miyazaki

Por: Diego Muratalla – @_muratalla

Recuerdo perfectamente estar viendo la entrega de los premios Oscar en el 2003 y sorprenderme de que la salvajemente popular Ice Age no fuera la ganadora del premio a Mejor Película Animada. En su lugar, la japonesa Spirited Away (El Viaje de Chihiro en español) se llevaría el galardón. En aquel momento hice una nota mental de la película y eso fue todo.

Varios meses después, un primo me llamaría para decirme que la película japonesa que se había llevado el Oscar estaba en el cine, que fuéramos a verla. Desde luego acepté y hasta hoy estoy muy agradecido por esa invitación, ya que aunque seguramente hubiera terminado viendo la película un tiempo después en formato casero, verla ese día en la pantalla grande fue el comienzo de mi fascinación con el Studio Ghibli.

Ese día, sentados en el cine, comentamos que éramos los únicos en la sala y que la gente no le daba oportunidades a cintas que no fueran ampliamente publicitadas, sobre todo si no eran gringas. Nada de eso importó. En cuanto la película empezó, me gustó. No había nada que no fuera de mi agrado y conforme la historia se desarrollaba, yo caía sin resistencia en sus paisajes y su armonía.

Y es que para mí, esa es la mejor palabra para describir el trabajo del director y fundador de Ghibli, Hayao Miyazaki. Este hombre ya era toda una leyenda en Japón para cuando sus películas empezaron a llegar a nuestro continente; sus obras con Ghibli empezaron desde 1985 y habían sido de lo más fructuosas y admiradas en su país de origen.

Pero de vuelta a la armonía; no existe una película que haya escrito o dirigido Miyazaki que no me haga sentir una sumersión completa, ya que tiene un don para crear pequeños universos donde todo tiene sentido y relación entre sí; todo pertenece y aporta. Con ritmos diferentes a sus contrapartes animadas en otros países, Miyazaki hace uso de los silencios y de la música para ayudarnos a entender no sólo a sus personajes, sino a los lugares que los rodean, ya que en todas sus cintas los entornos juegan papeles igual de importantes que los protagonistas de las historias. Y cómo no hacerlo, si se siente el profundo respeto que Miyazaki tiene por la naturaleza en cada una de sus obras.

Así pues, al terminar aquella aventura con Chihiro en el cine, me prometí buscar todo sobre este director y su estudio. En aquel momento mis búsquedas resultaron infructuosas. Un par de años después, me encontré en una tienda otra de sus cintas, Princess Mononoke, recordé Spirited Away y lo mucho que me había gustado. Dudé un poco en comprar la película, ya que era de importación y su valor rondaba los $600 pesos. A un costado y mucho más barata estaba la que ya conocía, Spirited Away. Decidí comprar la segunda. Ese día en la noche la volví a ver. No es que hubiera olvidado lo mucho que me había gustado. Pero volverla a ver significó ese pequeño recordatorio de su grandeza, y me sentí como aquella primera vez que la vi: impresionado. Entonces, al día siguiente hice el enorme desembolso de 600 pesos y sin alguna duda compré Princess Mononoke. Puedo decir que fueron los $600 mejor gastados en una película.

Un par de años después, empezaron a llegar sus películas a precios más razonables y hasta en colecciones; aunque aun me faltan un par, las tengo casi todas y son parte de mis más preciadas pertenencias, junto con un pequeño Totoro de peluche traído desde Japón por una prima y su familia cuando visitaron el parque/museo Ghibli.

Totoro 2

Totoro, para los que no saben, es el protagonista de una de las más tiernas películas del estudio y también su imagen y mascota.

Al hablar de las películas de Miyazaki tengo que mencionar a su colaborador más importante aparte de Totoro, Joe Hisaishi.

Este compositor es sin duda responsable en gran parte por mi amor al estudio. No puedo concebir una dupla entre dos artistas del cine más perfecta que la de Hayao Miyazaki y Joe Hisaishi, pero no creo encontrar las palabras idóneas para describirlo, así que lo único que me queda por hacer es recomendarles efusivamente que vean las cintas de este gran director y después chequen el concierto de Joe Hisaishi en honor a los 25 años del estudio.

Por aquí los estaré esperando para recibir sus agradecimientos.

Imagen: Totoro

14_DiegoMuratalla

Escrito por InteIndep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s