una ciudad como la de México no se puede apostar a la bicicleta, o a líneas de Metrobus que siguen confinadas a los nudos viales que se crean en los cruces de las avenidas. Las mayores afluencias en el Metro están ligadas a la gente que, para llegar a sus empleos, se mueve de los suburbios y el Estado de México hacia el centro de la ciudad. No hay transporte más eficiente y rápido que el Metro, por lo tanto es hacia su crecimiento que se debe apostar. Por otra parte, además de nuevo desarrollo, es urgente el mantenimiento y renovación de las estaciones ya existentes. Algunas no han recibido mantenimiento en más de 10 años y están en condiciones deplorables. No hay mas que ver las escaleras en la estación Nativitas que en diciembre del año pasado colapsaron dado su nulo mantenimiento en años.4

En otros países del mundo las estaciones de metro aportan plusvalía a la zona y viviendas cercanas. El tener una estación cerca permite una fácil movilidad dentro de la urbe. Curiosamente en México se ha dado el fenómeno inverso. Zonas residenciales cercanas a una estación no han ganado valor, ya que las estaciones vienen acompañadas de muchos males. La mayoría convergen con paraderos de peseros y combis, lo que provoca nudos viales y tráfico, además de basura, la colocación de puestos ambulantes y muchas veces esto tiene un efecto negativo en la seguridad de la zona. Estas condiciones no se ven ayudadas por el sindicato del Metro. Los pocos cambios y buenas prácticas que se han tratado de instaurar en el Metro se ven frecuentemente frenados por un sindicato corrupto, impune e intocable.

Tomar la decisión de construir una línea de Metro tiene un costo político altísimo: no hace falta más que ver los malos manejos que se dieron estos últimos años al construir la nueva línea dorada. No es posible que tratándose de una inversión tan importante para la ciudadanía, su construcción y desarrollo no se tome de forma seria. Lo mínimo que se puede hacer es abogar por el transporte que ha resultado más eficiente y seguro: el Metro.

Es imperativo que el Metro reciba una gran mejora, y no únicamente por su actual saturación. Es prácticamente imposible abogar por él y convencer a nuevos usuarios de utilizarlo cuando su servicio se ha convertido en una penuria. Con los problemas de contingencia ambiental que se han tenido en las últimas semanas es claro que disminuir el uso de los vehículos motorizados en la ciudad es urgente, no únicamente por cuestiones de tráfico pero también por cuestiones ambientales. La problemática es ¿cómo pedir un cambio de comportamiento, de elecciones y decisiones de movilidad cuando la alternativa es un transporte colectivo de pésima calidad?

Los invito a que utilicen el Metro para entender lo que más de 5 millones de personas viven diariamente. Es importante generar esa empatía que últimamente mucha falta nos hace. Ojalá pronto venga algún Jefe de Gobierno con ganas de un cambio sustentable, si no la ciudad va a ser cada día menos vivible y disfrutable.

3_SofiaBosch

  1. http://www.metro.cdmx.gob.mx/operacion/estacmayaflu.html
  2. http://www.inah.gob.mx/es/boletines/2051-piramide-de-ehecatl
  3. http://www.centralparknyc.org
  4. http://www.eluniversal.com.mx/articulo/metropoli/df/2015/12/19/cierre-temporal-en-nativitas-demoleran-escalera

Fotos: Ciudadanos en Red

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s