Victoria

Por: Victoria Olaguivel – @VickyGO

Basta con tomar un smartphone para darnos cuenta cómo la innovación ha permeado cada ámbito de nuestras vidas. Para mandar un WhatsApp, pedir un Uber o incluso hacer un match en Tinder, no hace falta mas que una buena conexión Wi – Fi desde tu cafetería favorita y ¡voilá!

La simplicidad de nuestro actual estilo de vivir y convivir es atribuible en gran parte a empresas como Apple, Facebook, Google, Intel y demás, famosas por su vanguardismo y por su exclusiva ubicación en el hub tecnológico por excelencia: el Silicon Valley en California. Sin embargo, para el estado de Israel, ubicado a poco mas de 12 mil kilómetros de la meca de las startups, la innovación no es un estilo de vivir, sino de sobrevivir.

Comenzando el año tuve la oportunidad de viajar a Israel con un equipo de 40 estudiantes de la Universidad de Columbia. Dicha expedición forma parte de una iniciativa anual que tiene como propósito acercar a la comunidad académica internacional con ese país, abordándolo a partir de tres ejes: la política, el sector energético y la innovación como herramienta de crecimiento económico y desarrollo social.

Desde el día uno, la agenda abarcó reuniones con emprendedores de tecnologías móviles, líderes de la política pública, así como paradas en los sitios turísticos (y no tan turísticos) que uno no puede dejar de visitar. Se podría decir que, en el transcurso de 10 días, conocimos Israel de ‘pe a pa’. Caminamos la Ciudad Vieja de Jerusalén, un espacio de menos de un kilómetro cuadrado en donde se ubican sitios religiosos de importancia para la religión judía, la cristiana y la musulmana. Nadamos—más bien flotamos— en el Mar Muerto y cenamos como típicos beduinos al calor del fuego y las hookahs en el desierto del Neguev. Pisamos la frontera con Siria y Gaza y cruzamos a Palestina. Zonas sobre las que los principales medios de comunicación hablan a diario por razones desafortunadas. Inclusive coincidimos con el Primer Ministro Benjamín Netanyahu mientras pronunciaba un discurso ante la Knéset (Parlamento), un hecho poco común de acuerdo con Hadara, nuestra siempre ocurrente guía turística.

Aun cuando la travesía nunca estuvo exenta de detalles y momentos asombrosos (y en ocasiones riesgosos), lo más impresionante fue conocer cómo ha logrado subsistir una nación en medio del desierto. Carente de recursos naturales pero con un enorme potencial en términos de capital humano, se vale del ingenio y la creatividad para generar nuevas formas de preservar los recursos, y como consecuencia, gestar negocios sustentables.

En este sentido, un personaje en concreto captó mi total atención. Un visionario que podría decirse es la representación misma de la innovación israelí: Naty Barak. Vestido con jeans, tenis y camisa morada (al más puro estilo Steve Jobs), Barak nos recibió en el terreno que es al mismo tiempo su hogar y lugar de trabajo: Kibbutz Hatzerim.

Para los desconocedores como yo, un kibbutz es un espacio donde cohabitan familias bajo un sistema de cooperación igualitaria. Es decir, los miembros de un kibbutz comparten servicios de alimentación (en un comedor comunal); reciben la misma educación y un salario equitativo, a cambio de trabajar en el kibbutz. La primera de estas comunidades fue fundada en 1910 y hoy en día subsisten alrededor de 274, dedicadas principalmente a la agricultura.

Buscando combatir la escasez de agua y la creciente demanda de alimentos,  Kibbutz Hatzerim fue uno de los primeros en migrar de una forma de cultivo tradicional al cultivo por riego, haciendo de la sustentabilidad su motor. Es así como en 1965 el kibbutz dio luz a Netafim, empresa pionera y líder a nivel global de sistema de riego por goteo.

Naty Barak ha colaborado con Netafim desde 1975 y ahora funge como Director Global de Sustentabilidad. Su misión es “lograr una mayor producción y mejores cultivos con menos recursos”[1], lo que ha llevado al país a reducir el consumo de agua hasta en un 40%. Actualmente, Barak forma parte del equipo ejecutivo de una empresa global que opera en 5 continentes y 110 países. En México, Netafim ha apoyado a agricultores en el crecimiento de huertas de aguacate en Michoacán, algodón en Yucatán y cultivos de caña de azúcar en Jalisco, entre otros proyectos.

Al convertir a Hatzerim en el kibbutz más rentable del país, Barak ha encarnado la innovación en el más amplio de los sentidos, sin dejar de lado la sencillez y el carisma que lo caracterizan. Como miembro del kibbutz, mes con mes, Barak retribuye el 100% de su sueldo y recibe solamente la parte equitativa que le corresponde. En palabras de Barak, pertenecer a Hatzerim lo hace feliz, ya que es un apasionado defensor de la cooperación como único modo de lograr un crecimiento económico sostenido y sustentable.

En menos de 70 años, a partir de la fundación del Estado de Israel, los numerosos emprendedores—que como Barak, se han valido de medios novedosos y altamente efectivos para subsistir—han logrado transformar al desértico país en un auténtico Silicon Valley del Medio Oriente. Silicon Wadi en Tel Aviv alberga más de 1,200 compañías de tecnología, y alrededor de 700 startups en crecimiento. [2]  Por mencionar algunos ejemplos, Israel es responsable de traer al mundo aplicaciones de transporte como Waze, así como tecnologías que ayudan a proporcionar mejores servicios de salud en comunidades rurales a través de dispositivos móviles, como MobileODT.

Como éstos, hay miles de ejemplos más que esperan contar con suficiente capital para llegar hasta nuestras manos a través de nuestros teléfonos. Al lado de su hermano mayor californiano, Israel seguirá generado innovación, adaptando los recursos en mano y revolucionando las formas tradicionales de hacer negocio, y de paso, haciendo nuestra vida todavía más fácil.

19_VictoriaOlaguivel

http://www.netafim-latinamerica.com 

[1] Perfil corporativo NETAFIM http://www.netafim-latinamerica.com/Data/Uploads/Company%20profily%20SP.pdf

[2] http://www.newsmax.com/FastFeatures/israel-tech-silicon-valley/2015/11/06/id/650116/

Escrito por InteIndep

Un comentario

  1. Muy interesante articulo.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s